El regreso de los mercenarios que silenciaron a la leyenda Messi. Vuelve la legión del camuflaje. La dictadura de la mancuerna reta al Celta de Vigo de Unzué para reventar los grilletes del descenso (20.00 horas, Gol TV). Aferrados a la furia y al rigor. Del Gran Canaria a Balaídos. Entre la épica y la urgencia. Y sin Calleri. Objetivo: acabar con la maldición de los 175 días -que suman los amarillos sin ganar lejos de la Isla- y escapar de la zona diabólica cinco meses después. Desde el Barça-UD del '1-O', las tinieblas se han apoderado del escudo. Pero el tropiezo del Levante vuelve a abrir la ventana.

El conjunto de Jémez, obligado a improvisar en la demarcación de cañonero por la baja por sanción de Calleri -siete dianas, 26 batallas-, se decanta por Erik Expósito. El pistolero del filial, que afronta su cuarto duelo en la máxima categoría, lidera las quinielas. Con Emenike en la última fase de su recuperación, la segunda opción es Ezekiel (citado). El nigeriano pasó de puntillas ante Sevilla y Leganés. Calamitosa aportación que enciende el debate de la efectividad de la comisión deportiva para brindar herramientas mortales al proyecto tras la espantada de Rémy al Getafe.

Tras el empate del Levante ante el Espanyol (1-1) y el despido del preparador López Muñiz, arde el imperio granota. Un psiquiátrico. En esa melancolía, la UD debe responder con determinación. Solo la victoria permitiría a los de Jémez superar a los valencianos y afrontar las últimas once jornadas con ventaja en esta cruzada por lo imposible.

29 motivos para la angustia

Junto a la baja de Calleri, cabe sumar las de Pedro Bigas, Peñalba, Jairo, Dani Castellano, Emenike y Momo. Con una lista de 19 futbolistas -a descartar uno-, Jémez da un golpe sobre la mesa y cita a dos canteranos como Erik y Benito Ramírez.

¿Lucirán la etiqueta de titulares y relegarán a Ezekiel al banquillo? ¿La cantera pasa por encima de los fichajes? El estratega de la UD es implacable. Jairo y Nacho Gil pasaron del verde a la grada. Su aterrizaje en enero como puñales de fuego lleva camino de acabar en broma macabra. Nada de nada. Falta ese perfil de mimbre vertical y explosivo.

El suspense vuela de la demarcación de nueve a la de extremo zurdo. ¿Gil o Benito? La presencia del aldeano escenifica el grado de desesperación de Jémez. Un frente ofensivo con los platanitos del filial de Juan Manuel Rodríguez, de inicio ante Aspas y Maxi, es solo la muestra de la mutación del proyecto más glamuroso de la UD, que se inició con Viera, Vitolo y Rémy.

Mirar a la otra trinchera celeste es una sobredosis de heroína. Un viaje hacia la muerte. Perturba la dupla Iago Aspas (16 goles) y Maxi (13 dianas). Los dos artilleros del conjunto vigués tienen diez tantos más que toda la UD Las Palmas (19).

Solo tres equipos han logrado ganar en Balaídos: Real Sociedad (2-3), Atlético de Madrid (0-1) y Villarreal (0-1). Y un camino triunfal en Balaídos: cinco victorias y cuatro empates. Los de Unzué son una apisonadora. A falta de doce jornadas -36 puntos-, la UD precisa de una racha bendita para dar el triple salto mortal. Si los amarillos este nivel de puntuación acabarían con 29. Insuficiente para besar la gloria, que está fijado en torno a los 38. Es preciso sumar seis victorias. Esta noche, en el infierno celeste, con un ataque de circunstancias, se busca clonar la hazaña de congelar a Messi. Ahora, toca lidiar con Aspas.

Con la mejor versión de Leandro Chichizola de la temporada -brillante ante Athletic y Barça-, Macedo, Gálvez, Ximo Navarro y el Clavagallinas Aguirregaray conforman la línea defensiva. El último tanto que encajó la UD de visitante se remonta al 28 de enero en el Wanda.

Thomas, en el 88', superó a Chichizola en el Metropolitano en el (3-0) y puso el cronómetro en marcha. Ya son 182' sin encajar un tanto como visitante, para una UD que ha recibido 53 dianas -el segundo más batido-. Athletic Club de Bilbao en San Mamés y Leganés en Butarque se quedaron a cero. Se estrellaron en la muralla tropical. Solo Villarreal y Atlético de Madrid han salido airosos del bombardeo celeste en Balaídos. La furia de Jémez, a examen.

Vicente y Etebo portan el timón. Liderazgo y un pulmón eterno. Tana y Alen Halilovic van a más y son fijos en el nuevo frente ofensivo. La metamorfosis de Erik Expósito.

Con la baja por lesión de Fontás, Unzué ofreció la lista de 19: Rubén, Sergio, Mallo, Gómez, Cabral, Roncaglia, Jonny, Mazán, Lobotka, Radoja, Tucu, Wass, Jozabed, Brais Méndez, Mor, Aspas, Boyé, Sisto y Maxi. Con 35 puntos y el (2-5) de la primera vuelta en Siete Palmas enel aire, los vigueses son favoritos ante la legión indescifrable. Jémez y la ecuación de la mancuerna. Nuevo guiño a la épica para huir del fango.