Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

UD Las Palmas

Javi Castellano: "Me molesta ser siempre el último centrocampista en la UD"

"Cada vez que traen a alguien de fuera te lo ponen por delante sin valorar cómo estoy", reconoce el centrocampista amarillo, Javi Castellano

Javi Castellano, en el Municipal de Maspalomas. Andrés Cruz

Mañana, duelo con aroma a Primera. UD-Dépor: suman 37,7 'kilos' de tope salarial, 80 campañas en la máxima categoría...

Un partido complicado, el Dépor viene de una dinámica buena. Es de lo mejor de Segunda. Tenemos las mismas aspiraciones y hemos confeccionado dos plantillas muy potentes. Es un partido atractivo; solo espero que ganemos.

Una derrota dejaría a la UD a seis del cuadro gallego y podría distanciarse en nueve puntos del líder Málaga. ¿Hay ansiedad?

Para nada. Ese término no existe. Vamos de menos a más, estamos en el camino correcto. Es un duelo de aspirantes a todo; dos recién descendidos de Primera y solo piensas en ganar. Cuando uno baja, quiere subir ya, al año siguiente. Eso sí genera ansiedad. Anotamos goles [16 en once partidos]. Llega un encuentro atractivo para el espectador. Hay que hacerlo muchísimo mejor que el Dépor, y espero que ellos se vayan sin nada positivo para Galicia.

¿Qué representa reencontrarse con Vicente y Simón -tienen 351 duelos de amarillo y ahora brillan en el Dépor-? ¿Espera pitos del Gran Canaria?

Aquí ayudaron bastante en los años que estuvieron, Vicente sumó más temporadas en el primer equipo [8] que David [4]. Lo dieron todo por la camiseta. No se les puede reprochar nada. Estuvieron cuando se les necesitó. Vicente sufrió lesiones y regresó; nunca han tenido una palabra más alta que la otra. Medirte ante ellos te genera sensaciones encontradas; estoy acostumbrado a tenerlos a mi lado. Es una pena que se hayan ido de la UD, pensé que se quedarían. Nos hubiesen dado muchísimo. Solo pido que no les salgan las cosas; y sí a nosotros.

En Siete Palmas se mantienen invictos, ascender implica ser un torbellino en el Gran Canaria.

El Málaga tiene los mejores guarismos de local y marca el camino como líder. Tiene el récord de puntos [18] y victorias [6] en su estadio. Todo pasa siempre por casa. Fuera, en Segunda, es tremendamente complicado. Mire el otro día, íbamos 0-2 en Mallorca y nos empataron. Pero también le pasó al Alcorcón, vencía 0-2 en Tenerife y terminó cayendo 3-2. Lo de Mallorca no se puede repetir. Sobre todo que en cinco minutos te hagan dos goles. Hay que ganar como sea en casa. El ascenso pasa por la Gran Canaria.

Encadena ocho temporadas en la UD y su carrera es una cátedra de padecimiento. Su consolidación en la titularidad es escalar el Everest descalzo. Nunca apuestan por usted. Y lo logra. Le fichan a Timor, Rivera, Galarreta, Maikel, Peñalba... ¿Cómo se explica que pase de rol residual a indiscutible con Jiménez?

Después de la lesión [agosto de 2015], estoy acostumbrado a esta situación. Siempre se me ha considerado en un segundo plano y todo lo que se fiche, siempre es mejor.

Está harto de ser el último de la fila cada verano en la UD...

No me molesta, sé de mis capacidades y cualidades. Soy constante, luchador, trabajador...Siempre doy el cien por cien; poco a poco llega mi recompensa. Otra cosa es que al entrenador no le guste. Confío en mí. La temporada pasada tuve cuatro entrenadores [Márquez, Pako Ayestarán, Paquito y Jémez] y jugué con los cuatro. Me molesta que me consideren siempre el último. Mi rol es el mismo: ser el último. Dicen es que 'tiene 30 años, que ya lleva ocho en la UD'. O porque juego en el centro del campo y no soy de otro color...Si me llamase Makelele, jugaría siempre y no habría debates. Desde mi lesión [en el Calderón], siempre escucho 'es que no está bien por la rodilla'. Y estoy perfecto. Dicen: 'Todo lo que trae la UD es mejor de lo que tenemos en casa'.Sin saber si estoy recuperado o no. Se puso en duda el estado de mi rodilla hasta que por fin jugué. Cada vez que traen alguien de fuera, te lo ponen por delante. Sin valorar mi juego y sin comenzar la competición. Ponen a varios nombres por delante mía [en la lucha por la titularidad], sin dar tiempo a establecer una evaluación más coherente. Eso no es bueno para nadie, para ningún jugador.

¿La salida de Christian Rivera al Huesca cedido le sorprendió?

A todos. Tenemos un grupo de wasap de equipo, donde el delegado [Rubén Fontes] nos manda el plan de trabajo. Cuando Christian pone que se va al Huesca, nos quedamos en shock. Se despidió por wasap y sorprendió. Tiene margen de mejora. Si aquí no tenía minutos y llega esa oportunidad; mejor que salga. Será un gran jugador.

¿Qué le aporta Timor y qué le brinda usted a Timor?

Somos complementarios. Ni somos totalmente defensivos, ni totalmente ofensivos. Tocamos todos los palos. Jugamos con criterio, nos desplegamos físicamente y somos solidarios. Robar y presionar. Además, vamos bien por arriba.

¿Qué opina de la polémica del VAR? Jiménez denuncia que faltan ocho puntos en el casillero.

No hay robo, porque sin VAR, no puedes protestar. Sí reclamo más atención del colectivo arbitral. Estamos siendo perjudicados, mucho más el resto de equipos de la cabeza. Al Sporting le pitaron varios penaltis dudosos.Nos han quitado cuatro goles. Pedimos igualdad. Nos sentimos perjudicados tras Almería, Mallorca...Pero son humanos y tienen fallos. Espero que se equivoquen a favor de la UD.

¿El tridente tiene un coste defensivo? ¿Son más vulnerables con tres puntas en el campo?

Pues no, somos jugadores sacrificados. Todos corremos y nos entrgamos; no por ellos [Mir, Araujo y Rubén] sino por el equipo. Si la UD tiene tres arriba de ese calibre, el rival no puede ir al ataque a lo loco. Y los de arriba ayudan. Araujo, Mir y Rubén, presionan. Y si se quedan en la zona de ataque, no hay problema.Ya nos sacrificaremos los demás por ellos. Estamos unidos.

¿Le duele que se tilde a Jiménez de 'defensivo' -los amarillos suman 16 goles en 990'-?

No percibo juego defensivo. Intenta [Jiménez] no encajar, pero la UD es ofensiva. Tenemos ocasiones. Se cuestiona la manera de jugar, pero el 'míster' no dice nada de dar pelotazos. Si ves una situación de riesgo atrás, evítala. Pero si ves un pase cómodo, te arriesgas. No es pegar un balonazo a lo que salga, es dar un pase orientado.

¿Y qué le ha aportado la paternidad? A su vida llegó Leo...

Mi hijo Leo [de tres meses] lo cambia todo. Al principio, la situación es nueva. Estabas acostumbrado a la siesta, pero te adaptas. Dependo de él. Estoy muy orgulloso de mi mujer Omayra. Me levanto y ayudo, ¿y si me escaqueo? Para esto están las concentraciones [bromea]. La madre trabaja más.

Debe brindarle su primer gol.

No estoy habituado, lo más cercano fue un tiro ante el Alavés -hace un año-. Si marco, será para él.

Compartir el artículo

stats