Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El equilibrio de Setién

El técnico admite que el equipo está teniendo "más rigor y compromiso" pero no quiere altibajos en el estado de ánimo

El equilibrio de Setién

El equilibrio de Setién

El viento sopla ahora a favor de la UD Las Palmas. Tras ganar al Eibar el equipo amarillo ha salido de puestos de descenso y recibe a un rival directo, pero Quique Setién intenta evitar que los estados de ánimo fluctúen más de los debido: "No quiero que a todo el mundo le pegue un bajón porque perdamos y que de repente oscilemos tanto en este estado de ánimo como para pensar que este partido va a ser definitivo. No lo va a ser. En cualquier cosa que pase no lo va a ser", advierte el cántabro.

Admite, eso sí, que el conjunto insular se encuentra en un buen momento, y no solo por la victoria en Eibar: "Creo que el equipo en los tres últimos partidos ha transmitido sensaciones que puede alentar el optimismo, pero trato de ser cauto", explicó.

Hay muchos motivos para ello, desde el orden defensivo hasta la calidad acumulada en el centro del campo: "Es cierto que hemos variado algunas cosas, pero seguimos con la misma idea. Con respecto a los dos laterales lo que cambia realmente son las características de los dos jugadores, no es que hayamos renunciado a que nuestros laterales suban", comenzó. "Y hemos comprometido mucho más a los jugadores de banda, con una exigencia mucho mayor, que sí que nos están ayudando de verdad. Porque no solamente es estar ahí, es de verdad llegar ahí con agresividad para defender. Ese compromiso y ese rigor lo estamos teniendo ahora mucho más que un tiempo atrás, igual que los jugadores del medio del campo, que al estar tres están más arropados e igual defendamos un poco mejor", continuó.

Ese es precisamente el aspecto que más destaca el técnico, el de la mezcla en el centro del campo de Roque Mesa, Jonathan Viera y Tana: "La única diferencia es que en el centro hay tres jugadores que juegan muy bien al fútbol. Y cuando esos tres jugadores se asocian en esa zona todo es mucho más fácil. Son sus características, son capaces de tener el balón, tienen grandísimas virtudes para jugar ahí. Pero eso también tiene una lectura negativa, que defensivamente no tienes altura y ante equipos que te aprietan mucho arriba te puede crear problemas. Defensivamente tratan de hacerlo bien, pero no son jugadores tan defensivos", prosiguió en su interpretación sobre la mejoría de la UD.

En este sentido, el técnico no se plantea si este bloque de jugadores continuará cuando el equipo vaya recuperando jugadores: "La mayor parte de las cosas que hemos hecho han sido obligadas por las lesiones, y por la ausencia de jugadores específicos en sitios concretos", confiesa. "La alegría que nos hemos llevado todos por ver el rendimiento que han dado ha sido extraordinaria. Se han comprometido en aspectos muy importantes para el equipo. No sé si esto va a tener continuidad, de momento estoy contento con lo que estoy viendo. El tiempo nos dirá si hay que darle continuidad o no cuando estén todos bien. A lo mejor variamos, pero hay que darle un margen y un tiempo para ver resultados", entiende el técnico.

"Todos los partidos son finales"

Así, tras ganarle al Eibar afronta la UD una gran oportunidad de dar un salto en la clasificación: "Todos los partidos de Las Palmas son una final porque no sé si vamos a ser tan buenos como para llegar desahogados a final de temporada. Es lo que nos gustaría a todos pero la realidad igual es otra. Mientras tengamos que jugarnos los puntos con esa necesidad estaremos agobiados", afirma. El técnico espera poder "aprovechar" la mala racha del Getafe, pero advierte que "tiene jugadores extraordinarios" y que "algún día tiene que dejar de perder". "De nada van a servir aquellos tres puntos sino lo ratificamos con una victoria", añade.

En esta cita se producirá el más que probable reencuentro de Sergio Araujo con el Gran Canaria. "La afición es lo suficientemente madura para saber qué es lo que tiene que hacer. Todo es comprensible, tanto quien pueda estar enfadado, como quien le va a dar otra oportunidad o quien le va a recriminar lo que ha pasado. Lo que digo siempre es que es importante que todos vayamos juntos. Es una lucha de todos, no sólo de la afición, de los jugadores, del club, mía o vuestra. Es importante sumar y tratar de olvidar", sentencia.

Compartir el artículo

stats