Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Protagonista

Momo dispara su valor y pone fin a 214 días de sequía sin marcar

El extremo, que acaba contrato en junio, hizo el 2-3 en Éibar - "Llega en un gran momento", valora -Su último tanto se remonta a junio ante el Deportivo Alavés de penalti

Momo, tras marcar ante el Eibar.

Momo, tras marcar ante el Eibar. P. C.

El regreso del alfil atómico. Jerónimo Figueroa Momo, que firmó 7 tantos en el pasado curso 2014-15, estrenó su casillero en esta campaña con un tiro a la escuadra en el definitivo (2-3) en Ipurúa ante el Eibar. El último tanto del zurdo se remontaba a la 42ª jornada ante el Deportivo Alavés en Siete Palmas, de penalti (7 de junio del 2015). 214 días después, Momo se tomó su venganza con un tiro de fuego a la escuadra. El último tanto del extremo, que no fuese de pena máxima, se remontaba al 21 de diciembre ante Osasuna en el Gran Canaria (1-2). Más de un año después, pero en esta ocasión en Copa, el de Las Torres se desquita en un triunfo sufrido.

"Tenemos que disfrutar de los buenos momentos y seguir jugando así (...) Al final llegó mi gol en un momento bonito y ganamos en Eibar, un campo difícil. Es importante porque nos llevamos una victoria clave ante un rival que lo estaba haciendo muy bien", resaltó el atacante amarillo, cuyo contrato con la UD finaliza el próximo 31 de junio.

Con 363' en Liga, Momo ha participado en siete jornadas. En Mestalla, tuvo una opción clara de gol que se marchó por encima del travesaño. "Lo que intenta uno es ayudar en lo que pueda, haciendo las cosas bien salen mejores opciones".

Y aplaude el nuevo método de Setién. Una mina de oro: "Los conceptos están más claros. Jugamos más tranquilos y la idea es que todos vayamos a una y juntos sigamos haciendo partidos así".

Situación contractual

Resta importancia a que su contrato se acabe dentro de unos meses. En su actual situación, ya negociaría con otro equipo. "Lo que quiero es contar con minutos y seguir ayudando al equipo en todo lo que esté en mis manos. Nada más".

Congela la euforia, tras aniquilar al Eibar. En la Copa, no valen las confianzas. "Hay que seguir trabajando, queda un partido ante un equipo que ya nos ganó (0-2) en casa -el pasado octubre- y no está decidido". Además, insiste que la visita del Málaga, mañana, es un pulso crucial: "Ganar nos dejaría en una situación magnífica en la tabla".

Compartir el artículo

stats