Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista | Quique Setién Solar

"La UD son los sentimientos y está por encima de las personas"

"¿Cruz y Helguera? Yo como técnico si pierdo cinco partidos me tengo que marchar", responde el entrenador del Real Betis y extécnico de la UD Las Palmas

Cumple un año de su aterrizaje en el Betis. Clasificación para Europa, equipo revelación...¿De qué se siente más orgulloso?

Me siento orgulloso no de los resultados ni de cumplir objetivos, sino de que realmente me reconozcan la mayoría de aficionados que disfrutan del fútbol y siguen al Betis. Perciben que el equipo juega bien. Es la consecuencia y vía para conseguir resultados.Lo primero es que los futbolistas den lo mejor y que entiendan lo que les pedimos. Así se traduce en el campo. Trato de construir un equipo con identidad, que sobre todo sea reconocible.

No saca pecho...

Nunca lo hago, solo soy una parte. No es correcto que el éxito o fracaso se centre en uno. Hay muchas personas. Lo triste es que muchos se apunten al éxito y pocos levanten la mano en el fracaso. En esa parte siempre paga el mismo pero se asume.Tampoco me gusta que se centre en una persona o el entrenador. Cuando llega un fracaso, todo se enturbia y la cuota de responsabilidad del técnico es muy importante. Hay poca claridad en los fracasos y te cesan. Lograr objetivos o tener fracasos nunca es culpa de uno.

En su catálogo de frases lapidarias patentó una famosa: ´La UD me sacó del paro´.¿Y er Betis´?

Me dio la oportunidad de conocer otro equipo, con una dimensión totalmente diferente y un estilo de vida, así como filosofía, radicalmente opuesta. Hay que estar ahí, para conocerla; esa pasión, que para un hombre del norte como yo que es más frío, ha sido toda una experiencia que se irá ampliando con el tiempo. Cuando fui al Betis, tenía un bagaje con Lugo y UD.Y un recorrido, eso me ayudó para ampliar curriculum e ir corrigiendo errores.

Del Betis arrollador a la UD del terror. ¿Cómo ha vivido la catarsis amarilla, que acaba en descenso ante el mayor desastre estructural de la historia?

Lo he vivido con tristeza, tras dos años en la Isla, si exceptuamos los últimos meses [el 18 de marzo de 2017 anunció su salida], me identifico con la entidad en muchas cosas. Sentí y disfruté en una ciudad extraordinaria; fui tremendamente feliz con la familia.La UD nos brindó una magnífica oportunidad. El descenso me dio mucha pena, despues de todo lo que le costó a la entidad subir a Primera y de la imagen que transmitió el equipo en muchos partidos con un gran número de jugadores canarios. Ha sido triste ver cómo se desmoronaba todo en tan poco tiempo. Se lo dije al presidente, había que tratar de mantener la idea. En Sevilla, comencé un proyecto y he tenido que convencer a mucha gente.No solo hay que vivir del resultado del domingo, sino trabajar por algo que dure más.

De su obra en la UD, ya no queda ni el marco del cuadro. El lienzo fue devorado por las llamas. ¿Reconoce el escudo?

Sientes tristeza, sé de las dificultades que entraña conseguir algo sólido en el fútbol. Esto que ha pasado en la Isla ya sucedió en el Racing de Santander, que está en Segunda B. Zaragoza, Valladolid, Dépor, Osasuna, Gijón, Oviedo...Todos afrontan el complejo reto de subir. Con afición y patrimonio, pero están en Segunda. Y luego ves a equipos como Huesca, Eibar, Getafe, Girona... Como se han consolidado en Primera. Otros lo intentan y no hacen las cosas bien, todo es urgencia, es rapidez. Nadie se para a pensar un poco, y tratar de hacer las cosas, no solo para hoy, sino para dentro de dos días. Eso te lleva a frustraciones y depresiones. Esto es lo que aconteció en la UD. Y lo que pasa en otros sitios, que ya hemos citado.

El descenso de Las Palmas fue producto del tsunami estructural. Y se veía venir...

Insisto, es difícil buscar un culpable. Cuando te clasificas para Europa [con el Betis]; valoras la estructura. Porque hay un presidente [Ángel Haro], que es el principal responsable de que hayamos entrado en Europa. Generó un clima y estructura extraordinaria, lo difícil es mantenerla. Los que estamos en medio, hasta el último ´mono´, estamos trabajando en la misma idea. Tratando de sentar bases que perduren en el futuro. En la UD hubo un problema y se cambiaron las cosas que funcionaban. Se hizo pensando que podía mejorar y se han equivocado. Sucede en muchos sitios. Debes empezar de nuevo, corregir errores y rodearte de gente que sepa. Es culpa de la cabeza, y si la cabeza no funciona, los pies, tampoco.

En mayo de 2017, cuando usted sale de la UD, se pregonó que la ´estructura tumbó a Setién´. Fue el final del pulso. ´Este equipo lo entrena cualquiera´, se aseguró en la zona noble del club isleño. Se esperó por De Zerbi y acabó Márquez. Comenzó el caos. ¿Se siente ganador moral?

