Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los números engañan

A la zaga del Real Madrid, a pesar de haber encajado solo tres goles en 12 partidos oficiales, le falta rodaje para ser intratable

Los números engañan

Las cifras reflejan que la defensa del Real Madrid no es solo la mejor de la Liga española, sino también de Europa. En la competición doméstica han encajado solo tres goles en nueve jornadas, mientras que en la Liga de Campeones siguen en blanco tras tres encuentros. Pero los espectaculares números esconden la realidad, que es que a este Real Madrid le hacen ocasiones de gol con mucha facilidad. Ocurre que se están encontrando con un auténtico porterazo a sus espaldas, que es Keylor Navas. Y el meta costarricense está tapando muchas de las carencias del sistema defensivo merengue, al que le queda mucho por delante para llegar a ser lo que quiere Rafa Benítez.

Ha mejorado, no obstante, muchísimo la fiabilidad defensiva del Real Madrid con respecto a la temporada pasada. El nuevo entrenador llegó con la etiqueta de defensivo y todo el mundo se la mantiene a pesar de que el equipo juega mucho más al ataque que a encerrarse. Desde que se marchó José Mourinho siempre le ha fallado al Real Madrid la contundencia en zona defensiva y con Benítez han dado un paso adelante. Parte del camino lo han recorrido a pesar de que lleva pocos meses de trabajo y todavía están en rodaje. Poco a poco, en medio de tantas lesiones y rotaciones, va creando el bloque que quiere.

Lo más importante que ha conseguido Benítez es imprimir a sus futbolistas un registro defensivo, mentalizar a los jugadores de que tienen que correr hacia detrás. Y la mayoría de los atacantes, como alguna excepción como es el caso de Cristiano Ronaldo, colaboran en esa tarea. Hombres como Lucas Vázquez o Jesé Rodríguez en los últimos partidos han ayudado mucho, mientras que otros como Toni Kroos, Isco o Luka Modric ya venían ayudando desde la temporada pasada con Ancelotti.

Pero le queda mucho por mejorar al equilibrio del Real Madrid para alcanzar la perfección y es Keylor Navas quien está salvando en muchos partidos. El portero está en un excelente estado de forma y tapa un poco los errores individuales de los defensas. En todos los partidos, incluso ante el Celta de Vigo el pasado sábado cuando los celestes jugaban con uno menos, reciben muchas ocasiones, pero Navas está muy bien. Lo que le ocurre al Real Madrid es que hasta los mejores del mundo tienen carencias atrás.

La espalda de los laterales

Es complicado hacer daño al Real Madrid si tienen un buen día porque son excelentes jugadores, pero tienden a la relajación contra equipos como Las Palmas. En ese sentido es la espalda de los laterales, que suben mucho, el espacio que más puede explotar el equipo de Quique Setién. Y sobre todo la espalda de Marcelo, que está en el mejor momento de su carrera, pero un jugador abierto le puede hacer daño en los contragolpes. Con El Zhar, que ante el Villarreal hizo un buen partido, se puede hacer daño al brasileño porque el extremo es rápido, habilidoso y le puede sorprender porque se incorpora mucho al ataque para conectar con Cristiano Ronaldo.

En la otra banda Danilo está mejorando pero todavía no ha cogido todo el tono que se esperaba de él. Ha demostrado que puede jugar en el Madrid, marcó un gol contra el Celta pero le falta todavía ritmo. Me gusta más Carvajal porque es un fenómeno y me sorprendió mucho desde que volvió, pero su lesión obliga a que el brasileño lo juegue todo. A Danilo también le gusta mucho subir y el Real Madrid hay momentos en los que ataca con ocho, por lo que Las Palmas puede hacer daño en los contragolpes.

En el centro de la defensa Pepe parece que ya va a estar disponible después de su lesión, pero juegue quien juegue, ya sea el portugués, Varane o Sergio Ramos estamos hablando de tres de los mejores centrales del mundo. De momento el francés está aprovechando todos los minutos para crecer y no sé a quién elegirá Benítez en los partidos grandes, pero está mejorando mucho y es el futuro.

Los tres, sin embargo, como todos los centrales de equipos grandes cuando juegan contra los pequeños, suelen relajarse y cometer errores por exceso de confianza. Y eso es lo que tiene que forzar la UD Las Palmas. A veces tienen fallos infantiles y eso les perjudica. El conjunto amarillo tiene que ir a ganar, a disfrutar del campo y a pensar que tienen capacidad para ser mejores en un partido.

Compartir el artículo

stats