Pako, camina o revienta. Botín o epitafio tras 67 noches de gran depresión. El dogma de la 'K', que ya forma parte de la historia del pánico de la UD -la entidad amarilla encadena ocho derrotas y seis con el preparador de Beasain, a solo 44 kilómetros de la capital donostiarra-, afronta en el estadio de Anoeta (15.15 horas, beIN LaLiga) noventa minutos pendiente de su esquela. Desde el 20 de septiembre, el cuadro amarillo de los 115 millones euros no saborea un éxito liguero. Una eternidad marcada por el fatalismo, la renuncia de Márquez y la delirante continuidad de Ayestarán. Pero Donostia será juez implacable.

Tras esquivar la guillotina ante el Levante -hace una semana-, todo lo que sea sumar significaría el fin de la 'era de las tinieblas' y algo de calma (veinte goles encajados en 540 minutos de bochorno con el libreto del vasco). En la masión del ejecutor indómito Willian José -ex de la UD-, el moribundo del Roque Nublo, con las bajas por lesión de Tannane, Halilovic y Momo -y con David García, Hernán, Aythami Artiles y Borja Herrera como descartes- busca el campanzo milagroso.

La novena puñalada, séptima con Pako, certificaría el estado 'kadavérico' de un proyecto que en verano invitaba al deleite con Vitolo, Calleri, Rémy, Aquilani y el internacional Viera como príncipes.

Arista débil donostiarra

Pendientes del relevo, de Jémez a Pizzi, la UD más bipolar de la historia respalda al filósofo de la 'K' y acelera la búsqueda del tercer arquitecto en un curso pavoroso. ¿A qué se puede aferrar el bloque grancanario para tomar Anoeta?

Solo computa un éxito foráneo y fue ante el Málaga en La Rosaleda (11 de septiembre, triunfo 1-3). El resto del programa como visitante lo conforman cinco derrotas y 13 goles encajados -en recintos de pedigrí como Mestalla, Pizjuán, Camp Nou, La Cerámica o el Bernabéu-.

Pero de Anoeta, han volado diez puntos,dos empates y dos derrotas, para un conjunto que ha recibido doce dianas en seis jornadas. Solo dos triunfos para un sello demoledor, que está cuajando un papel brillante en Liga Europa con el ex de la UD, Willian José -cuatro goles en la cita continental y cinco en Liga-, y el internacional sub 21 Mikel Oyarzabal -seis dianas en la competición doméstica y dos en Europa-.

Es tal el grado de parálisis de la UD, que la pegada de Willian José (9) supera la de todo el arsenal amarillo de Pako Ayestarán en Liga: 8.

A la fuga de puntos en Anoeta, cabe recordar que los de Eusebio Sacristán jugaron ante el Rosenborg en el Lerkendal Stadion noruego el pasado jueves, dentro de la quinta jornada de la Liga Europa. Solo han podido completar dos sesiones de trabajo para tratar de batir al colista.

En los últimos cinco pulsos de local de la Real, solo ha logrado una victoria ante el Eibar -más dos empates y dos derrotas-. El único consuelo de la UD, que suma 262 minutos sin marcar, respira en la constatada irregularidad donostiarra.

El madrugador tanto de Rémy ante el Dépor -minuto 8, el pasado 30 de octubre- fue el último reclamo de pólvora. La UD de Viera, Calleri, Rémy, Tana y Vitolo ha perdido su esencia vertical. Y luego padece las consecuencias del síndrome de la mandíbula de cristal, cada tanto encajado enciende el caos.

Generador de incógnitas

Con Pako contra las cuerdas, la misma película que hace siete días y en el Bernabéu, poco se sabe del once, tras trabajar a puerta cerrada por religión. La 'fórmula búnker' no aporta puntos y dispara las conjeturas en la partitura de las indecisiones.

Ayestarán no lo tiene claro, experimentó con cinco en la retaguardia ante el Madrid y fue arrollado por una versión merengue deplorable. En busca del milagro,tras más de dos meses sin ganar, Calleri, Viera, Vitolo y Rémy se postulan como francotiradores. Javi Castellano y Vicente Gómez se han ganado la condición de indiscutibles para un técnico maldito, que suma trece derrotas consecutivas en Primera -si se le añaden las siete que arrastra de su periplo en el Valencia-.

Ahora, el poder de la mente

Raúl Lizoain, Macedo o Simón, Ximo, Lemos, Bigas, Dani Castellano...La muralla de Pako se ha ido definiendo en las últimas fechas, una plataforma de cartón donde veteranos como David García y Aythami Artiles son proscritos. El último encuentro en el que la UD dejó suportería a cero fue ante el Athletic, ese 17 de septiembre activa un carrusel de espanto.

Sin premio, en esta travesía hacia el abismo, Ayestarán marginó a Rafa Cristóbal e implantó una revolución física. En las últimas fechas, intensificó el trabajo mental con el psicólogo de la entidad. Ya solo falta un cura, para este ejército desdichado,colista y más batido (30 misiles). El talante experimental carece de límites en el universo de la 'K', que fue sentenciado por la grada y luego ratificado por el consejo.

Esta tarde sí se dictará sentencia, para un proyecto en la UVI que estará pendiente de Riazor y del pulso Dépor-Athletic. Contienda exigente ante una Real eléctrica en el regreso de Zurutuza. Januzaj, Oyarzabal y Willian José integran el tridende de Eusebio. Choque de constrastes.

Con doce puntos de distancia y 17 goles más que la UD, la euforia de la Real reta a la depresión de la legión de Pako. Epitafio o flotador. Drama infernal en Anoeta para un escudo instalado en la silla eléctrica.