Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Setién y Sarabia trabajan para dar más verticalidad al equipo

El dúo de técnicos se centra en que el ataque de la UD gane velocidad a través de las bandas

Nabil El Zhar conduce el balón perseguido por Tana (izq.) y Vicente Gómez en la sesión matutina de ayer.

Nabil El Zhar conduce el balón perseguido por Tana (izq.) y Vicente Gómez en la sesión matutina de ayer. SABRINA CEBALLOS

El dúo Quique Setién y Eder Sarabia tiene un plan para la UD Las Palmas. Con el balón siempre presente, el nuevo equipo técnico preparó una sesión matutina centrada en el ataque, donde se pudo comprobar la combinación de estilos que Setién quiere inculcar en la mentalidad del conjunto insular.

La sesión vespertina estuvo marcada por ejercicios en busca de transiciones ofensivas en zonas de ataque con una clara consigna: rapidez con el balón y claridad en las acciones en busca de la portería contraria. Un ejercicio donde ambos entrenadores imprimieron fundamentos e intensidad al plantel. La velocidad y la verticalidad también son aspectos importantes para la filosofía de Quique Setién, en automatismos que el equipo intenta asimilar cuanto antes.

"¡No se puede parar la carrera por un mal pase. No se puede!". Claro y conciso. Con esa premisa, Setién alentaba a sus hombres a iniciar acciones rápidas con orientación a la banda. Unos ejercicios sustentados en un doble pivote, por lo que se puede deslizar de estos movimientos que Setién volverá a apostar por dos hombres para el mediocentro. Las dos opciones tácticas que ha mostrado hasta ahora el técnico cántabro sólo tienen cambios en esa posición del campo. Ante el Villarreal apostó por alinear a la misma altura del terreno de juego a Vicente Gómez y Roque Mesa. Por delante, se situó Tana. Para el partido en el Bernabéu contra el Real Madrid, Vicente ocupó la posición de pivote defensivo con dos hombres de trabajo por delante como son Hernán Santana y Roque Mesa. De esta manera prescindió de la figura de un mediapunta puro para intentar contener el fútbol del equipo de Rafa Benítez, una tarea casi imposible para clubes de nivel similar al del cuadro amarillo.

Bandas al alza

Por el extremo derecho, el marroquí Nabil El Zhar mostró un entrenamiento bastante completo un día más. Si hay algún jugador en la plantilla de la UD que tenga cierta capacidad de combinación y dinamismo junto a velocidad en su ataque es el francomarroquí. Su inclusión en el costado diestro parece que va camino de asentarse. Sobre todo para momentos determinados del juego. "Son situaciones reales de partido, nos veremos más de una vez ante fases así", repetía esta vez Eder Sarabia, segundo técnico de la entidad. El preparador vasco tomó el mando de la sesión, dando instrucciones básicas de los ejercicios propuestos.

Por el costado izquierdo, Jonathan Viera es el señalado. El de La Feria ha tenido menos trascendencia en esa parcela del campo, menos contacto con el balón. La cara positiva de ese movimiento es el regate y cambio de ritmo que posee el mediapunta, algo de lo que la UD Las Palmas carece.

Las grandes dudas de cara al viernes están dibujadas en la posición de mediapunta y de delantero centro. Tana sigue mostrando un buen nivel en los entrenamientos, pero otros futbolistas están al acecho. En la posición de delantero, Araujo y Willian volverán a pelear por ser la referencia ofensiva de la UD Las Palmas para el trascendental partido ante la Real Sociedad.

Este ejercicio de ataque rápido en busca de la portería en un cinco contra cinco, tenía un extra. La defensa no sólo se empeñaba en achicar los arreones de los atacantes. El plus estaba en que el ensayo no se acababa una vez cortada la jugada de ataque. Los defensores tenían la obligación de llegar con el balón controlado hasta el centro del campo para esquivar la presión de los delanteros tras su pérdida de posesión. Un apunte más de las ideas de Setién que la UD Las Palmas trata de asimilar contra las agujas del reloj.

Compartir el artículo

stats