Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

UD Las Palmas El perfil

El amigo del balón

Jorge Almirón dirigió ayer su último partido como entrenador de Lanús, que se resolvió con empate a cero frente a Vélez Sarsfield

Jorge Almirón da instrucciones con el chándal de Lanús.

Jorge Almirón da instrucciones con el chándal de Lanús.

Cuando Jorge Almirón logró en mayo del 2016 su primer gran éxito como entrenador, levantar el título de Liga de Argentina, una de las primeras personas a las que dio las gracias fue a Ricardo La Volpe. "Fue muy importante en mi desarrollo como técnico. Copié muchas cosas de él", aseguró Almirón sobre el que fue su principal mentor. La Volpe es toda una institución en el fútbol americano, sobre todo en México, y sus ideas ejercieron también una gran influencia en entrenadores como Pep Guardiola o Juanma Lillo.

Jorge Almirón, que en las próximas horas será anunciado como nuevo entrenador de la UD Las Palmas tras despedirse ayer de Lanús con un 0-0 frente a Vélez, conoció a La Volpe muy pronto en su carrera. Han pasado ya 20 años desde que el entrenador argentino pidió para su Atlas la contratación de Almirón, que entonces jugaba en el humilde Deportivo Español de Buenos Aires. Tenía ya 26 años el próximo técnico de Las Palmas, que hasta entonces había hecho poco ruido en el fútbol sudamericano tras jugar para los también modestos San Miguel de Argentina y Santiago Wanderers de Chile. Pero dio el salto a México, donde completó el resto de su carrera como futbolista, hasta que en el 2009, con 37 años, colgó las botas en Dorados de Sinaloa. "La Volpe me convenció de abandonar la banda derecha para jugar como volante central y con eso me alargó la carrera de futbolista hasta los 37 años", reconoció Almirón en una entrevista a ´El Gráfico´.

"Estuve tres años con él en Atlas. ´Los amigos del Balón´ nos decían. Era un equipo de pibes y estaba Rafa Márquez con 18", rememora Almirón, que dijo ayer adiós a Lanús tras dos años en los que ha logrado tanto los mayores éxitos de su carrera -los títulos de Primera División, Copa Bicentenario y Supercopa Argentina y la final de la Copa Libertadores- como los de la historia del humilde Lanús.

Todo empezó con La Volpe, pero la relación entre ambos no fue siempre maravillosa. De hecho Almirón pidió marcharse del club después de haber discutido con su entrenador. "Sentía admiración por él, pero en un momento no me sentí bien tratado y reaccioné. Estuvimos a punto de irnos a las manos", recuerda como síntoma de su bravo carácter Jorge Almirón, a quien la prensa argentina le ha dedicado numerosos artículos en profundidad en los últimos años. Y es que el grueso de su trayectoria como futbolista y sus primeros pasos destacados como entrenador se produjeron en México.

Del césped al banquillo

La transición del verde a los banquillos llegó en cuestión de minutos. En el verano del 2009 entró a una reunión con la directiva de Dorados de Sinaloa como capitán del equipo y salió de ella como entrenador. "Pensé que me iban a bajar el sueldo para después tener que romper el contrato, porque no se había cumplido el objetivo del ascenso, pero me ofrecieron dirigir el equipo", desveló en otra de sus entrevistas. El que era entrenador, Juan Carlos Chávez, presentó su dimisión, pero antes de irse propuso el nombre de Almirón, que se había sacado el título de entrenador con 28 años. "Yo pensaba retirarme y dirigir. No sabía dónde ni cuándo, pero lo tenía decidido. Y Chávez me insistió", explicó.

Desde entonces apenas ha pasado unos meses en el paro. Nunca le ha faltado trabajo aunque otra constante en su carrera ha sido la de los proyectos cortos. Así, en nueve años ha dirigido ocho equipos, y uno de ellos lo hizo en dos etapas diferentes. Tras Dorados pasó unos pocos meses en la Segunda de Argentina con Defensa y Justicia, proyecto sobre el que pronunció una de sus frases más significativas. "Hasta la jornada nueve íbamos segundos, pero noté que varios de los jugadores no estaban convencidos de salir jugando, no los vi cómodos, entonces, como yo no iba a cambiar, decidí irme", detalla sobre ese proyecto.

Tras varias experiencias en México y otra en Defensa y Justicia, en el 2014 debutó como técnico en la máxima categoría de Argentina con Godoy Cruz. Allí triunfó y le reclutó Independiente, donde no prosperó, pero luego sí lo consiguió con Lanús. Ahora han vuelto a tocar muy rápido en su puerta. Le llama la UD Las Palmas.

Compartir el artículo

stats