Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Doce caras nuevas en los banquillos

Media Liga arranca este viernes la Segunda División con nuevo técnico

La Liga 1,2,3 es una de las competiciones más exigentes del mundo. Prueba de ello es la apretada clasificación que asfixia a los 22 equipos que la disputan cada año. Con un margen de apenas 17 puntos entre el sexto, quien marca el playoff, y el decimonoveno, quien traza el descenso, la segunda categoría de nuestro fútbol es a menudo cruel y despiadada con los equipos que se duermen en los laureles. Casi como si de arenas movedizas se tratase, la clasificación se traga a los equipos que pierden cada jornada en un barullo de puntos que obliga a sacar la calculadora en numerosas ocasiones.

La 'media tabla' aquí no existe, un equipo que esté clasificado como décimo puede estar perfectamente a 6 puntos del playoff o a 7 del descenso, con lo cual, los cambios en los equipos durante el mercado estival suelen ser grandes y obligan a cambiar casi todos sus cromos, en algunos casos, para competir a este nivel.

No obstante, todo equipo necesita un entrenador que se posicione como un líder para darle una identidad a las escuadras en una liga estrictamente resultadista. Aquí no vale el juego bonito, en Segunda División o ganas o pierdes. Esto es algo que tienen muy en cuenta los clubes a la hora de firmar o rescindir a un técnico. Por ello, para esta temporada, hasta 12 equipos han apostado por un nuevo entrenador.

A reivindicarse en Segunda

Los recién descendidos de Primera División entran, a priori, en el cupo de favoritos para recuperar la categoría. Tras una pésima campaña, los tres equipos buscan aire fresco en el banquillo.

En Gran Canaria, el equipo amarillo ha elegido a Manolo Jiménez, quien llega tras una gran temporada en el AEK griego, donde ganó la Liga. El técnico ha declarado que tiene una idea clara de juego, que le gusta el fútbol con dos puntas. No obstante, declaraba también que se mostraría "flexible" de cara a lo que necesite el equipo en busca de resultados para ser el rival a batir.

En Coruña han decidido prescindir de Seedorf para darle el testigo a Natxo González. El técnico vasco abonó su cláusula de rescisión en una controvertida negociación para dejar el Zaragoza. El nuevo míster del Dépor es claro: "No me cierro solo a una posibilidad de juego, si queremos aspirar al ascenso, cuantos más registros tengamos, mejor", declaraba.

Por su parte, el Málaga se encomienda al entrenador que los ascendió por última vez en 2008 a Primera División: Juan Ramón López Muñíz, que estuvo muy cotizado en el mercado y también subió en 2017 con el Levante. Los andaluces han revolucionado la plantilla para volver lo antes posible.

Los grandes aspirantes

Los demás favoritos al ascenso llevan años peleando por una plaza en Primera. Con disparidad en la renovación o no de sus técnicos, seguirán siendo presumiblemente otros candidatos al ascenso.

En Soria sorprendía la marcha de su técnico Jagoba Arrasate tras estar cerca de un ascenso que les negó el Real Valladolid. López Garai, que llega tras desvincularse del Reus, será su sustituto al frente del Numancia.

El destino del propio Arrasate será Osasuna. Al aficionado rojillo solo le preocupa el ascenso, y en El Sadar se espera que el vasco le imprima a su equipo un estilo agresivo y con carácter, algo que el propio técnico ha dejado muy claro en la pretemporada.

El Zaragoza contará con los servicios del debutante Idiakez, quien ha dejado claro en la preparación que el equipo no va a perder la identidad. "Nuestro proyecto y el nombre de este club siempre irán de la mano con la Primera División", aseguraba.

En tierras asturianas el Oviedo renovó el pasado mes de junio a su entrenador Juan Antonio Anquela, uno de los más experimentados en la categoría. En el Carlos Tartiere ratifican al madrileño como el líder de un proyecto hecho para arañar de una vez los playoff.

Su vecino, el Sporting, vuelve a confiar en Rubén Baraja, que el año pasado le dio la vuelta al equipo tras el mal arranque con Paco Herrera. En El Molinón buscan repetir la promoción de ascenso.

