El Eibar, rival el próximo sábado de la UD Las Palmas en el Estadio de Gran Canaria, sufrió en sus propias carnes lo que vivió el Celta de Vigo en el recinto de Siete Palmas hace tres días. En su última salida, el conjunto vasco visitaba al Espanyol. Al descanso, ganaba por un cómodo 0-3 en el estadio de Cornellá. Luego, vio cómo el equipo espanyolista conseguía igualar ese adverso resultado.