Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

UD Las Palmas Copa del Rey (Octavos de final, ida)

Por tierra, mar y aire

Con los tres tantos en Ipurúa la UD suma nueve en una semana y desata la explosión del gol

Momo, en el centro de la imagen y abrazado por David Simón, celebra el tercer gol anotado por la UD Las Palmas. Acuden a felicitarle Alcaraz, Jeremy, Vicente, Wakaso, Aythami y Valerón.

Momo, en el centro de la imagen y abrazado por David Simón, celebra el tercer gol anotado por la UD Las Palmas. Acuden a felicitarle Alcaraz, Jeremy, Vicente, Wakaso, Aythami y Valerón. LOF

Han tenido que pasar cuatro meses pero la UD Las Palmas por fin ha conquistado el gol. Lo ha hecho por tierra, mar y aire. De todas las maneras posibles han llegado los nueve tantos del conjunto insular ante Granada, Athletic Club y en especial ayer frente al Eibar. El primero de cabeza en una acción a balón parado, el segundo de un disparo lejano y el tercero, marca de la casa, después de una larga combinación colectiva. En las dos citas anteriores hubo uno de penalti, otro tras una recuperación en campo contrario y dos aprovechando balones sueltos dentro del área.

El champán se ha descorchado, pero hace no demasiado tiempo el panorama era bien distinto. A la UD le costaba un mundo hacer gol, el rizo no paraba de enrizarse y fallaba ocasiones a diestro y siniestro. Era su principal problema, a Willian José y Sergio Araujo les faltaba pólvora y el refuerzo de un delantero, incluso dos, era reclamado por muchos. El club también lo ha admitido así y tiene en la lupa a Thievy. Sin embargo, de repente ha explotado la efectividad en la UD, aspecto clave que explica el gran momento de forma que viven los jugadores de Quique Setién.

Apenas 15 goles registraba la UD en los 18 primeros partidos del curso. En los últimos tres lleva nueve, los mismos que en los nueve partidos anteriores. Las cifras han dado un vuelco espectacular gracias a la confianza que ha ganado el conjunto insular con el paso de las semanas desde que Quique Setién está al mando de la nave. Y lo ha hecho ampliando sus recursos. Le faltaba veneno y le sobraba previsibilidad a la UD cuando llegaba al área. La pelota rodaba y rodaba con vistosidad y a ratos con brillantez pero cuando se aproximaba a la portería rival no había manera. Le tenían tomada la matrícula, las defensas solían imponerse en el cuerpo a cuerpo y la obsesión se apoderaba de los delanteros. Ocurrió en Valencia y ante el Betis, cuando salió Willian José al rescate en el descuento. Fueron el paradigma de la poca mordiente que han tenido los amarillos en este curso y que amenazaba seriamente el objetivo.

Pero ahora la UD es otra bien distinta. Ha tenido partidos mejores que los tres últimos. Incluso mucho mejores. Ha habido otros días en los que ha mandado con mucha comodidad y ha mostrado una precisión en la circulación de balón realmente imponente. La diferencia es que esta semana le ha dado por marcar la mayoría de ocasiones de las que ha disfrutado.

La democracia continúa

Jonathan Viera y Sergio Araujo han ampliado su cuenta en este tramo de partidos, pero la nota predominante es que la democracia del gol continúa. Se han estrenado Tana, que es el único que ha repetido, y también Vicente Gómez, Aythami Artiles, Momo y Wakaso. Ninguno de ellos había marcado y ahora ya son 14 los goleadores.

En la UD no hay un Lucas Pérez o un Imanol Agirrexte que aglutine toda la pólvora. En cambio, gracias a su juego de combinación, de avanzar con la posesión a veces lentamente y a acumular jugadores en el área contraria dispone de un elenco de goleadores muy amplio. Ayer se sumaron Aythami Artiles con un salto gigantesco, Wakaso en un latigazo desde fuera del área y Momo completando una obra de arte colectiva. La UD ataca por todos los flancos.

Compartir el artículo

stats