Para nada, no soy revanchista. Nunca miro hacia atrás. No soy rencoroso, ni me desgasto en pensar lo que pudo pasar y no sucedió. Trato de no desgastarme, trato de no perder tiempo, tengo mucho trabajo. Tengo que concentrarme en el futuro (...) Lo que ha pasado, pasado está;que cada uno saque las conclusiones. No guardo rencor (...) Lo siento por los miles de aficionados, es la puta realidad. Es lo que me pasa, con el Racing de Santander, ya no me acuerdo ni de Piterman ni del otro [el empresario indio Ahsan Ali Syed]. Solo los que están ahora son los que tienen la posibilidad de cambiar las cosas en la UD. Que lo hagan bien, que tomen buenas decisiones, lo que ha pasado, pasó; y debe servir de lección. Cada uno tiene su manera de ver las cosas, sus prioridades. Ya se lo dije a Ramírez, para hacer lo que yo quiera,debo comprarme un club. He encontrado pocas personas que tengan las cosas tan claras ante sus desafíos como yo en un club (...) Te tienes que poner por encima de la prensa, de los fracasos puntuales, de mucha gente que te piden resultados inmediatos para mañana. Nadie piensa más allá del resultado del domingo. Yo les decía a mis jugadores del Betis: ´No importa lo que pase hoy o mañana. Lo que importa es lo que pase dentro de dos meses´. Lo realmente importante es: si seguimos creyendo en esto. Cada vez que se cambia de entrenador, cambia la idea. Es un despilfarro tremendo.

¿Qué opina de las salidas de Toni Cruz -exdirector deportivo- y Luis Helguera -exsecretario técnico- del club amarillo?

Yo como entrenador no hubiese durado tanto en un club si no acierto en las decisiones que tomo. Ellos son una parte más. No sé los consensos que existen a la hora de fichar jugadores. Uno tiene que asumir la responsabilidad de lo que decide. No sé si hay motivos o no, después de todo lo que ha pasado, y las decisiones que se han tomado, pero lo que está claro es que no se ha acertado. Y que eso tiene que tener una consecuencias; no sé si tienen que ser tan drásticas. Sé que si me equivoco y pierdo cinco partidos, me tengo que marchar.

¿Toni Otero es la solución?

Ojalá sea así, a la gente hay que cambiarla, echan a uno, viene otro. Lo importante es acertar, seleccionar bien. Es una responsabilidad del jefe, de la cabeza, del que decide a quién poner. Acertar en la estructura es muy importante.

Los ejecutivos de la UD se defienden del desastre, dicen que el club es presidencialista. ¿Ahí está el problema? ¿Es por Ramírez?

Lo que le ha pasado a la UD; lo he visto decenas de veces. Ya es recurrente. Siempre pongo el ejemplo de mi casa [Racing]. Al final, nunca sabes de quién es la culpa. Hay que tomar decisiones y todo el mundo piensa que esto es muy fácil de gestionar. Pero no es así. Esto es muy complejo; un club de fútbol es tremendamente complejo. La gente que lleva más años en esto se equivoca, nos equivocamos. Y decidir situaciones: qué jugadores se tienen que ir, qué jugadores voy a elegir, quiénes se van a adaptar, con qué idea voy a contratar...Es muy difícil de acertar. Si no lo haces con rigor, si te mueves a impulsos: será mucho peor. Si haces caso a amigos, que saben menos que tú, estás perdido.

¿Volvería a la UD?

Es muy difícil, ahora mismo, la UD va a necesitar tiempo para recupera el estatus. Segundo, tengo unos años, no estaré toda mi vida en esto. Quiero volver a mi tierra, a mi casa. Pero en el fútbol es difícil que las circunstancias se repitan.

¿Qué le transmitiría al aficionado del club grancanario?

Lo que percibía cuando no me gustaba lo que veía. Entras en un conflicto enorme con los sentimientos del equipo del alma. Sentimientos profundos. Pero la UD igual que el Racing , estará siempre por encima de las personas. Lo que hay que salvaguardar a todo a costa, es la institución. La institución son los sentimientos. Lo que eras cuando eras pequeño, cuando me llevaba mi tío al Sardinero. Eso es la UD para miles y miles de canarios, esto no se puede olvidar. Hay gente lamentándose, pero lo ideal sería que hubiese una comunión entre todos. El club, desde la parte que le corresponde, debe mostrar una sensibilidad real de convencimiento y ponerse a la altura de la gente que les apoya en el campo. Que lleguen hechos, que haya intención de querer hacer bien las cosas.

¿Qué le diría a Miguel Ángel Ramírez si estuviese aquí?

No tengo nada que decirle. Ya hablamos muchas veces. Me comportaría como siempre hice; diciéndole las cosas a la cara y con sinceridad absoluta. Entiendo que él sí tendría algo que decirme. Pero no pienso en Ramírez, ni estoy resentido. No gasto energía. Ya se habrá dado cuenta de que algunas cosas las tenía que haber reconsiderado.

