Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los 31 días del señalado

Del estreno en Pamplona al incendio del Gran Canaria en esta Liga

Una pizarra, en el vestuario de El Sadar, marcó el inicio del periplo más controvertido del cancerbero Raúl Lizoain Cruz en la UD. El pasado 1 de octubre, contra todo pronóstico, Quique Setién hacía pública la alineación inicial en el corazón del Reyno de Navarra.

Ante el Atlético Osasuna, el cancerbero grancanario puso fin a 139 días de inactividad en partido oficial. La última presencia de la araña de Escaleritas en el campeonato liguero tuvo lugar ante el Málaga en La Rosaleda, era la 38ª jornada. En el primer kilómetro de la competición 2016-17, en Mestalla, Setién optó por recuperar a Javi Varas. Tras el (2-2) ante el Madrid -6ª jornada-, con una actuación destacadísima del sevillano, el estratega cántabro iniciaba la rotación. Estallaba el debate de los guantes.

En El Sadar, Raúl poco pudo hacer en el 1-0, de Roberto Torres, que batió al isleño de penalti. El 2-0 fue una contra magistral de León. Ante el Espanyol, echó el cerrojo (0-0). En El Madrigal, otra pena máxima, y acarició el esférico de Sansona. El (2-1) fue un tanto ilegal de Bakambu, precedido de una falta clamorosa. Ante el Celta de Vigo, llegó la pesadilla, al recibir tres tantos en los primeros 21 minutos. Silbado y aplaudido por el respetable, Setién acudió al rescate en sala de prensa: "Prefiero que me piten a mí; soy el que lo pone".

Con 51 duelos de amarillo, ha recibido 63 goles. Debutó en El Alcoraz (noviembre 2011) y es el rey de los debates. Es el señalado.

Compartir el artículo

stats