Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Asdrúbal, un adiós con el alma

El delantero de la UD, tras 19 años en el club, se despide tras completar 68 minutos ante el Atlético

78 minutos y a Tailandia. El sureste de Asia, la nueva pradera del búfalo. Adiós al combatiente del alma amarilla. Asdrúbal Padrón firmó ayer su última batalla con la UD ante el Atlético de Madrid, y tras rescindir su contrato -se estiraba hasta junio de 2018-, da el salto a la máxima categoría del fútbol tailandés [a las filas del Thai Port]. El delantero del barrio de Guanarteme, de 25 años, pone fin a una dilatada carrera de amarillo, que inició en benjamines y le llevó hasta el estreno en la Primera del caviar.

En el curriculum, el infierno del 22-J ante el Córdoba, la gloria del ascenso del 21-J y un adiós decoroso ante un gigante como el Atlético de Simeone. Con dos ocasiones de peligro ante Moyá, Asdrúbal se llevó la ovación del partenón.

Con 67 partidos oficiales con la UD -12 goles-, en la 2016-17 comenzaba a remontar el vuelo con dos goles en la cita del 'ko' ante el Huesca. Pero llegó el ofertón de Tailandia y solo faltaba el visto bueno de la UD para obtener la carta de libertad. La lesión de Araujo y el retraso de Livaja mejoraban el panorama del búfalo. Pero la oferta del Thai Port fue irrechazable.

Sin protagonismo en Liga con Setién y Herrera, tiene únicamente 30 minutos [debutó ante Osasuna en El Sadar] en la máxima categoría. Todos con el cántabro ante el cuadro navarro, Alavés y Leganés.

La explosión de la generación de oro, con Roque, Viera, Vicente, Tana, Dani o Momo no llegó al latido salvaje del búfalo. Le faltó continuidad, pero deja fotos de oro como la de anoche. Coraje ante un coloso.

Contó con dos oportunidades, la más clara en el primer acto, tras un centro chut de Dani Castellano. El toque de Asdrúbal se marchó desviado. En la segunda, un misil que se estrelló en las piernas de Godín. También tuvo que luchar con Savic, Juanfran y Vrsaljko. Lo hizo con la misma destreza que con los zagueros del Tuilla, en 2007, cuando logró el ascenso a Segunda B.

La renuncia al club isleño fue con suspense. Tras desechar las propuestas de salida en calidad de cedido a Tenerife, Alcorcón y Cádiz, hace la maleta para competir en un planeta que cuenta con tres ex de la UD, como Carmelo González y los gemelos Sergio y Francis Suárez. Será el cuarto mosquetero en la liga más exótica del planeta.

En el expediente del búfalo, dos ascensos a Primera, el punta es el amuleto perfecto. Uno con la UD, el mágico 21-J, en el que fue titular y el segundo con el Leganés.

El combatiente de pólvora luchó hasta el final, para llevarse la ovación de los 26.032 fieles. En la campaña del debut con la UD (2013-14), de la mano de Lobera, alcanzó sus mejores registros: 1525 minutos y cuatro goles. Se vistió de héroe en El Molinón, cuando selló el pase a la gran final del playoff.

Ejemplo para la factoría, puede presumir de jugar en Tercera, Segunda B, Segunda y Primera. Superó una grave lesión de rodilla y el silencio ante la falta de minutos. Camino de espinas y reconocimiento. Bendito búfalo, que despuntó en juveniles y se ganó un trozo de cielo con Lobera y Herrera. Incombustible, en el kilómetro 67, detuvo su carruaje. El '25' queda libre y el pistolero de fuego ya es historia.

Compartir el artículo

stats