Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

UD Las Palmas La contracrónica y reacciones

El fin de Pako

En dos meses, el vasco liquida su crédito. Paquito y Rafa Cristóbal, al mando. Jémez entra en escena

El fin de Pako

En marzo, la UD Las Palmas ya sabía que se iba a quedar sin entrenador. Hoy, a un día de que el último mes del año llegue a 2017, el club amarillo va camino de su tercer entrenador en la presente temporada. Ayer, tras la derrota ante el Deportivo de La Coruña en la vuelta de los dieciseisavos de final de la Copa del Rey, Ayestarán, que ya tenía los días contados desde la pasada semana, cayó.

La UD Las Palmas va hoy camino de su tercer entrenador en lo que va de campaña. Aunque quizá se podría decir que han sido cuatro. La directiva amarilla se fio del italiano Roberto De Zerbi, un joven técnico italiano que no tenía ninguna experiencia en la élite de su país, salvo un breve recorrido por el Palermo que acabó en destitución. Con él se planteó una temporada, que arrancó con Manolo Márquez en el banquillo, una medida de urgencia para solventar el papelón de verse sin entrenador al inicio de la campaña.

El catalán, que había estudiado su segunda temporada al frente de Las Palmas Atlético se topó con la Primera División. Tras seis partidos con el club amarillo, se marchó. Presentó su dimisión con seis puntos hace más de dos meses. Su razón: la incapacidad para transmitir lo que quería a los suyos.

Aquella decisión de Márquez acabó con Pako Ayestarán en el banquillo. Junto a él, sus ayudantes David Caneda y José Viela. Una apuesta arriesgada, pero firme. Sin embargo, 63 días después de su llegada, Ayestarán se va de la Isla, destituido, víctima de su incapidad para reconducir a un equipo que es penúltimo clasificado de la tabla -solo suma siete puntos- y que ayer estuvo a punto de escribir un día histórico en el sentido negativo de la cita.

Durante la pasada semana, la cúpula de la UD Las Palmas valoró otra vez más la destitución de Pako Ayestarán. Lo hizo y empezó a tantear el mercado de entrenadores disponibles. Fue a por Juan Antonio Pizzi, exentrenador del Valencia en España y exseleccionador chileno. El argentino, cuyo representante confirmó las negociaciones, descartó entrenar a la UD Las Palmas. "Hubo un ofrecimiento formal, pero finalmente no se va", aseguró Ricardo Slipper, agente del preparador argentino.

Sin alternativa, la UD siguió con Pako Ayestarán. El empate en Anoeta se sintió entre la directiva del club como un buen motivo para seguir confiando en el vasco.

Ayer, los hombres con peso de la UD Las Palmas volvieron a reunirse en los salones del Estadio de Gran Canaria. Se abrió entonces una noche de ronda de transistores. Miguel Ángel Ramírez, presidente de la UD Las Palmas, comenzó a desfilar por todas las emisoras nacionales. La pregunta, la misma: ¿Destituirá a Pako Ayestarán.

"No puedo ir en contra de lo que opina la afición, los abonados, de la Unión Deportiva, y hoy [por ayer para el lector] el grito era unánime", contestó el presidente amarillo. Minutos después, UD Radio, emisora oficial de la entidad de Pío XII avanzó la salida del entrenador guipuzcoano del club.

Era el final de la crónica de una muerte anunciada. Pako Ayestarán portaba una mochila cargada de derrotas, mala imagen y la sensación de andar camino directo a la Segunda División. Sin Ayestarán y su equipo de trabajo, la UD Las Palmas se ejercitará estos días a las órdenes de Paquito Ortiz y Rafa Cristóbal, apartado del primer equipo desde hace algunas semanas por petición del propio Ayestarán.

Mientras, la UD ya ha activado su búsqueda de alguien que pueda salvar al barco de un naufragio a la vista. Paco Jémez, que finalizó esta semana su relación contractual con el Cruz Azul de México, se postula como el favorito. "Miguel Ángel Ramírez me ha llamado por teléfono, pero no se lo he cogido", afirmó ayer el cordobés en El Transistor de Onda Cero.

Compartir el artículo

stats