Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La historia

UN VIAJE POR LA HISTORIA: Camino de la peor racha

La UD lleva siete derrotas consecutivas, el segundo peor registro de su historia en Primera

Una formación de la temporada 1959/60, que acabó en descenso. En la imagen, arriba, de izquierda a derecha, Pepín, Aparicio, Nelly, Marcial, Rusiñol y Gámiz; agachadas, de izquierda a derecha, Macario, Felo, Larraz, Espino y Zubillaga. LP/DLP

Los siete partidos consecutivos que ha perdido la UD Las Palmas en la presente temp¡orada -dos con Manolo Márquez y cinco con Pako Ayestarán en el banquillo-, van camino de convertirse en la peor racha de la historia de la entidad amarilla en la Primera División desde que debutara en la categoría con ocasión de la temporada 1951/52.

De hecho, ésta es ya la segunda peor racha en los sesenta y ocho años de vida de la UD, solamente superada por la campaña 1959/60, en la que los amarillos encadenaron once derrotas consecutivas.

Ni siquiera el curso del debut -de la mano del técnico artífice del ascenso, el doctor Luis Valle-, en el que se acabó descendiendo por pagar los platos ratos de ser uno de los neófitos en la categoría, fue peor que el presente curso. En aquella primera campaña -con cuatro derrotas en las cinco primeras jornadas y un empate en la tercera, frente al Racing en el Insular-, sólo se contabilizaron cuatro derrotas consecutivas, entre las jornadas 13 y 16.

Tras el retorno a la máxima categoría, de la mano de Satur Grech, en la campaña 1954/55, con el alicantino en el banquillo, sólo se contabilizan dos derrotas consecutivas en todo el curso, y fueron en las jornadas 2 (frente al Valencia en Mestalla por 4-0) y 3 (en la visita al Real Madrid, que goleó a los amarillos por 7-0).

En las dos campañas siguientes también estuvo Grech en el banquillo, con cinco derrotas seguidas en la 1955/56 y tres -las tres últimas-, en la siguiente.

La campaña 57/58 la inició en el banquillo José Ignacio Urbieta, a quien le suplió tras la séptima jornada Luis Molowny, luego de que encadenara tres derrotas seguidas en las jornadas 2, 3 y 4.

Ya el curso siguiente sería premonitorio respecto a la debacle que estaba por llegar. En la campaña 58/59 se perdieron siete partidos de ocho disputados entre las jornadas 12 y 19, con una victoria en el Insular frente al Oviedo (2-1), en la 17, que no impidió el cambio de entrenador, pues Baltasar Albéniz dejó su puesto a Luis Navarro Mazzotti, quien en la jornada 20 debutó con un triunfo sobre el Celta de Vigo en el viejo recinto de Ciudad Jardín, al imponerse los amarillos a los olívicos por tres goles a uno.

Cabe reseñar, por otra parte, que en la jornada 16 la UD Las Palmas recibió una de las mayores goleadas de su historia, al caer 10-1 frente al Real Madrid en el viejo campo de Chamartín.

La peor temporada

Y llegamos a la peor campaña de la historia de los amarillos en la categoría. Fue la temporada 1959/60. Comenzó la campaña en el banquillo amarillo el hispano-francés Marcel Domingo, quien fuese trofeo Zamora con el Atlético de Madrid -con el que ganó dos ligas- y también con el Espanyol.

No le fueron bien las cosas al galo en su segunda campaña en los banquillos, tras haber debutado el año anterior con el Espanyol, equipo en el que se había retirado como jugador en 1956.

La UD Las Palmas acabó esa temporada como último clasificado de Primera División y descendió de categoría tras sólo ganar cinco encuentros en toda la competición, con tres empates y 22 derrotas.

Entre la jornada 9 y la 23, la UD Las Palmas disputó quince encuentros, de los que perdió 14, once de ellos de forma consecutiva, pues en la jornada 12 los amarillos lograron empatar sin goles en su visita al Elche. La derrota en el Insular -octava consecutiva con Domingo en el banco- frente al Oviedo (0-1) costó el puesto al técnico galo y se hizo cargo del equipo Luis Molowny, quien también sumó tres derrotas consecutivas -para completar de esa forma las once que suponen la peor racha de la historia amarilla-, cortando la misma con un triunfo sobre el Valladolid (4-0).

De ahí hasta el final del campeonato, seis jornadas, los de Molowny cosecharon un empate, una victoria y otras cuatro derrotas, que dejaron a los amarillos hundidos en la tabla, a 10 y 12 puntos de Real Sociedad y Valladolid, que fueron los que disputaron la promoción.

Las mejores campañas

Tras el retorno en 1964 de la mano de Vicente Dauder, la UD tuvo algunas campañas muy meritorias. Por ejemplo, aquellas dos en las que acabó en la tercera y segunda plazas, respectivamente, de la mano de Luis Molowny.

En la 67/68, que acabó tercera, la UD sólo perdió dos partidos consecutivos, en las jornadas 22 y 23.

En la 68/69, en que fue subcampeón, también perdió dos partidos seguidos, en las jornadas 29 y 30.

En las temporadas siguientes, cuando el esplendor de la UD Las Palmas en el fútbol español, encadenando la etapa de los canarios con la de los argentinos, los amarillos casi siempre tuvieron una media de 3 derrotas seguidas a lo largo de un campeonato, con incluso aquellas clasificaciones para disputar tanto la Copa de Ferias como la Copa de la UEFA.

Los otros descensos

Hasta el descenso de 1983, se puede destacar la campaña 79/80, con Antonio Ruiz en el banquillo amarillo. Después de una trayectoria más o menos buena, la UD empañó esa temporada con seis derrotas en las siete últimas jornadas, con un empate en casa frente al Zaragoza de por medio.

Cuatro derrotas consecutivas (jornadas 24 a 27) costaron el puesto al austriaco Walter Skocic, quien fue sustituido por Mamé León, y el grancanario no pudo evitar el descenso en el año 1983, con cuatro derrotas consecutivas en las últimas cuatro jornadas.

Ya en las otras campañas restantes, hasta la presente, sólo cabe destacar el pasado año, con cuatro derrotas entre las jornadas 21 y 24 más seis entre las jornadas 32 y 38 -cinco de ellas consecutivas-, con un empate a un gol frente al Alavés en el Gran Canaria, en el final de la etapa de Quique Setién en la UD.

Compartir el artículo

stats