Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El reportaje

Amarillo puro

El rapero Puro C compone un tema sobre la Unión Deportiva que homenajea la historia y los valores del equipo que le enamora

Cristo Vega Hernández, Puro C, ayer, en el parque del Estadio Insular. JUAN CARLOS CASTRO

"Juntos, claro, ganaremos, somos un lenguaje... Por cada partido, ya no hay quién nos baje". Así de claro lo tiene Cristo Vega Hernández, o lo que es lo mismo, Puro C, un artista del verso del barrio capitalino de Cruz de Piedra, criado en La Isleta, y que está enamorado sin remedio de la Unión Deportiva Las Palmas. Ese amor, que va más allá del disfrute del fútbol y se nutre de su pasión por los colores de la Isla, se destila en cada frase de Amarillo puro, un rap que nació de su amistad con el escritor grancanario Christian Santana Hernández, que, una tarde de conversación por whatsapp, le retó a que canalizara su arte hacia la historia y los valores que hacen grande a su equipo.

Cada verso de la canción está mimado hasta el extremo. La intención es que se hable del fútbol de la UD, de sus jugadores. Aparecen Germán, Aparicio, León, Castellano, Valerón, Tana, Roque Mesa o Jonathan Viera. Igual que grandes entrenadores del Club como Miguel Muñoz, Molowny, Roque Olsen o Pacuco Rosales, entre otros muchos nombres que sonarán a los aficionados. Se traduce en música el deseo de homenajear y resumir el gran potencial del fútbol grancanario. Por eso también están Silva o Vitolo. "Somos de Primera, ahora y siempre".

Puro C, que ahora tiene 32 años, compone desde hace una década. Su madre, ya fallecida, escuchaba mucha copla o Los Panchos, jamás rap, pero más tarde llegó a sus oídos la obra de Violadores del Verso y se dio cuenta de que tenía una memoria prodigiosa. "Me aprendía las canciones con facilidad y, poco a poco, empecé a pensar que podía escribir mis propias canciones". Y así ha sido.

Dice que cuando compone siente "amor a la música, a la vida". Que en ocasiones rima como un "desahogo personal". Cuando sale una canción, otra ya le ronda la cabeza, necesita sacar todo lo que lleva dentro.

La palabra amor surge con frecuencia en la conversación. "Lo que siento por la Unión Deportiva es amor, respeto, porque es un ejemplo de superación y, sobre todo, un cariño especial, ya que, aunque no soy un experto en fútbol, me iba a Tenerife a ver los partidos y me pintaba la cara en aquel trayecto, desde el muelle hasta el Estadio, sin parar de cantar y mezclándome con la gente", explica con una sonrisa.

Cristo, Puro C, tiene las emociones a flor de piel, las lleva tatuadas. En sus ojos, las huellas de lo que quiere y de lo que se ha ido. En el ojo derecho, brota una lágrima por su madre, en el izquierdo, una estrella representa a su familia.

¿Pero cómo nació Amarillo puro? "Fue una idea de Christian Santana, que quiso darle un empuje positivo a mi carrera", explica. El novelista, conocido futbolero, comparte con Puro C la pasión por la Unión Deportiva "y por la tierra". Poco a poco, las letras fueron surgiendo, en reuniones, pero sobre todo con mensajes, tanto escritos como de audio. "Le decía, ¿qué te parece esto o lo otro?", relata Cristo, que tiene una capacidad de aprendizaje asombrosa, además de su facilidad para la rima. "Día a día fui componiendo, buscábamos información, escuchaba y compartíamos ideas", detalla.

"Por desgracia la persona que mas hubiese sentido esto, mi madre, no esta, pero sé que desde donde esté es quien me protege, quien me guía, y me aporta las fuerzas necesarias para hacer lo que hago, que es dejar pedazos de mi vida en cada letra", afirma.

Ahora, tras unos meses, la canción ya está lista y contiene todo el cariño de quienes la han cocinado, pero, sobre todo, es un homenaje a la trayectoria de un equipo que levanta pasiones y que "merece estar donde está". Puro C quiere entregarla a los aficionados, que sea su himno. "Pues claro que me encantaría cantarla en directo para toda mi Isla y ver a mi pueblo saltar de emoción en sus asientos, ¿y a quién no?". Bueno, quizá su sueño se haga realidad.

Compartir el artículo

stats