Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El drama de ser un nueve en la UD

La sombra de Loïc Rémy

Paco Jémez decidió fulminar al delantero en su primer día sin tener un sustituto

El francés Loïc Rémy, durante su último partido con la camiseta de la UD, el pasado 20 de diciembre en Getafe. LOF

Lamenta el nuevo entrenador de la UD, entre otras cosas, que su equipo, en estos dos primeros partidos -Valencia, en Copa del Rey, y Eibar, en Liga-, no ha llegado arriba, que no ha generado las ocasiones que le habría gustado. Es pronto, pues Las Palmas se encuentra en pleno proceso de reconstrucción a mitad de temporada y el jefe sólo lleva 12 días al mando de la plantilla, sin embargo, la escasa capacidad ofensiva que han demostrado los amarillos en ambos encuentros -sólo tres tiros a puerta- ha hecho recordar a Loïc Rémy, fulminado por Jémez en su primer día.

Porque hasta ese momento, y habiendo disputado sólo 12 partidos en Liga, era el máximo goleador del equipo con cinco tantos -más uno en Copa- y el que más había rematado entre los tres palos, con 16 tiros. Pero Paco tomó la decisión de descartarle y buscar un sustituto en este mercado de invierno. Nada garantiza que con Rémy en el campo los resultados ante Valencia y Eibar hubieran sido diferentes. De hecho, la UD ya era colista con el francés. Pero prescindir del mejor hombre de cara a gol cuando se es último en la clasificación , sin tener todavía un recambio, no deja de ser un riesgo.

Los amarillos dispararon una vez a puerta contra los valencianistas -el gol- y dos frente a los 'armeros' -el tanto y un tiro intrascendente-. Además, sólo lanzó dos balones fuera de los palos, uno en cada encuentro. Sin duda, un bagaje escasísimo impropio de un equipo con expectativas de salir de los puestos de descenso. El sello de Jémez, ese estilo de juego de ataque total, todavía no está marcado. El propio técnico lo reconoce y lo lamenta. Y arguye que primero tiene otra tarea que solucionar: los regalos defensivos.

La decisión de echarle

Jémez explicó que los motivos para descartarle no sólo a él, sino también a Oussama Tannane, eran "mayormente deportivos", sin embargo, dos retrasos de ambos futbolistas en el primer día del nuevo entrenador como máximo responsable fueron el detonante de su expulsión. El francés y el marroquí llegaron tarde a coger la guagua para acudir a El Hornillo junto al resto para entrenarse y también a la cena en el hotel ese mismo día, en la primera noche de la concentración. Paco consideró esos actos como indisciplina y los expulsó.

Pero quizá no recordaba que en Loïc Rémy tenía a su máximo exponente a la hora del gol. O puede que los retrasos sólo fueran una excusa para quitárselos de encima. En cualquier caso, ninguno de los dos descartados pareció tomárselo demasiado mal, según las palabras del director general deportivo Toni Cruz, quien afirmó que habían asumido su nueva situación de una manera "ejemplar".

Lo cierto es que la UD, que aceptó la decisión de Jémez, como también le dio el poder para fichar a Gaby Peñalba y a Alejandro Gálvez, sólo cuenta con Jonathan Calleri como única alternativa para la delantera y ya no tiene en sus filas a un jugador por el que se pelean muchos equipos de Europa.

Durante su estancia en Las Palmas, Rémy sumó cinco goles en Liga y uno en Copa y llegó a ser el futbolista con mejor promedio entre goles marcados y minutos jugados tras el encuentro frente al Celta de Vigo (2-5). Además, tiró 16 veces entre los tres palos en el torneo liguero, uno más que Calleri, que ha disputado los 18 partidos. La media del delantero francés es, por tanto, de 1,3 remates por encuentro, sólo dos décimas por debajo del registro de todo el equipo en estos dos últimos partidos.

Los registros ofensivos de Rémy no son los únicos que contrastan con el inicio de Paco, sino también los del propio equipo en su faceta ofensiva. Sólo por contabilizar los remates durante los cuatro choques anteriores a la 'era Jémez', con Paquito Ortiz, se concluye que la UD atacaba más. Contra el Betis, tiró siete veces a puerta y cuatro fuera. Frente al Alavés, uno entre palos y tres lejos. Ante el Espanyol, cinco y seis, y contra el Getafe, seis y nueve. Al nuevo técnico le queda mucho trabajo por delante.

Compartir el artículo

stats