Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista | Juan Cala

"Tengo una deuda moral con Manolo Jiménez"

Juan Cala, nuevo fichaje de la UD Las Palmas, ayer en las instalaciones de El Hornillo, en Telde.

Juan Cala, nuevo fichaje de la UD Las Palmas, ayer en las instalaciones de El Hornillo, en Telde. YAIZA SOCORRO

¿Qué tal sus primeros días en Gran Canaria?

Muy bien. Desde el primer día el grupo me ha acogido bastante bien. Algunos nos conocíamos de otros equipos, como son los casos de Deivid y Fidel. No sé cómo habrán estado en años anteriores, pero lo que yo estoy viendo aquí es un grupo humano muy bueno que está trabajando muy bien y con muy buen ambiente. Todo eso invita al optimismo.

Llevaba sólo cuatro días de entrenamiento y jugó en Tunte y al día siguiente contra el filial. Parecía como si el verano no hubiera pasado por usted. ¿Es así?

Bueno, los profesionales cada vez se cuidan más. No es como antiguamente, que en vacaciones se dejaban ir y llegaban con 15 o 10 kilos de más. Ahora suelen cuidarse en vacaciones y entrenar. Cada uno hace lo que le viene bien e intenta llegar de forma óptima a la pretemporada.

¿Se le va a ver siempre con la intensidad con la que jugó los primeros dos amistosos?

Desde el momento en que pierda la intensidad en el trabajo no seré yo. Es cierto que una de mis características es la intensidad y si la pierdo bajaré mi potencial una barbaridad. He venido aquí para ayudar y mi forma de hacerlo es dar el cien por cien en cada jugada.

¿Le sorprende que esa intensidad no se haya traducido en más expulsiones a los largo de su carrera? Lleva siete en 11 cursos.

No soy un defensa de muchas tarjetas, aunque sí es cierto que las amarillas son más fáciles de sacar. Voy con intensidad, pero con la nobleza de querer ganar el balón para ayudar a mi equipo. Soy intenso y un poco tocapelotas, por así decirlo, pero no agresivo".

¿Juan Cala está llamado a ser uno de los líderes del vestuario?

No. Aquí hay muchos líderes que están por encima. Hay un capitán que lleva 16 temporadas en el club, está Momo, otros veteranos... A fin y al cabo soy un jugador más que viene a aportar su experiencia en el mundo del fútbol. El 70 u 80 por ciento del vestuario ha vivido al menos un ascenso en diferentes equipos y eso suma.

En su presentación pidió disculpas a los que pudieran haberse sentido ofendidos por su celebración del ascenso a costa del Tenerife. ¿Cree que se ha sacado todo de contexto?

Primero, la foto que sacan no es del playoff, sino de un partido de Liga, por lo que no tiene nada que ver una cosa con la otra. Yo creo que todo va relacionado con el hecho de que he firmado por el eterno rival y un año antes les he quitado el ascenso. Seguramente, si viniera otro jugador del Getafe también le culpabilizarían. Si alguien se ha sentido ofendido, que no sé por qué, le pido disculpas, pero no me preocupa. Si el eterno rival me tiene cierta inquina, pues problema suyo.

¿El derbi canario es un juego de niños comparado con el Betis-Sevilla?

No, es un derbi más. Aquí se vive con mucha pasión también. Todavía no lo he vivido, pero sí me sorprende que haya un derbi en pretemporada, porque un Sevilla-Betis sería inviable. La gente tiene pasión y no puedes tratar el partido como otro cualquiera. Todos quieren ganar al eterno rival.

¿Manolo Jiménez es el primero que le llama?

Bueno, yo eso no lo voy a decir. Es uno más. Al tener otras ofertas de otros equipos, sí es cierto que tienes que hablar un poco con todo el mundo. Con el que más he hablado ha sido con Toni Otero, porque es el director deportivo. ¿Por qué me he decidido por Las Palmas? Porque ha sido el equipo que más ha insistido para que yo esté aquí. He hablado con muchos equipos, unos de Primera y otros de Segunda, pero ya cuando tienes cierta experiencia y recorrido en el fútbol, te gusta estar donde la gente quiere que estés. El club ha apostado muy fuerte y ha depositado mucha confianza en mí. Ahora sólo me queda devolver esa confianza en el campo.

De todo lo que habló con Otero en esas conversaciones, ¿cuál fue el elemento que le convenció definitivamente?

Lo que he dicho, la insistencia. La negociación se rompió varias veces. Llegamos a decir: 'hasta aquí hemos llegado y aquí se queda'. Pero luego volvían otra vez a hacer un planteamiento nuevo. Antes de rescindir con el Henan Jianye ya me habían llamado Toni y el míster. A uno le gusta sentirse querido.

¿Siente que le debe una a Manolo Jiménez por haberle hecho debutar?

Sí, claro que se la debo. Manolo ha dado mucho por mí. Me hizo debutar en Primera División, ha sido muy exigente conmigo y eso me ha hecho mejorar. Tengo una deuda moral con él. Fue un punto importante en la negociación y a la hora de decidir. Cuando uno ya ha tenido varios entrenadores, sabe cuáles son los que le vienen bien y cuáles no. Estos entrenadores exigentes y que te exprimen al máximo a mí me vienen muy bien. Va a hacer que yo no me relaje en ningún momento. Creo que puede sacarme mucho partido y mejorar mi carrera profesional.

