El entrenador del Real Betis, Quique Setién, anunció este sábado que espera que sus futbolistas tengan el domingo en Las Palmas "mayor responsabilidad" y "acentúen el punto de exigencia para revertir la situación" de un equipo que ha sumado dos de los doce últimos puntos en juego.

Setién, que ha visto su crédito reducido al ser además eliminado el jueves de la Copa tras la goleada encajada en el Benito Villamarín a manos de Cádiz (3-5), admitió en su comparecencia de prensa tras el entrenamiento en la ciudad deportiva que "venía advertido de cómo es Sevilla para estas cosas".

El técnico cántabro apuntó al respecto que la "pasión que no existe en otras ciudades genera estas situaciones" al haber "gente más impetuosa".

"Para mí es una situación nueva, pero las rachas ya las he vivido otras veces. En Lugo, el primer año hago una buena primera vuelta y luego perdemos diez partidos seguidos y el club me renueva. En Las Palmas el primer año es bueno y luego en el segundo perdemos una serie de partidos", añadió.

El técnico santanderino cree que el Betis mejorará porque "todos están comprometidos, el equipo está herido pero está vivo. No está hundido", y cuenta también con la ventaja de que el vicepresidente deportivo, Lorenzo Serra Ferrer, "ha vivido esto en otros sitios".

Tras haber dirigido dos temporadas a Las Palmas, Setién conoce "bastante bien" a su rival del domingo, cuya "afición no está contenta y a poco que las cosas no les vaya bien, habrá una tensión que se podría aprovechar" pero puntualizó que se trata de "un partido comprometido para los dos".

Quique Setién lamentó la "importante lesión de Sanabria", su delantero paraguayo operado el viernes de la rodilla, "pero es algo que le pasa a los equipos" y, por el contrario, celebró la recuperación del central marroquí Zou Feddal, quien "va a ir convocado", al igual que Andrés Guardado y Jordi Amat pese a que "tienen molestias".

Para suplir la baja de Sanabria, el preparador verdiblanco no ha convocado al ariete del filial Loren Morón porque "tiene más de 23 años, habría que esperar a enero", de modo que anunció la citación para mañana su compañero en el Betis Deportivo (Seguda B), el extremo Aitor Ruibal.

Setién le pidió "a la afición que tenga la misma fe" que él tiene porque el "compromiso es incuestionable" e indicó que "si no hubiera ganas y motivación", sería culpa suya y "dimitiría, pero ese caso no ha llegado"