Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El estadio / Debut en el platillo volante

Un ovni de 310 millones de euros

La UD, que no bate al Atlético a domicilio en Primera desde 1969, busca profanar el Wanda, donde solo han ganado Chelsea (Champions) y Sevilla (Copa)

Wanda Metropolitano. laprovincia.es

Con una capacidad para 68.000 espectadores, la UD juega su primer partido oficial en el recinto futurista colchonero -desde las 15.15 horas-. Es la sede la final de la Champions (2019) y ostenta la categoría de cuatro estrellas por la UEFA. Lo que era La Peineta, donde los amarillos se midieron a Rayo y Atlético B, se levanta un platillo volante que marca la nueva tendencia de estadios futuristas. Stamford Bridge (para 2021 y con un coste de 850 millones), San Siro (2020, 200 'kilos'), Camp Nou (2022, con una inversión de 600 ) o Anfied en Liverpool (2022, y desembolso de 126) se 'Wanderizan' con platillos volantes.

Noventa minutos en el platillo volante de los 310 millones de euros. El Wanda Metropolitano, el nuevo feudo colchonero desde el 16 de septiembre, tras la mudanza y cerrar el Calderón, espera esta tarde a la UD -desde las 15.15 horas-. Será el debut amarillo en un estadio que será sede de la final de la Champions, el próximo mayo de 2019.

En enero de 2016, el bloque isleño, dirigido por Quique Setién, disputó su primer partido oficial en el nuevo San Mamés ante el Athletic Club de Bilbao (2-2). Los goles de Tana y Vicente Gómez pusieron la nota de glamour en el otro platillo volante de la liga del caviar.

Con cuatro estrellas de la UEFA, se trata de un feudo imponente, con capacidad para 68.000 fieles.

El 16 de septiembre, el Atlético completó el bautizo en el Wanda ante el Málaga (1-0) en Liga. Luego trituró al Sevilla (2-0) en la competición doméstica pero cayó ante el Chelsea en Champions (1-2). Barça (1-1), Villarreal (1-1), Qarabag (1-1) -en la cita continental- y Real Madrid (0-0) arrancaron un empate. Roma (2-0), Elche (3-0) -Copa-, Real Sociedad (2-1) y Alavés (1-0) cayeron bajo el influjo del Wanda.

Getafe (2-0), Lleida (3-0), con gol de Vitolo, y segunda debacle en duelo oficial ante el Sevilla (1-2), en esta ocasión en Copa. En el último combate: tablas con el Girona (1-1). Solo dos derrotas para los del 'Cholo' Simeone tras la mudanza a su fortaleza de ostentación y derroche.

Pero la UD apela a la épica. Busca dinamitar una gran plaza. El hogar de uno de los tres grandes -Real Madrid, Barça o Atlético-. Es la gran asignatura pendiente de los isleños en Primera. El pasado enero se impusieron (2-3) al Atlético pero fue en la Copa del Rey. La última gesta liguera en el feudo colchonero se remonta al 21 de septiembre de 1969. En el Manzanares, el cuadro grancanario, dirigido por Molowny se impuso (1-2), gracias a los tantos de León y Trona en la segunda jornada. Porque cabe reseñar que la UD no ha logrado la victoria en el Santiago Bernabéu en el torneo de Liga y en el Camp Nou, el último gramo de gloria fue en 1971.

Asientos de cuero

El Wanda es uno de los mejores teatros del balón del planeta. Tiene capacidad para congregar a 4.000 fieles más que el Calderón, recinto rojiblanco en los últimos 50 años. El cambio de emplazamiento ha disparado la euforia. Simeone y el Wanda son una industria de abonos: 54.000. 34.000 más que la UD.

Pero la orgía de ilusión ha terminado en histeria. Dos eliminaciones: Copa y Liga de Campeones.

Bajo este clima de incertidumbre, la UD pisa el ovni. El estadio supuso una inversión de 310 millones, 250 de la construcción y 60 de la parcela. ¿Qué hay en la fortaleza del glamour? Una imagen de Luis Aragonés, a la salida del vestuario local, y otra del argentino Simeone, en el visitante, estarán presentes.

El vestuario local, tiene un escudo gigantesco en el techo, taquillas de madera y asientos de cuero. Parece el vestuario de un equipo NBA -como se desprende de las diferentes imágenes de la web del club-.

Mástil de 40 metros, una bandera de 300 metros cuadrados y un paseo de leyendas con 553 futbolistas que han superado los cien partidos -de Adelardo Rodríguez, con 553, al belga Carrasco (121)-.

El terreno de juego está a quince metros por debajo de la superficie. La alfombra tiene 440 rollos de césped de 15 metros. El 96% de los asientos están cubiertos.

Las butacas son de polipropileno soplado sobre un soporte de acero y resistentes al fuego y radiación ultravioleta. Sobrevuela una cubierta de 46.500 metros cuadrados.

Sistema de iluminación de 16 millones de colores. Primer campo del mundo con luces LED al completo, 4.000 plazas de aparcamiento y cobertura de banda ancha móvil. A este palacio de la opulencia, llega la UD para hacer historia y quedarse con las llaves del ovni atlético.

Compartir el artículo

stats