Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La configuración del nuevo proyecto

Míchel Macedo se ve fuera de Las Palmas

El club no le ha ofrecido renovar y el brasileño ya no confía

Míchel Macedo, lateral derecho de la UD, defendido por Casemiro -con Bale al fondo- durante el partido entre Las Palmas y Real Madrid esta temporada.

Míchel Macedo, lateral derecho de la UD, defendido por Casemiro -con Bale al fondo- durante el partido entre Las Palmas y Real Madrid esta temporada. QUIQUE CURBELO

Míchel Macedo no confía en quedarse en la UD Las Palmas, aunque no le importaría. El brasileño cree que su futuro está fuera de la Isla porque el club todavía no se ha puesto en contacto con él para hacerle una oferta de renovación, ni durante la temporada ni una vez concluido el campeonato. Sin embargo, querría seguir, aunque con condiciones. El jugador consideraría normal una reducción de su salario porque los ingresos de la entidad disminuirán con el descenso del equipo, pero a cambio pediría una vinculación por un mínimo de tres campañas.

Pero Macedo considera que la UD no va a hacer una propuesta que le satisfaga y es por ello por lo que se ve fuera. Su razonamiento es que si no lo hizo cuando mejor estaba a nivel deportivo, no lo hará ahora que él y todos los futbolistas de la plantilla se han devaluado después de bajar a Segunda División. Esa realidad, pese a todo, no le hace perder la esperanza. El lateral está muy contento en Gran Canaria y espera que la nueva dirección deportiva y secretaría técnica reconsideren su postura y al menos le propongan algo.

Ofertas no le van a faltar. El brasileño tampoco aceptará una reducción salarial drástica porque sabe que tiene un destino asegurado el próximo curso, aunque todavía no sabe dónde. Prefiere quedarse, siempre si es por tres temporadas o más, pero tampoco a cualquier precio. Mientras su resuelve su próximo destino, el jugador disfruta de unos días en el sur de Gran Canaria junto a su familia y en los próximos días se marchará de vacaciones a Brasil, donde esperará que su representante, de Stellar Group, le ponga sobre la mesa las diferentes proposiciones.

Nada concreto de Primera

A pesar de que en las últimas semanas ha habido rumores de que el futbolista ha sido tentado por equipos de Primera División como el Real Betis o el Levante UD, a Macedo no le consta ninguna oferta en concreto, aunque sí reconoce que ha habido interés de varios clubes por hacerse con sus servicios porque así se lo han transmitido sus agentes.

En cualquier caso, no tiene prisa y esperará por algo que le satisfaga. Toda vez que termina contrato con Las Palmas, cualquiera que se lo quiera llevar le recompensaría con un gran sueldo dado que no tendría que pagar nada por él, aunque bien es cierto que alguno ya podría haberlo hecho desde el 1 de enero y no ha ocurrido.

Míchel firmó una vinculación de dos años con la UD en el verano de 2016 después de quedar libre procedente del Almería, donde jugó dos cursos (2014-16) en su segunda etapa con los andaluces. Los representantes del brasileño, avalados por el gran nivel mostrado por el jugador en sus primeros meses de amarillo, se reunieron con el club a mediados de la 16-17 con el objetivo de revisarle el contrato, pero Las Palmas prefirió esperar.

Macedo sorprendió a muchos desde el inicio. Ya en la pretemporada demostró que iba a ser un futbolista indiscutible en el equipo titular de Quique Setién, que avaló su fichaje y le convirtió en un fijo. El cántabro, que en su primer curso en la UD optó la mayor parte del tiempo por situar a un central como David García en la posición de lateral buscaba un lateral, por delante incluso de David Simón, necesitaba un lateral derecho técnico y profundo para reforzar el estilo.

De más a menos

Y el de Río de Janeiro no defraudó. En la campaña 2016-17 jugó 25 partidos y repartió cuatro asistencias de gol gracias a sus innumerables subidas al ataque, que dotaban a la UD de un recurso muy propio de los equipos de Setién. Una lesión en el tendón de Aquiles a mediados de febrero le impidió participar en siete encuentros, y ya cuando regresó, el equipo se encontraba a la deriva después del anuncio del santanderino de que abandonaba el banquillo una vez terminara el campeonato. En ese tramo, él y todos perdieron buena parte del prestigio que se habían ganado con su buen hacer en la primera mitad del curso.

El nivel de Macedo ha empeorado en la 2017-18. El brasileño regresó de las vacaciones en el mes de julio en un estado de forma muy bajo y tardó en recuperar el tono del año anterior, aunque realmente nunca llegó a evidenciar ni una cuarta parte del potencial que había demostrado. La falta de ritmo con respecto a sus compañeros le llevó a ser suplente en las dos primeras jornadas, aunque luego recuperó la titularidad y fue un fijo para los cuatro entrenadores. Incluso, llegó a ser capitán en el choque frente al Getafe hace algo más de dos semanas.

Ahora el jugador se ve fuera de la UD porque nadie le ha llamado y no cree que le propongan algo que le guste. Entiende que debe bajarse el sueldo, pero quiere tres temporadas.

Compartir el artículo

stats