Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

En el limbo del mes de junio

Hasta ocho jugadores de la plantilla de la UD finalizan contrato con la entidad amarilla este curso

En el limbo del mes de junio

Mediada la temporada, con el desenlace del año más cerca que el inicio y marzo a la vuelta de la esquina, el futuro de parte de la UD Las Palmas sigue en el aire. Hasta ocho futbolistas de la entidad amarilla finalizan sus contratos con el club grancanario el próximo 30 de junio. Momo, David García, Javi Varas, Raúl Lizoain, Kevin Prince Boateng, Ángel Montoro y los gemelos Dani y Javi Castellano, acaban su relación contractual con la UD. Ocho jugadores, ocho licencias federativas que están en el aire.

Los deberes de la dirección deportiva, comandada por Toni Cruz y Luis Helguera, están ahí. Por orden de prioridad, la UD Las Palmas se centra en Dani Castellano. El lateral izquierdo, que cumplirá 30 años el próximo mes de noviembre, es el futbolista amarillo que queda libre con mejor cartel. Su temporada hasta el momento es casi inmaculada, fijo en los planes para el once inicial de Quique Setién. De momento, el gemelo zurdo acumula 16 partidos como titular y es el lateral izquierdo que tiene prioridad en la pizarra del técnico cántabro. Sus actuaciones, regulares durante todo el año, son un buen aval para conseguir un buen contrato en Primera División.

La otra cara de la moneda es su gemelo Javi Castellano. El centrocampista lleva casi dos temporadas en el dique seco. Lesionado de gravedad en el reestreno en la máxima categoría del curso pasado, el mediocentro no ha conseguido en esta campaña, tras una pequeña recaída al inicio de la misma, entrar con buen pie en la rotación de Quique Setién. Más allá de sus 141 minutos en la Copa del Rey, el pivote sólo completó 8 minutos hace dos jornadas ante el Málaga. Su gafe le persigue y acabó lesionado con un esguince de rodilla -la opuesta a su anterior lesión-. Setién le recomendó salir en invierno para que buscara minutos, pero sin resolver su futuro contractual con la UD más allá del 30 de junio, el '18' decidió seguir en la Isla.

Más fácil lo tendrá Jerónimo Figueroa Momo para seguir en Las Palmas. Al menos, por méritos. El futbolista de Las Torres acumula 17 encuentros oficiales esta temporada con la UD Las Palmas -con un total de 823 minutos entre Liga y Copa del Rey- y se encuentra a sólo tres partidos del objetivo que tanto club como jugador firmaron este verano: 20 encuentros para renovar de manera automática por un año más. Lesionado hace un par de semanas con una pequeña rotura en el músculo psoas del abdomen, ya está integrado de nuevo con el grupo.

Con Prince Boateng, el gran fichaje de la UD este verano, la situación es bien distinta. La UD ha ejecutado una cláusula para que el exfutbolista del Milán continúe ligado al club grancanario un año más. Sin embargo, el final de esta historia dependerá de Prince: si él lo desea, seguirá en la UD; si prefiere otra opción, el club no lo retendrá.

"Prince es el que decide, hablaremos con el presidente y el director deportivo para determinar si sigue o no. Ahora es feliz y todo está muy bien", comentó su agente Edoardo Crnjar a este medio hace tan sólo una semana en las instalaciones de Barranco Seco.

Otro de los futbolistas que tiene cartel en Primera División con total seguridad es Javi Varas, protagonista involuntario del último partido contra la Real Sociedad. El guardameta, que fichó hace dos veranos por la UD tras su paso por el Valladolid, ha cuajado dos temporadas regulares en el cuadro amarillo. La dirección deportiva amarilla moverá ficha con él en esta misma semana para intentar llegar a un acuerdo para que continúe de amarillo. "Esta semana habrá una reunión, según me han dicho, para empezar a tratar el asunto, pero no sé nada más", comentó a los micrófonos de RNE tras la derrota ante los donostiarras.

Mientras, parece que Raúl Lizoain, el otro guardameta del equipo, y David García, capitán amarillo, tendrán que esperar su turno. Ambos canteranos han tenido una temporada de rachas. El guardameta, con 26 años, contó con la complicidad de Setién en un tramo determinado de la temporada -ha jugado nueve partidos, cinco de La Liga-. Por su parte, el capitán, que cumplió 35 años esta semana, tampoco tiene turno de entrada a despacho, aunque el plan inicial de la UD es contar con él.

La lista de jugadores que se encuentran en este limbo se completa con Ángel Montoro. El mediocentro valenciano, en el mejor momento desde que es jugador de la UD, tuvo que pasar por el quirófano para operarse de un problema en el menisco. Un hecho que, por ende, afectará a su rendimiento en los próximos meses y puede que también a su continuidad. Todo en un proyecto que aún no se sabe si tendrá la firma de Setién el curso que viene.

Compartir el artículo

stats