Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El detalle

Un viejo conocido de la afición amarilla

La UD venció al Málaga (4-1) en junio de 1951 y logró su primer ascenso a la Primera División

Echando un vistazo a la historia de la UD Las Palmas, que ya tiene 66 años de vida, encontramos que el rival que visita este domingo el Estadio de Gran Canaria, el Málaga, es un viejo conocido de la afición amarilla, aunque se ha desempeñado en el fútbol patrio con dos denominaciones: una primera como Club Deportivo -que desapareció por problemas económicos-, y la actual de Club de Fútbol. Pero el hecho es que, pese a esas dos denominaciones, es el mismo club.

Así las cosas, tenemos que frente a los malacitanos fue ante quienes los amarillos lograron su primer ascenso a Primera División. Al término de la campaña 1950-51, la UD Las Palmas disputó la liguilla de ascenso a la máxima categoría al acabar como segundo clasificado del grupo sur de Segundo -el primero, que ascendió directo, fue el Atlético Tetuán-, junto al tercero, al UD Salamanca, los dos del grupo norte, Zaragoza y Sabadell, más los dos de Primera que buscaban la permanencia: Málaga y Murcia.

En el viejo Estadio Insular, malacitanos y amarillos se jugaban el ascenso y fue la UD la que, tras vencer por 4-1, lograba acceder a la máxima categoría en partido que resultó apoteósico para los aficionados amarillos. De la mano de Luis Valle como entrenador -prestigioso médico que además había sido jugador del Real Madrid y vistió asimismo la camisola roja de la selección nacional-, con Carmelo Campos, quien fuera toda una institución en la entidad amarilla durante décadas, como ayudante, la UD accedía a la máxima categoría apenas dos años después de su fundación.

Los aficionados coreaban de carrerilla la formación de aquella temporada, compuesta por: Montes, Castañares, Juanono, Yayo; Tatono, Elzo -también formaba en la medular junto a uno u otro, Ignacio-; Manolín, Polo, Tacoronte, Peña y Cedrés.

El Málaga llegaba con opciones de ascenso y al final acabó por descender a Segunda, al empatar a puntos con el Zaragoza (15, uno menos que la UD), pero con peor coeficiente en el gol average. A los malacitanos, que tenían en su equipo a los canarios Manolo Torres -con posterioridad el primer repatriado para vestir la camisola amarilla- y Beneyto, los entrenaba uno de los ilustres del fútbol español: el gran guardameta internacional Ricardo Zamora.

Frente a este CD Málaga, la UD disputó en Primera un total de 24 encuentros, con 9 victorias -7 de ellas en el Insular-, 4 empates -2 en casa- y 11 derrotas -3 en el recinto de Ciudad Jardín-; con un total de 23 goles a favor -18 en el Insular- y 26 en contra -doce de ellos en la Isla-. Es decir, que de los doce encuentros disputados en casa, los amarillos salieron victoriosos.

Frente al actual Málaga CF, los enfrentamientos están totalmente igualados: cuatro partidos con una victoria para cada uno en su feudo y dos empates, así como cuatro goles a favor de cada uno de los dos equipos contendientes.

Compartir el artículo

stats