¿Se arrepiente de haber ido a jugar a China?

No. Yo no me arrepiento nunca de las decisiones que tomo. Tomé esa decisión porque era una irresponsabilidad para mi familia rechazar ese contrato. Tenía claro que iba a volver. No era una aventura de muchos años. Sabía que a los tres o cuatro meses podía volver porque así lo exigí en el contrato con el club chino. Es verdad que estaba muy cómodo en el Getafe, pero son decisiones que se toman por el bienestar familiar y ahora me toca empezar otra vez en el fútbol español.

¿Aprendió quizá que el dinero no lo es todo en la vida?

El futbolista dura una serie de años. Hay momentos de la vida en los que te tienes que decantar más por el proyecto económico que por el deportivo. Ahora prefiero lo segundo. Si me hubiera decantado por el proyecto económico no estaría en Las Palmas, estaría en China, en Turquía o en un equipo de Primera. Me he decantado por lo deportivo a largo plazo. Busco la estabilidad familiar y deportiva.

¿El 'tiqui-taca' es una mentira, como dice su entrenador?

Sí, yo considero que sí. Ya nos pasó en el Getafe. Empezamos con el tiqui-taca y en la jornada ocho íbamos penúltimos en Segunda División. Cambiamos de entrenador, nos dejamos de tonterías y al final subimos.

¿Cuál es el mejor estilo de juego en el fútbol?

Para la Segunda División, la portería a cero es fundamental. A mí no me gusta poner en riesgo el balón. Me gusta jugar la pelota, jugar al fútbol y tener la posesión , pero en campo contrario. No me vale manejar el 70 por ciento de la posesión cuando el 80 por ciento de los pases los damos los centrales. Oye, los centrales están para robar, cortar y dar salida de pelota, pero para hacer jugar al mediocentro, al interior o al mediapunta. Para eso estamos los centrales. Cuanto el equipo esté en ataque yo tengo que estar preparado para el contraataque del rival. No me gusta el patadón, pero tampoco los riesgos. Las Palmas recibió mucho goles el año pasado porque sabíamos que ponían en riesgo el balón en la zona defensiva. Tenemos jugadores de mucha calidad del medio del campo para adelante y ellos son los que tienen que jugar la pelota.

¿Ha intentado convencer a Dani Pacheco, compañero suyo en el Getafe? ¿Va a venir?

(Ríe). Eso lo tendrá que contestar Dani Pacheco. Está claro que yo con Pacheco tengo una estrecha relación y yo le transmito lo que hay aquí. Lo que hay es un proyecto muy ilusionante, con un grupo humano muy bueno y con unas infraestructuras muy buenas. Todo hace indicar que puede haber éxito. Ya él decidirá.

¿La Segunda División es tener una defensa fuerte y un ataque demoledor?

Todo es importante. Para estar arriba en Segunda División tienes que tener una buena base defensiva, pero eso no parte sólo de la defensa, sino que ese sistema defensivo debe empezar con la presión de los delanteros. No me vale lo de siete atrás, tres arriba y ya llegaremos. Debemos ser un bloque y conseguir que el balón no salga del campo contrario. Perder, robar el balón y otra vez atacar y agobiar al contrario. Tenemos una losa encima y es que somos el equipo a batir. Eso tendremos que gestionarlo bien en el grupo. Cuanto menos se hable del ascenso, mejor. Todos los partidos son finales.

¿Es religioso como el míster?

Sí.

¿Cuál es su Hermandad?

Yo también, como el míster, tengo la costumbre de meterme debajo del paso en Lebrija, mi localidad. Soy costalero y soy de la Hermandad de la Oración en el Huerto. Esa es la de Lebrija del Martes Santo.

¿Tiene algo en el contrato o apalabrado que le permita acudir a la Semana Santa sevillana?

Si yo en el contrato meto que el Martes Santo me dejen marchar a Lebrija me coge Toni Otero después de un mes y medio hablando y me mata (ríe).

¿Le gusta más la Feria o la Semana Santa?

Las dos cosas. Soy de Feria, de Semana Santa, del Rocío... Me gustan mucho las costumbres andaluzas. El Carnaval de Cádiz, por ejemplo, me encanta.

¿Tiene algún ritual antes de los partidos?

Tengo muchos. Depende de si me van bien o no. Siempre me visto igual. Además, el polo de paseo es lo último que me quito antes de ponerme la equipación y salir a calentar, y también intento salir de los últimos. Recuerdo que en el Getafe salía el último, pero una vez, por equivocación, salí el penúltimo y Jorge Molina el último, y ya estuvimos todo el año así porque empezamos a ganar y al final terminamos subiendo. Yo soy muy maniático. Por ejemplo, siempre juego con manga larga, pero si pierdo dos partidos, me la quito y juego con manga corta.

¿Manga larga en Las Palmas?

Voy a intentar que sí. En el playoff de ascenso, en pleno junio, jugué con manga larga, y en agosto también. Me la remango y ya está.

Compartir el artículo

stats