Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El cuarto estratega de un 2017 negro

Otro servicio de capitán

Paquito Ortiz, que apuntaba a delegado al inicio del curso y acabó en el cuerpo técnico de Márquez, asumirá el mando en ante el Real Betis

27

Entrenamiento de la UD a puerta cerrada (30/11/2017)

"Llegué en el 92 y me fui en 2001. Cuando llegué teníamos un futuro incierto, con el club en proceso para convertirse en Sociedad Anónima Deportiva y lo dejé en Primera División. Fue la mejor época de mi vida. Si me preguntan si es tarde o es pronto, sinceramente no lo pienso. Me ha servido mucho mi etapa fuera del club, fuera de la Isla para formarme como profesional y como persona, para experimentar vivencias que no hubiese tenido aquí. Vuelvo con la mayor ilusión del mundo".

Con esas palabras se presentó Paquito Ortiz en su regreso a la UD Las Palmas allá por el mes de agosto. No fueron muchas -nunca ha sido el exfutbolista un hombre de muchísimas palabras de cara al público-, pero fueron suficientes. A su lado, Manolo Márquez y Juan Carlos Valerón. De aquel trío solo queda hoy en el banquillo. Un banco que tendrá su nombre el próximo domingo en la visita del Real Betis de Quique Setién (19.45, beIN LaLiga).

Paquito Ortiz se colocará en la línea de cal como jefe en un escenario complicado, con un equipo en puestos de descenso y después del fracaso de dos proyectos, el de Márquez y el de Ayestarán. La vuelta del exfutbolista amarillo este verano no tenía una función específica clara, como el mismo reconoció en su presentación. El plantón de Roberto De Zerbi y la llegada de Manolo Márquez colocó a Paquito Ortiz en su cuerpo técnico. Una condición que no se ganó por ser quién es, todo un icono de la historia amarilla, con más de 200 partidos disputados con la UD Las Palmas, sino por poseer una trayectoria y un curriculum notable, basado en trabajo y academia.

Tras salir de Gran Canaria en el verano de 2001, Paquito decidió continuar su carrera en Escocia. Atrás dejaba un brazalate, una historia y una vida en la UD, club al que llegó en Segunda División B procedente del CD Maspalomas. Vivió el drama de la categoría de bronce y su alegría final en el 96; consiguió el anhelado ascenso a Primera División y se marchó en busca de nuevas experiencias en el fútbol. En Escocia, el Raith Rovers aprovechó su profesionalidad y experiencia para ascender a la élite; en el Hamilton Academical, también de la liga del país británico, puso fin a su etapa como futbolista profesional.

De Escocia, Paquito no solo se trajo experiencias. Continuó formándose en el campo académico -es licenciado en Ciencias de las Actividades Fisicas y del Deporte por la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria- y conoció a Antonio Calderón -actual entrenador del Fuenlabrada que empató el martes en el Santiago Bernabéu al Real Madrid-.

Con Calderón, Paquito se marchó a Albacete como preparador físico del equipo manchego. Aquella fue su primera gran experiencia como profesional en el mundo del fútbol. De ahí, Paquito Ortz continuó en Arabia Saudí. Juan Ramón López Caro, exentrenador del Real Madrid, acudió al, centrocampista para hacer crecer las bases de la selección del país del Golfo Pérsico. López Caro era por aquel entonces director deportivo de la federación de aquel país. Su trabajo: fortalecer los cimientos futbolísticos y físicos de las categorías inferiores de la selección absoluta. El próximo verano, en Rusia 2018, Arabia Saudí, con muchos jugadores jóvenes, estará en el Mundial.

Paquito volvió a casa tras un contínuo reciclaje. Ahora, el que apuntaba a delegado y después a técnico auxiliar se sentará en el banquillo el domingo para debutar como entrenador profesional. Un ejercicio de entrega y servicio a los colores que le dieron la oportunidad de ser profesional. Un gesto de capitanía más de 15 años después de su marcha del Estadio Insular. Porque Paquito Ortiz forma parte de la UD Las Palmas. Y en sus manos el club ha despositado su destino más próximo: los tres puntos contra el Betis.

Compartir el artículo

stats