Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La permanencia, cosa de cuatro

La UD, sobre el papel, tiene mejor calendario que Levante, Dépor y Málaga para salvar la categoría

Tana se lamenta por uno de los goles encajados ante el Levante en la primera vuelta en el Gran Canaria. QUIQUE CURBELO

El partido de la UD contra el Barcelona no terminó con el pitido final de Mateu Lahoz. Lo hizo cuando, media hora más tarde, concluyó el del Levante en Mendizorroza, porque de aquí a final de temporada lo que hagan los rivales directos de los amarillos en la lucha por mantener la categoría va a importar tanto como su propia actuación. Las Palmas, por tanto, no sólo va a jugar sus encuentros, sino también los del cuadro granota, el Deportivo de La Coruña y el Málaga. Sólo uno de los cuatro conseguirá la ansiada salvación. La permanencia es cosa de cuatro.

El hecho de que una guagua entera llena de aficionados cantara el gol de Víctor Laguardia -minuto 90- que daba la victoria al Alavés sobre el Levante no es más que el fiel reflejo de que importa mucho que el enemigo pierda. También se habrán escuchado gritos desde los coches que se alejaban del Gran Canaria. Incluso alguno se escapó entre los periodistas en la sala de prensa y en la zona mixta del Estadio. Lo que hagan los tres rivales de la UD ya forma parte de las preocupaciones diarias de los seguidores en estas últimas 12 jornadas.

Y sólo importan sus resultados porque el quinto por la cola, el Leganés, está demasiado lejos, a 10 puntos, y se presupone que, salvo derrumbe total, conseguirá los necesarios para salvarse. Tiene 30, los mismos que la Real Sociedad, uno menos que Alavés y Espanyol y dos menos que el Athletic Club. Las Palmas no está invitada a esa guerra. En cambio, deberá librar otra, mucho más cruda, con el Levante, que tiene los mismos 20 puntos, el Dépor, que cuenta con 18, y el Málaga, hundido con sólo 13 en 26 partidos.

Como punto de partida, que a la vez sirve de ánimo y esperanza para los cuatro, todos dependen de sí mismos para seguir en Primera. Con 12 partidos por jugar, cualquiera tiene todavía la posibilidad de salvarse por méritos propios y no por ayudas de los demás. Conocida esa premisa, la diferencia a la hora de conseguir el objetivo radica en el grado de dificultad que va a tener cada uno y que viene marcado por el calendario.

Enfrentamientos directos

Buena parte del destino de la UD dependerá de lo que sea capaz de hacer en los dos enfrentamientos directos que tiene, primero en el campo del Deportivo dentro de tres jornadas, y luego, dos semanas después, en el del Levante. En ese par de partidos, uno en Riazor y el otro en el Ciutat de Valencia, los amarillos podrían dar un salto porque la posible victoria no sólo significaría sumar tres puntos, sino que el contrario no lo haría.

Además, el triunfo en esos dos encuentros cobra todavía más importancia si se tiene en cuenta que tanto los blanquiazules como los granotas consiguieron ganar en el Gran Canaria, por lo que el golaveraje lo tienen bastante encarrilado a su favor. El cuadro entonces dirigido por Cristóbal Parralo venció a Las Palmas por 1-3, mientras que el de Juan Ramón López Muñiz lo hizo por 0-2. En ambos encuentros, Pako Ayestarán ocupaba el banquillo de la UD.

A priori, los amarillos son los que tienen el calendario más favorable, toda vez que sólo tiene que enfrentarse a dos de los seis primeros -Villarreal y Real Madrid- y, además, en casa. Los de Paco Jémez afrontan, por tanto, una recta final en la que se las verán con equipos teóricamente de su nivel, a pesar de la diferencia clasificatoria.

El Málaga, por su parte, tiene un camino muy parecido al de la UD, ya que se enfrenta a los mismos rivales pero dos semanas después. Aún así, Las Palmas también sale beneficiada, porque mientras que los boquerones tienen que jugar contra Leganés y Barcelona, los canarios lo harán ante Eibar y Girona.

El Dépor, el que peor lo tiene

No hay duda de que el Deportivo de La Coruña de Clarence Seedorf es el que tiene peor calendario, puesto que todavía ha de enfrentarse contra cinco de los seis primeros clasificados, que son el Barcelona, Atlético de Madrid, Valencia, Sevilla y Villarreal. Por si fuera poco, se le suman dos salidas muy complicadas: San Mamés y Balaídos, esta última con el derbi como dificultad añadida.

El Levante, por su parte, lo tiene algo mejor que los coruñeses, ya que sólo ha de jugar contra Atlético, Sevilla y Barça. Así pues, sobre el papel, puede concluirse que la UD es la que más fácil lo tiene para salvarse, seguida del Levante, mientras que, por el contrario, el Dépor es el que más difícil lo tiene, junto al Málaga. En cualquier caso, la permanencia es cosa de esos cuatro equipos y los enfrentamientos directos serán decisivos. Hasta entonces, Las Palmas seguirá jugando en varios campos.

Compartir el artículo

stats