Miguel Ángel Ramírez, presidente de la UD Las Palmas, se desmarca de la opción de fichar a Vitolo y prioriza en la repercusión de su venta al Atlético de Madrid [lo que significaría el ingreso en las arcas amarillas de cinco millones].

"Primero el Atlético de Madrid tiene que comprar a Vitolo, y para que se cumpla el primer requisito, debe pagar 40 millones de euros [en relación a la cláusula]. Y una vez que lo compre, ya se verá. Es complicado hacer cábalas con algo que no es tuyo. En nuestro caso, la UD tampoco puede hacer cábalas con algo que no sabemos si se puede hacer, ni si el conjunto del Atlético lo va a hacer", resaltó el mandatario del club grancanario.

Además, insiste en que lo que desea es que el Sevilla lo traspase, y así cobrar un 12,5% de la operación [en concepto de comisión, tras el compromiso de 2013 con la entidad hispalense, cuando el isleño fue traspasado por tres millones].

"En la UD vivimos al margen de esta historia. Sabemos que es una posibilidad que está ahí. Pero no hemos hecho ninguna consulta legal en relación al asunto. No nos corresponde nada de eso. Si mañana me dicen que han comprado a Vitolo y me lo quieren ceder, pues yo estaría encantado, pero quién no... Pero la realidad es que ni el Sevilla nos ha dicho nada ni el Atlético tampoco", asegura en el ABC.

Y realza que la prioridad pasa por una venta inmediata, por encima de una argucia legal para que llegue cedido [el club colchonero está sancionado por el TAS y no puede fichar hasta enero]. "En resumen, a mí lo que me interesa es que vendan a Vitolo al Atlético y que paguen lo que está estipulado".

"Son casi cinco kilos los que recibiríamos (...). Con esa operación me doy por satisfecho. Es casi el doble por lo que lo vendimos al Sevilla (...). Tranquilidad con esto. El mercado es muy dinámico. Cada uno hace su trabajo. Como en la UD, donde queremos hacer un equipo, dentro de nuestra modestia, competitivo y que ilusione".

Y Castro enseña la cláusula

José Castro, presidente del Sevilla, se remite a la cláusula. "A veces me quedo perplejo (...). Vitolo es un jugador al que renovamos en agosto y le quedan tres años. Tiene un contrato... Si Vitolo quiere irse y alguien lo quiere, hay una fórmula para hacerlo, y no es otra que ir a la Liga y depositar el importe de su cláusula. No sé si lo he dicho claro? Pero puedo repetirlo".

De esta manera, si el internacional abona el importe en la Liga y queda liberado, la UD no cobraría los cinco kilos. No hay traspaso.

"Si Vitolo quiere irse, porque él quiera irse, porque nosotros no queremos que se vaya, y algún club quiera pagar la cláusula, no vamos a negociar". En relación a las declaraciones del padre del jugador Vitolo, Víctor Machín, en las que vería con buenos ojos una cesión a la UD, eludió comentarlas.

"No voy a entrar en lo que diga el padre, no tiene sentido. Si ya he dicho que no negociamos, es que no. Si alguien quiere llevárselo y él quiere irse, pues que pague la cláusula (...) Vitolo es uno de nuestros capitanes, es extraordinario (...). No sé qué se le pasa ahora por la cabeza. Si tengo que hablar con él, lo haré de forma privada".

Ramírez, Castro y Vitolo. El culebrón sigue su curso. Cinco millones y una operación inviable. La UD se aleja de un fichaje repleto de minas. El cobro de los cinco kilos es la prioridad. El alta del siglo respira bajo un laberinto macabro.