Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La pasarela de oro del Príncipe

El Príncipe pisa Alemania, donde completó 98 duelos

Kevin-Prince dialoga con Quique Setién, ayer, en Barranco Seco.

Kevin-Prince dialoga con Quique Setién, ayer, en Barranco Seco. JUAN CASTRO

El Príncipe regresa a casa. Kevin-Prince Boateng, el fichaje del siglo de la UD, vuelve a pisar Alemania. El extremo diestro, nacido en Berlín, hace 29 años, completó 98 duelos en la Bundesliga defendiendo los escudos de Schalke 04, Borussia Dortmund y Hertha Berlín. Firmó 10 goles y 18 asistencias, alcanzó el cielo y el infierno. Su último encuentro lo disputó el 10 de mayo del 2015, con el Schalke 04 ante el Colonia, y luego sería despedido de forma fulminante por de indisciplina junto al delantero Sam.

Forjado en la cadena del Hertha de Berlín, entró con ocho años y llegó al primer equipo de la capital teutona. Se estrenó con victoria en la 2005-06 ante el Eintracht. Ese 13 de agosto de 2005, con el dorsal 27, y 18 años, irrumpía en el plano profesional. Acabó ese curso con dos tantos. Fue cobrando más protagonismo, para dejar sus registros en 53 duelos y nueve dianas. Sería traspasado, en julio del 2007, al Tottenham por cinco millones de euros. Dirigido por Juande Ramos, en la Premier League solo disputó 13 partidos (un total de 589 minutos).

Z Época convulsa

Sin gloria en el fútbol británico, fue expulsado en la selección alemana sub 21 por un nuevo acto de indisciplina. Se apagaron las luces. El Príncipe atravesó la época más convulsa de su carrera. Al menos, una de ellas. En 2008, ante la falta de oportunidades en el club londinense, regresó a la Bundesliga. Cedido por el Tottenham, terminó en las manos del prestigioso técnico Jürgen Klopp y en el Borussia Dortmund. Alcanzó la cifra de once partidos en la 2008-09. El Tottenham lo traspasó al Portsmouth por cuatro millones de euros. En la final de la Copa FA 2010, ante el Chelsea, una entrada del Príncipe a Michael Ballack, le provocó una rotura parcial de los ligamentos del tobillo derecho [se trataba del gran estandarte del combinado teutón y le hizo perderse el Mundial de Sudáfrica]. Este desgraciado accidente le puso como líder de la lista de los jugadores más odiados en Alemania.

Y llegó el Mundial africano. Prince la armó con Ghana. Completó una actuación maravillosa con cinco encuentros y un tanto. Cayó en cuartos de final, ante la Uruguay de Luis Suárez, Cavani y Forlán en la fatídica tanda de penaltis. Con el dorsal 23, fue el mejor del combinado africano y se ganó el rol de uno de los fichajes estrella del continente europeo. Traspasado al Genova, lo cedió al AC Milán, por un montante próximo a los 6 'kilos'.

Z Amado por los 'mineros'

En el Milán firmó 114 participaciones en dos etapas y 21 duelos en Liga de Campeones. Fue el escudero de Ibrahimovic, Ronaldinho, Pirlo, Pato, Robinho, Inzaqui o Gattuso. Le marcó al Barça de Messi en la mejor competición del mundo y cautivó al fútbol teutón. En la Bundesliga, el Schalke 04 sacó la billetera y pagó 12 millones de euros por su contratación. Jugó 60 partidos y logró 7 goles, su mejor promedio en la competición germana. Encadenó sus dos mejores temporadas en el fútbol teutón, hasta que estalló el citado episodio de indisciplina. Se vería obligado a regresar a Milán, hasta que en mayo se quedó sin equipo. Tras rechazar una oferta mareante del Fenerbahçe, se decantó finalmente por la UD. Y así iniciaba su periplo en LaLiga Santander, tras su paso por la Bundesliga (98 duelos), Seria A (85) y la Premier League (37).

Z En el Merck-Stadion

En su amplia trayectoria por el fútbol alemán -tres equipos- y en los que ha coincido con entrenadores de la talla de Jürgen Klopp o Roberto Di Matteo [que fue campeón de Europa con el Chelsea], el Príncipe de gofio se ha medido en una sola ocasión al SV Darmstadt 98. Y fue en la Copa de Alemania, el 10 de septiembre de 2006. Con la elástica del Hertha de Berlín, Prince se impuso (0-1) en la prórroga y silenció la caldera del Merck-Stadion -feudo en el que hoy regresa pero de amarillo en duelo amistoso-.

Internacional en todas las categorías inferiores del combinado teutón [desde la sub 15 a la sub 21 con un total de 45 partidos y doce dianas], su hermano Jerome, de 27 años, contabiliza 53 duelos con la absoluta y se coronó en el Mundial de Brasil 2014. En esa cita mundialista se cruzó con Prince en un Alemania-Ghana (2-2). Era la primera ocasión que se enfrentaban dos hermanos en un Mundial. El Príncipe vuelve al país de su corazón.

Compartir el artículo

stats