Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los de Setién van como motos

Los jugadores amarillos muestran máxima intensidad en los entrenamientos

¿Quién dijo relajación? A pesar de que esta semana la UD Las Palmas no tiene compromiso oficial debido al parón por los compromisos de las selecciones nacionales, los jugadores de la plantilla amarilla van como auténticas motos en las sesiones preparatorias. Un buen botón de muestra son los entrenamientos del pasado martes y el de ayer, bastante extensos y marcados por la intensidad en el trabajo que demostraron los futbolistas que dirige Quique Setién.

A prácticamente todos se les ve muy metidos y currando al cien por cien, para regocijo del entrenador cántabro y de sus ayudantes. Esto deja por el camino varios daños colaterales, como algunos hombres renqueantes y una serie de mosqueos por lances que se producen durante la práctica en Barranco Seco.

Ayer, por ejemplo, el portugués Hélder Lopes tuvo que abandonar el verde después de recibir una entrada del croata Marko Livaja en uno de los ejercicios programados. También el ansia por ganar hasta en las pachangas deja ver mosqueos importantes. Si el pasado miércoles le tocó a Kevin Prince Boateng, ayer el protagonista fue Jonathan Viera, quien se pillaba un rebote de considerables dimensiones y tuvo que ser calmado por Javi Varas y por Vicente Gómez. Y también, como le había ocurrido al Príncipe, se llevó la moralina del cuerpo técnico.

"Nadie quiere perder, todo el mundo quiere ganar. Son calenturas normales en una semana que en principio es más tranquila. Creo que eso no debe pasar a mayores. Ocurre en todos los equipos y no ocurre absolutamente nada". Así disipaba cualquier duda Momo, si es que a alguno de los presentes en la sesión preparatoria le daba por extraer conclusiones erróneas.

Hélder Lopes no fue el único que tuvo que abandonar el entrenamiento antes de tiempo por un tema físico. Roque Mesa enfiló el camino de la caseta por otro tema que no reviste gravedad, pues se produjo un problema en el cuello, por lo que se puso en manos de los fisioterapeutas del club.

Otros jugadores amarillos tampoco completaron la totalidad de la sesión preparatoria, pero más como medida de precaución. Por otra parte, cabe reseñar que Pedro Bigas continúa dando pasos adelante en su proceso de recuperación de la lesión que se produjo hace dos jornadas en Anoeta.

Ayer completó una parte del trabajo junto al resto de sus compañeros, para después seguir con su puesta a punto junto a Jesús Suárez, readaptador del conjunto amarillo. Quienes sí están al margen son el centrocampista Nabil El Zhar y el lateral David Simón.

Cabe reseñar que tras jornadas de intenso trabajo, los componentes del plantel de la UD disfrutaron de un asadero en las instalaciones de Barranco Seco, aprovechando que este fin de semana no hay partido. Hoy, última práctica antes de la jornada de descanso del sábado. Y el domingo por la tarde, al tajo.

Compartir el artículo

stats