Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El alfil Momo alcanza los 200

El extremo se convierte en el jugador número 29 de la historia de la UD con más partidos

El extremo zurdo Momo celebra su tanto ante el Málaga.

El extremo zurdo Momo celebra su tanto ante el Málaga. QUIQUE CURBELO

La eternidad del alfil.El cumpleaños de la zurda de oro. El '11' amarillo del barrio de El Cardón alcanzó el pasado domingo ante el Celta de Vigo (3-3) los 200 partidos oficiales con la UD y 100 en Primera [defendiendo seis escudos en la liga del caviar: Albacete (2004-05), Dépor (2005-06), Racing (2006-07), Xerez (2009-10), Betis (2011-12) y UD (2015-16 y 2016-17)].

A sus 34 años, el habilidoso atacante logró cruzar las dos efemérides en el minuto 75 de la décima jornada. Algo mágico. Saltó en el césped por Tana y fusiló al meta celeste Sergio en su primer balón.

Momo debutó con la UD en la 2002-03 -20 años-, de la mano del preparador Yosu Uribe, y en Segunda. Lo hizo ante el Elche en el Martínez Valero, al entrar, en el minuto 82. Ese 2 de febrero del 2003 y en la disputa de la 21ª jornada, iniciaba su caminar bendito en el galeón grancanario. Con solo cuatro partidos en el curso de su estreno, en la siguiente, 2003-04, disparó sus cifras: 36 partidos y tres dianas. Patentó su arista de goleador ante el Elche, en enero del 2004.

Aquella temporada terminó en tragedia con descenso a la categoría de bronce. Un infierno. Fue traspasado al Dépor de Lendoiro, junto a Rubén Castro. Con el 'Moña', compartiría vestuario en el club gallego, Albacete, Racing y Betis. El debut en la máxima categoría llegó con la elástica del club manchego, en su visita al Sevilla. En el Pizjuán firmó 33 minutos (2004-05).

Como realizador en la mejor liga del mundo, conquistó su primera diana en La Rosaleda ante el Málaga con el 'Alba'. Vencería (0-2), en un estadio donde también marcó en Primera División con el Xerez [por partida doble en 2010].

Tras coleccionar toneladas de gloria con el Xerez -subió a Primera como la estrella con 17 tantos- y con el Betis -otro ascenso en la 2010-11, a las órdenes de Pepe Mel, en el mercado invernal de 2012 regresaba a la UD. Lo hizo bajo el régimen táctico de Juan Manuel Rodríguez, un preparador al que admira por su filosofía y profesionalidad. "Un crack de los banquillos, uno de los más grandes".

Tras padecer la mayor puñalada en la historia de la UD, el maldito 22-J ante el Córdoba, fue clave en el ascenso con Herrera en la 2014-15 [27 partidos, siete dianas]. Se estrenó en Primera de amarillo en un escenario de prestigio como el Calderón. Fueron 23 minutos.

El aterrizaje de Setién resultó ser agua bendita. Un Red Bull para el alfil de oro, que alcanzó el sobresaliente ante Barça y Madrid. En la retina de los aficionados del Gran Canaria, un sombrero a Arda y un caño antológico al zaguero luso Pepe. Acabaría siendo protagonista en la reacción de la primavera dorada. Salvación y renovación.

De los 200 pulsos con la UD, se queda con un gol: la papa al Tenerife en el Heliodoro. Una acción de genios, que contó con la colaboración de Araujo y Nauzet. Suma 26 dianas de amarillo y 75 victorias. "Mi partido más especial de amarillo fue el primero en el Insular [ante el Albacete, marzo del 2003]. En Primera, pisar el Pizjuán con el Albacete. Vaya debut". Enmarca un tanto: "El del Heliodoro". En septiembre de 2014, el Teide fue amarillo. Es agradecido con todos sus entrenadores: "Me quedo con un amigo y técnico: Sixto Alfonso. Me ayudó mucho en el Artesano -donde se formó-. Y destacar a Juan Manuel, 'Boquerón' y Setién (...) Pero de todos aprendí mucho". A sus hijos Álex y Gisela, y a su mujer Tania, brinda el cumpleaños mágico. Ya es el 29 de la historia de la UD con más partidos. El alfil es inmortal.

Compartir el artículo

stats