Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

UD Las Palmas El análisis del rival

Una roca blanquiazul

El Alavés, un recién ascendido, ha sido una de las revelaciones de la temporada: ya ha logrado la salvación y es finalista de Copa del Rey

Ibai Gómez, en el centro de la imagen, celebra un gol con Feddal (dorsal 24) y el resto del equipo. EFE

Cada temporada se repite. Es pura inercia. Los equipos condenados a luchar por la salvación miran a los recién ascendidos con cierta condescendencia. Son pocas las ocasiones en las que, a priori, parecen amenazas serias. Pero, al mismo tiempo, también se repite que al menos uno de ellos sorprende y se dispara en la clasificación muy pronto. Este curso ese papel lo ha protagonizado el Deportivo Alavés. Y no había muchos argumentos para pensar en ello. De entrada, destituir al entrenador del ascenso sonaba muy extraño, y más aún rodearle de un plantel de numerosos jóvenes cedidos y descartes de poco renombre.

Pero la apuesta arriesgada del Alavés ha sido ganadora. Muy ganadora. Porque han logrado la permanencia de manera muy cómoda, instalados todo el curso en la zona media de la clasificación y, para redondear la faena, se metieron en la final de Copa del Rey, donde se medirán el 27 de mayo al Barcelona. Allí, en el Vicente Calderón, rememorará el 'Glorioso' la otra gran final que hay en su historia, la de la UEFA frente al Liverpool en Dortmund (5-4) que perdieron con un autogol de oro.

Solidez y contragolpe

De la mano de Mauricio Pellegrino, que había tenido una primera etapa fracasada en España con el Valencia, han sido uno de los equipos más sólidos de la categoría. Con un modelo similar al del Atlético de Simeone han conformado un equipo que es una roca en defensa y que cuenta con una gran capacidad para contragolpear.

Con ese estilo han firmado resultados espectaculares, como la victoria en el Camp Nou o el empate en el Vicente Calderón, así como eliminar al Celta de Vigo a doble partido en semifinales de Copa del Rey. Al Estadio de Gran Canaria llegan este domingo con el objetivo más que cumplido y la mente puesta en la final de Copa del Rey. Es el gran aliciente en un curso en el que han hecho los deberes muy pronto, más aún que la UD Las Palmas, rival con el que empató en Mendizorroza.

Ha dado forma Pellegrino a un plantel que apenas ha encajado 39 goles, de los cuales 14 han sido de Real Madrid y Barcelona en cuatro citas. Es un bloque de hormigón armado en torno al doble pivote que forman el joven Marcos Llorente y el experto Manu García. En defensa brilla por la contundencia de sus centrales, entre los que se encuentra el examarillo Laguardia, y la velocidad de sus laterales Theo Hernández y Kiko Femenía. Arriba, su punto débil, suman menos de un gol por partido pero el peligro está garantizado con Ibai Gómez, Édgar, Toquero y Deyverson.

Compartir el artículo

stats