Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El protagonista

Los guantes que frenaron a Cristiano

Raúl Lizoain, una carrera a fuego lento, es la gran noticia de una UD en proceso de recomposición

Los guantes que frenaron a Cristiano

Los guantes que frenaron a Cristiano

Hay partidos que marcan una carrera. El del 5-N, un Real Madrid-UD Las Palmas en el Estadio Santiago Bernabéu (3-0), queda vinculado a la carrera de Raúl Lizoain Cruz. Bajo el manto negro de La Castellana,completó la mejor actuación de su expediente. Chamartín fue propiedad de la araña de Escaleritas.

Raúl Lizoain Cruz -67 partidos de amarillo, de El Alcoraz de Huesca al Bernabéu- terminó por desquiciar a Cristiano Ronaldo. La pesadilla de CR-7. La sequía de la leyenda tiene al madridismo en tinieblas.

Ante el bombardeo blanco, en la interminable descarga atómica de Kroos o Benzema, desde cada una de las latitudes del campo, emergió la figura del cuestionado. La mejor manera de sepultar un debate es hacerlo en el Bernabéu.

Criticado por errores garrafales y bajo la atenta mirada del planeta, dio la talla. Trasladado a un segundo plano tras la contratación de Leandro Chichizola -rol que ya tuvo que asumir con Mariano Barbosa, Casto y Javi Varas-, Raúl para de otra manera. Se siente más ligero.

Su resurrección comenzó en Copa del Rey, en la ida de los 1/16 de final ante el Dépor en Riazor, con un vuelo salvaje ante Fede Valverde en el área pequeña. Esa intervención modificó el rumbo de la eliminatoria, en un asalto que terminó (1-4) para los amarillos en la única victoria en la 'era Ayestarán' -en Liga ya son cinco derrotas consecutivas-.

Y estalló el debate. De Riazor al Gran Canaria. De nuevo ante los gallegos, pero ahora en la competición doméstica, Ayestarán optó por entregarle el trono a la araña de Escaleritas.Tras nueve partidos consecutivos de Leandro Chichizola -en los que encajó 22 tantos-, la revolución de Pako llegó a la portería.

En el Gran Canaria no pudo evitar la sexta derrota consecutiva tras los tantos de Borges (2) y Lucas Pérez (1), desde el punto de penalti.

Y en el Santiago Bernabéu, ante el gigante de los 700 millones de presupuesto, en el partido número 23 de Raúl Lizoain en la máxima categoría, llegó su mejor momento.

A los 26 años, encuentra la estabilidad en un equipo que modificó de forma radical el engranaje defensivo. Pako apostó por una línea de tres centrales, con dos laterales y de largo recorrido -Míchel Macedo y Dani Castellano-.

Doble cordón de seguridad

A pesar de la protección con esa línea revolucionaria de cinco defensas, el Madrid completó nueve remates, seis de los cuales fueron desbaratados por Raúl. El primero de Benzema (2') marcó el rumbo del encuentro. Otro a Cristiano Ronaldo -tiro cruzado desde el interior del área- fue un jaque mate al depredador luso. Mano prodigiosa a tiro de Kroos y reflejos en un balón de enorme dificultad, tras tocar en Ximo Navarro. Junto a Vitolo, fue el mejor de los amarillos.

¿Qué pasará el domingo 19 de noviembre ante la visita del Levante? A las 17.15 horas, los amarillos están obligados a sumar la tercera victoria del curso y dinamitar la racha negativa de siete reveses consecutivos. De la Copa al Bernabéu. Y solo Ayestarán sabe si se trata de la consolidación definitiva del eterno aspirante. Raúl se desnuda como una de las pocas alegrías de la gran depresión. Cuestionado y señalado por el Gran Canaria, en Chamartín dejó constancia de su categoría.

Apartado de la gloria de la vuelta del ascenso ante el Zaragoza por Paco Herrera -el 21-J de 2015-, debutó en Primera en el Calderón. Escenario donde logró la última victoria oficial amarilla el pasado enero y en Copa del Rey. Ahora llega su momento, tras destronar a Chichizola.

Transmite seguridad en sus 180 minutos de participación liguera -con un total de diez paradas-. Del silencio a la pasarela universal. Cristiano Ronaldo, la desazón personalizada se estrelló en los reflejos de la araña que fue batido por Casemiro, Asensio e Isco. El debate pierde fuelle, ante la personalidad de Lizoain. Paciente por una oportunidad, ha tenido que currar seis años para ganar el puesto de titular.

Compartir el artículo

stats