A la expectativa

Estamos sin duda ante una de las mejores, si no la mejor, Segunda de la historia. Prácticamente todos los equipos han tenido un lugar entre los grandes. El objetivo de muchos otros clubes parece ser que no se definirá hasta diciembre. Con miras hacia al ascenso, no sorprendería que alguno de ellos terminase echando la vista abajo en una categoría tan competida.

En enerife, como capitán del barco seguirá Joseba Etxeberría. Los blanquiazules han dejado al vasco continuar en su labor. Con él al mando, el 'Tete' firmó números de ascenso el pasado curso tras el mal comienzo de Martí. El conjunto insular buscará desde el primer momento atacar la zona alta.

Los otros cuatro equipos andaluces son una incógnita. Si bien por nombre todos deberían ser candidatos al ascenso, el año pasado el Córdoba y el Almería rozaron el pozo de la clasificación.

Los almerienses contarán con el valedor de la permanencia, Fran Fernández, quien salvó al equipo de forma agónica en el Anxo Carro de Lugo y, tras varios periodos como entrenador interino, por fin tomará el testigo definitivo en el primer equipo.

Mientras tanto, el Córdoba contará de nuevo con José Ramón Sandoval quien, contra todo pronóstico, vuelve a la entidad tras la espantada del ex del Lugo, Francisco Rodríguez, que se marchó durante la pretemporada. El Granada también cambiará de líder confiando su proyecto a Diego Martínez, que el curso pasado empezó de maravilla con el Osasuna para posteriormente caer en picado. Por último, el Cádiz seguirá contando con Álvaro Cervera, otro de los clásicos de la categoría de plata en los últimos años.

Junto con el Deportivo, el otro representante gallego en la competición será el Lugo. El equipo, ya asentado en la categoría, también cambia de técnico para esta campaña. El banquillo del Anxo Carro lleva el nombre de Javi López, quien sustituye la marcha de Francisco para darle un salto de calidad al grupo con su experiencia.

Otro nuevo proyecto será el del Albacete con Luis Miguel Ramis a la cabeza. El entrenador que fuera cesado a mitad de temporada en el Almería volverá a dirigir en Segunda. El objetivo de los manchegos, al menos de momento, es sobrepasar la cifra de los cincuenta puntos.

En el sur de Madrid, el Alcorcón buscará volver a tocar el playoff de la mano de Cristóbal Parralo. El ex del Dépor quiere resarcirse tras no lograr la permanencia con el club en el que maravilló con el filial.

Quienes llenan este bloque son los dos equipos tarraconenses. El Nástic no ha movido ficha en cuanto a la figura del entrenador. José Antonio Gordillo será quien siga al mando de la nave. Una renovación que se ganó tras salvar al equipo después de su llegada a tres jornadas sustituyendo a Nano Rivas.

El Reus, primer rival amarillo, contrató a Xavi Bartolo para sustituir la marcha de López Garai al Numancia. Su objetivo no va a ser otro que asentarse en la categoría.

Los recién ascendidos

El caso de los cuatro recién ascendidos es diferente, pues todos continuarán sus proyectos en los banquillos. El Mallorca ratifica la labor de Vicente Moreno. El campeón de la categoría de bronce buscará recuperar su estátus de equipo grande esta temporada.

En Madrid, el modesto Rayo Majadahonda ha hecho historia al liderar su grupo en Segunda B y ascender en un final de infarto contra el Cartagena. Su entrenador sigue siendo Antonio Iriondo, y la premisa del equipo ha sido mantener el bloque del ascenso.

Los otros dos recién ascendidos son el Elche y el Extremadura. Los ilicitanos seguirán de la mano de Pacheta, quien desde que llegó al equipo en febrero impuso un estilo al equipo que lo hizo dominar la categoría con mano de hierro. Por su parte, los extremeños seguirán también con Juan Sabas, el hombre que ha devuelto el fútbol a la comunidad de Extremadura tras la refundación del equipo en 2007.

Compartir el artículo

stats