Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una jaula para el tigre Cristiano

Aythami Artiles, que hizo una falta, mantuvo un pulso titánico con la estrella, que solo firmó dos remates

El central y capitán de la UD Aythami Artiles despeja el balón, ante el delantero y goleador ayer del Madrid, Cristiano Ronaldo, en el Santiago Bernabéu.

El central y capitán de la UD Aythami Artiles despeja el balón, ante el delantero y goleador ayer del Madrid, Cristiano Ronaldo, en el Santiago Bernabéu. EDUARDO CANDEL / LOF

La jaula amarilla y el rugir de la bestia. La UD sucumbió (3-1) pero coqueteó con la hazaña hasta que llegó el mazazo del grancanario Jesé.

Se besó la lona con cierta dosis de dignidad, en relación al último precedente, hace 13 años, en el cruento (7-1). El cuadro de Setién manejó el duelo con personalidad -tuvo el 47,4% de la posesión en el Bernabéu- y completó 8 remates ante la meta del debutante Casilla.

Bajo la tormenta infernal de 90 minutos, se escenificaron cuatro duelos al sol. Sin cuartel, ocho gladiadores medievales que se retaron en las áreas y en las autopistas del partenón de Chamartín. Los de Benítez, teñidos de opulencia, con la misiva de mantener el liderato, cumplieron desde el oficio. Y aprovechando tres concesiones, se hicieron con el cofre del tesoro.

El primer reto amarillo era frenar a Cristiano. Entre la retaguardia de Setién y el máximo realizador de la historia del Madrid se planteó una lucha titánica. De poder a poder. Funcionó a medias.

El luso vio portería, con un certero remate de cabeza, para hacer el 2-0, al cuarto de hora. Es el octavo tanto en este campeonato y el 13 de la 2015-16. Actuando como nueve puro, Aythami Artiles partió con la responsabilidad de atar en corto al gigante. Un baile con la leyenda. En el gol, Cristiano aprovechó la falta de entendimiento de Bigas y Garrido para peinar de cabeza. La asistencia fue de Marcelo. Javi Varas hizo la estatua. Poco se podía hacer ante el latir del dragón.

El pistolero de los balones de oro solo tuvo ese guiño con la fama ante la UD. En el resto de la contienda, se estrelló ante un Varas felino. El arquero sevillano, que también cuajó una actuación redonda en el Camp Nou ante el Barça, brindó a la grada cinco paradas de mérito.

Entre el cielo y la tierra

En término globales, Aythami controló al huracán Cristiano. Con la ayuda de Bigas y Varas, la estrella lusa solo completó dos remates entre los palos -el gol y otro que provocó una sobresaliente intervención del sevillano-. Dos tiros se fueron desviados e hizo 23 pases.

Se alternó de forma diabólica en el frente ofensivo con Jesé -escorado a la izquierda- e Isco -derecha-. La UD no hizo marcaje al hombre y se limitó a cubrir el 4-3-3 del Madrid de forma zonal. La puesta en escena fue de pánico. El 2-0 fue un visto y no visto. Pero se rehicieron los de Quique Setién.

En el juego aéreo, Cristiano fue frenado en seis ocasiones por la zaga amarilla. Aythami tuvo que multiplicarse y completó 31 pases. Solo erró en seis. Se sacrificó con ocho despejes y recuperó10 balones. Hizo una falta, que le costó la amarilla -por una entrada a Lucas Vázquez-. Como nota destacada, cabe reseñar que los amarillos hicieron nueve infracciones, por las once del Madrid. El mundo al revés en una contienda galáctica.

Con solo dos zarpazos, Cristiano se fue diluyendo con el paso de los minutos. Siempre con el marcador a favor -en el 15' ya vencían 2-0-, la estrella puso el piloto automático. Y cayó en las redes de un Aythami eterno, que confirma que con la línea de cuatro, se pueden ofrecer registros de serenidad.

Fotograma a fotograma

¿Quién ganó la batalla: el Ferrari blanco o el mariscal de Arguineguín? El zaguero tuvo más participación y aunque quedó señalado por el 2-0, 'secó' al Bicho en el segundo acto. Ganó a los puntos. El luso terminó con un gol, cayó en dos ocasiones en fuera de juego y reclamó un penalti de Bigas.

Y es que Aythami se multiplicó para congelar las embestidas blancas desde el juego aéreo. A la hora de juego, taponó un tiro de Kroos y ahí dejó sus mejores minutos. Era la tercera ocasión que el grancanario pisó el Bernabéu, y de nuevo tuvo que mascar una derrota (anteriormente cayó con Xerez y Deportivo de forma holgada)

Dada la exigencia de la tarde, alcanza un aprobado. Respaldado por un Javi Varas pletórico (5 paradas), el sistema anti-Ronaldo funcionó a la perfección en el segundo acto. En el primero, tres despistes calamitosos abortaron una misión de riesgo ante la bestia.

Agujero en el costado

Las subidas de los centrales Aythami y Bigas conformaron el movimiento sorpresa. Generaron superioridad y más problemas al Madrid. Cada 'contra' era un ejercicio de osadía. Pero la UD hizo estragos en los costados en esta partida de ajedrez ante Cristiano Ronaldo.

El lateral zurdo Garrido concedió muchos espacios a Isco y Jesé. Entraba dentro del guión, la velocidad supersónica del Madrid fue una pesadilla. Un motivo de peso para perder la fe y la autoestima.

La aparición de Lucas Vázquez, Llorente y Mayoral lastraron potencial ofensivo. Cristiano nunca se entregó y escupió fuego hasta el último suspiro. Las cabalgadas fueron descargas de pánico, pero había una jaula para el '7'. El duelo pasó del pánico a un sentir de alivio.

Compartir el artículo

stats