Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Wakaso, misión casi imposible

La elevada nómina del internacional ghanés le aleja de la órbita amarilla - El jugador se reunió este fin de semana con su agente

Wakaso Mubarak lanza un pase con la pierna izquierda entre Doucouré y Rochina. ANTONIO L. JUÁREZ/LOF

En la Unión Deportiva Las Palmas hay satisfacción general con el rendimiento de Wakaso y el internacional ghanés considera su paso por el equipo amarillo como una aventura positiva, pero pese a esa sensación de agrado general los caminos del club y del jugador tienden a separarse a final de curso por una simple diferencia económica.

La elevada ficha que Wakaso tiene pactada con el Rubin Kazán, entidad con la que le resta un año más de contrato y que le cedió el verano pasado a la Unión Deportiva, es una cifra que el club grancanario no puede alcanzar pese a contar con una opción de compra para hacerse -en propiedad- con el transfer del futbolista africano.

"Podríamos ejecutar esa opción", apuntan desde Las Palmas, "pero alcanzar un acuerdo posterior con el jugador, a partir de su valor de mercado es imposible salvo que el propio Wakaso opte por una rebaja considerable de su ficha", puntualizan en la zona noble de la entidad de Pío XII.

La ficha de Wakaso en el Rubin Kazan, que en 2013 pactó abonar seis millones de euros -más incentivos- al RCD Espanyol por su traspaso, ronda los 1,5 millones de euros brutos. De esa cantidad, esta campaña, la Unión Deportiva asumió una parte mínima de la ficha -unos 300.000 euros netos- en una operación de riesgo mínimo para el club amarillo: pequeña inversión y ciertas garantías sobre el rendimiento del futbolista, que conocía a la perfección la Liga tras haber militado en el Elche CF, Villarreal CF y RCD Espanyol.

Marcado por las lesiones

Wakaso se incorporó al proyecto amarillo casi al cierre de la ventana de fichajes en el mercado veraniego. Sin continuidad en los planes de Paco Herrera, su situación parecía insostenible tras los primeros partidos del equipo amarillo con Quique Setién al mando.

Tras quedarse fuera de las primera convocatorias del entrenador cántabro, que no le vio como una buena opción para jugar en el centro del campo, Setién empezó a emplear a Wakaso como extremo en la banda izquierda, la posición en la que destacó con el RCD Espanyol -bajo las órdenes de Aguirre- y que llevó al Rubin Kazan a rascarse el bolsillo por su fichaje.

En lo que va de curso, el internacional ghanés ha participado en 19 de las 36 jornadas de la Liga BBVA disputadas. Ha sido titular en 10 partidos y acumula 909 minutos de juego, en los que ha marcado un gol -celebró otra diana en Copa del Rey ante la SD Eibar en Ipurúa-.

Esa inconsistencia en los números, además de las dudas sobre su rendimiento de que albergaron Herrera y Setién, está determinada por las lesiones. Wakaso, a lo largo del ejercicio, ha sufrido varios problemas musculares que le han impedido jugar con regularidad.

En enero, el centrocampista de Tamale recibió una suculenta oferta económica para marcharse al Panathinaikos (Grecia), pero a última hora optó por seguir en Las Palmas por recomendación de su agente, que este fin de semana le visitó en Granada para tratar sobre su futuro inmediato.

Compartir el artículo

stats