Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

A un día de la visita al Camp Nou

La muralla de la UD se resiente

Los amarillos, sin Bigas, una semana de baja, y la duda de Dani, con dolor ciático, lucen una zaga de emergencia

Messi controla el esférico ante la presión de Mauricio Lemos, que mañana será titular, junto a David García -detrás-.

Messi controla el esférico ante la presión de Mauricio Lemos, que mañana será titular, junto a David García -detrás-. CURBELO

Recen lo que sepan. Noventa minutos en el reino de Messi. Un duelo para gigantes (15.15 horas, Bein LaLiga). La galaxia de la UD ultima los preparativos de una 18a jornada con aroma a leyenda. Con el descarte del zaguero Pedro Bigas [ayer fue examinado y presenta una contusión en la rótula y estará una semana de baja], Setién sigue manejando la duda de Dani Castellano en el lateral zurdo. El gemelo no se entrenó por segunda jornada consecutiva en la Ciudad del Fútbol de Las Rozas (Madrid) y solo hizo carrera continua.

No fue citado ante el Atlético de Madrid, el pasado martes, en la disputa de la vuelta de los octavos de final de la Copa del Rey. El estratega cántabro esperará a la última sesión preparatoria -a las 11.00 horas en las instalaciones de la Federación Española de Fútbol- para alcanzar un veredicto. Aquejado con ciática, las previsiones no son optimistas para Dani Castellano, que alcanzó la matrícula de honor ante el Sporting de Gijón.

Para congelar al tridente más despiadado del planeta, el técnico cántabro de la UD cuenta con Simón, Míchel Macedo, David García, Mauricio Lemos, Aythami Artiles y Hélder Lopes. Todo apunta a que Míchel Macedo, David García y Lemos conformarán la muralla de hormigón armado. Dani o Hélder ilustra la única duda del emperador de seda, que se cita con los tres reyes de pólvora. Messi (tasado en 120 millones), Neymar (100) y Luis Suárez (90) computan 30 dianas en este campeonato. Una barbaridad. En busca del milagro, la UD tiene un plan. Morir de pie.

A pesar de su ataque de los 310 millones de euros, el Barça es el undécimo en la tabla de los anfitriones del campeonato con 15 puntos -han volado del Camp Nou nueve unidades tras tres empates y una derrota ante el Deportivo Alavés-. Y han recibido siete goles, en los ocho citados partidos de local.

Batalla renacentista

El plan mágico de la UD para escenificar la campanada pasa por acariciar el balón. Filosofía Setién ante un portaaviones de 700 millones de euros. A cinco puntos del líder Madrid, no hay margen de error para los culés. Resisten gracias a los misiles de Messi, que encadenan tres partidos marcando de lanzamiento de falta -ante el Athletic (2) en Copa y Villarreal-. Otro elemento de pánico a tener en cuenta. Prohibido hacer faltas en la frontal.

Se miden dos de los tres sellos con más precisión en el pase de Primera [los de Luis Enrique lucen un 87% por el 84,5% del club amarillo]. Pero a la hora de rematar, no hay color. El Barça (221) gobierna esta faceta de forma aplastante, por los 154 del club amarillo. El ejército culé es el segundo que más tira, solo superado por el Real Madrid.

Pero ante los pistoleros de los millones, el triángulo mágico de plátano con Roque Mesa, Jonathan Viera y Vicente Gómez. En ese pulso por el termómetro del partido, los de Setién se citan con Iniesta, Busquets y Rakitic. Sin el esférico, la bestia parece menos sanguinaria. Pero solo es un espejismo. Los de Luis Enrique manejan un contragolpe de libro, realmente despiadado. La UD pone esta tarde rumbo a Barcelona en busca de la hazaña. Con el mejor Viera de la historia, el imperio de seda desafía a una industria del caviar.

Compartir el artículo

stats