¿Qué lienzo le seduce más: el de la UD que bailó al Madrid en 2017 o el del Betis que goleó al Sevilla en el Pizjuán?

Los dos. Con el Betis había otro tipo de futbolistas, aquí en la UD se reunieron cuatro jugadores de mediocampo. El centro del campo dice mucho del funcionamiento de un equipo. Eran Roque, Vicente, Viera y Tana. Cuando conseguimos que se asociaran, entendieron muchas cosas. Son jugadores, de un punto de genialidad, de soberbia, de falta de rigor, de capacidad para inventar y de ser ellos mismos...

Anárquicos.

Les da igual, piensan que están jugando en el patio del colegio. Salen a jugar para hacer lo que sienten y no guardan mentalmente las órdenes que reciben.

Competir liberados.

Estos futbolistas están contados con los dedos de las manos. Se sobreponen a los entrenadores. Le decía a Viera: ´No hay que perder el balón´. Jony perdía ocho pero te hacía esas cuatro jugadas que eran la hostia. Si las tiene que fallar, tenían el punto de genialidad de hacerlo en el patio del colegio. Yo era un jugador más disciplinado, sin embargo, ellos tenían el punto de ´salgo al campo a divertirme, no a ganar´. Y esto en el Betis no lo tenemos. Aquí son más disciplinados, a base del esfuerzo, lo entienden. Son capaces de jugar bien, pero no tienen ese punto de genialidad de la UD.

En Sevilla pasó de estar en la calle a Dios de Heliópolis. ¿Cómo mantiene la calma? Le metió cinco al eterno rival...

Todo tiene un porcentaje de mérito. Solo pienso en verlos felices. No pienso en los éxitos. Me centro en el partido siguiente. Sé lo que es el fútbol, hoy eres muy bueno, y luego pierdes contra el Cádiz y te quieren echar. El fútbol es esto, mantengo una coherencia. Cuando va bien, o va mal. Le digo una cosa, no puedo ganar siempre, pero tampoco voy a perder siempre. Mi estado de ánimo no fluctúa con la pasión de Sevilla. Debes controlarte.

Frío como el hielo...

No soy frío.Son muchos años con derrotas y victorias. No te quedas ni con unas u otras, no te instalas permanentemente en el éxito o fracaso. Son rachas, no hay nada más.

Salvó a Tana del ostracismo. A Vicente le dio la vida. Y en el Betis, patentó el descubrimiento de los Júnior, Loren, Francis, Fabián...¿Qué hay que hacer para detectar el talento y mantenerlo?

La valentía viene en que no pienso en que me van a echar. No ver más allá del partido siguiente. La inmediatez no es buena, soy un hombre de reflexión, de pausa. Me lo dio el ajedrez. No ver las jugadas ahora, sino como va a estar el tablero en ocho movimientos. Eso te ayuda a tomar decisiones. Debes mirar más allá del que está jugando. Y ponerlo [al canterano]. Aunque me puedan echar ese domingo...

¿Con qué futbolista Betis juega al ajedrez?

Con ninguno. Fabián sabe mover las piezas, en la pretemporada me pondré con él y el tablero.

¿Qué hará con Rubén Castro?

Es una leyenda en el beticismo, ha tenido un comportamiento ejemplar como el primero. Tuve muchos delanteros, no fue fácil ponerle.Buscamos ese momento para fuese el máximo realizador.

¿Cómo explica la Primera de los modestos con Girona, Getafe, Lega, Eibar, Huesca o Levante?

Es para reflexionar. Me llama la atención. En la mejor liga del mundo hay seis equipos sin peso histórico. Javier Tebas [presidente de la Liga] preferiría equipos como el Cádiz que metan 25.000 almas. Así como esa lista de instituciones con solera pero que están en Segunda.

¿Quién pagará en China por ver un Huesca-Girona?

Exacto, pero yo estoy encantado. Pero es preciso hacer una reflexión para el futuro de esta situación.

¿Renovará el abono del conjunto amarillo tras el descenso [Tribuna y pagado de su bolsillo: 800 euros]? Ahora es gratis...

Por supuesto. Seguiré como renové el de Racing y el del Betis cuando me vaya. Me muevo por los sentimientos. Me apetece ser socio de la UD, siempre invitaré a la gente a que se acuerde de Las Palmas. Deben apoyar al equipo. Es muy importante para el club y la institución.

A modo de eslogan, que la Isla bese el amarillo...

Claro, es muy triste abandonar a tu equipo. Por supuesto que lo renuevo. Entras en un conflicto enorme. Veía al Racing y me preguntaba: ¿por qué me abono? Con los años me arrepentí [de no hacerlo]. Hay que estar a las duras y a las maduras. La UD es una institución con 68 años. El Racing tiene 105 años de vida y está en Segunda B.

Compartir el artículo

stats