Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

"La mejor plantilla de la categoría" hace aguas atrás

La UD Las Palmas, sobrada de delanteros y centrocampistas de peso, flaquea en la defensa

"La mejor plantilla de la categoría" hace aguas atrás

Es la creencia popular: la UD Las Palmas tiene la mejor plantilla de toda la Segunda División. Lo dijeron el técnico Manolo Jiménez, el secretario técnico Toni Otero y el presidente Miguel Ángel Ramírez. También algunos de los miembros de la plantilla y hasta miembros de varios de los rivales por el ascenso, que aprovecharon la oportunidad para despejar y quitarse la presión de encima.

Sin embargo, esa especie de eslogan asumido se tambalea por la parte de atrás, donde se manifiesta un desequilibrio evidente con respecto al resto de zonas del campo y con el que Manolo Jiménez no está nada satisfecho. Si bien el centro del campo y el ataque están sobradamente cubiertos, la defensa no lo está, pese a que el plantel cuenta con un mínimo de dos hombres por posición.

Los fichajes de hombres de ataque como Rubén Castro y Rafa Mir o el regreso de Sergio Araujo hacen que la UD sea, probablemente, el equipo con el mejor ataque de la categoría. Asimismo, las incorporaciones de David Timor, Íñigo Ruiz de Galarreta y Maikel Mesa inducen a pensar que, seguramente, Las Palmas tenga unos de los centros del campo más potentes de LaLiga 123.

Pero es en la retaguardia donde el equilibrio, ese concepto que el preparador sevillano considera -y consideraba también durante la pretemporada- fundamental, hace aguas. Y eso que de los seis primeros fichajes -de un total de 17- que el club amarillo anunció durante el verano, cuatro de ellos fueron defensas: Martín Mantovani, Álvaro Lemos, Deivid Rodríguez y Juan Cala -además de Nauzet Pérez y Fidel Chaves-.

La premura de la UD por reforzar uno de sus principales puntos débiles del curso pasado en Primera División, sin embargo, no fue suficiente. Técnico y club consideran que la posibilidad de reforzar la plantilla en el mercado invernal pasan por ahí y algunos de los motivos saltan a la luz.

El lateral derecho, de facto, sólo cuenta con un futbolista, Lemos, toda vez que Diego Parras, al que se le dio una ficha profesional al borde del cierre del mercado , no cuenta para nada para Jiménez. Por tanto, el gallego no tiene competencia alguna y, de hecho, su nivel ha bajado paulatinamente con el paso de las semanas.

Esa misma falta de lucha por un puesto fue el argumento que el sevillano esgrimió para pedir con urgencia un lateral izquierdo que hiciera sombra a Dani Castellano y por eso llegó Alberto de la Bella, titular y cumplidor, pero la cuarta opción tras el fracaso en las negociaciones por traer a Javi Galán, Emanuel Insúa y Didac Vila, al que había resucitado para el fútbol en el AEK Atenas y que hoy triunfa en el Espanyol.

En el centro, ni Mantovani ni Deivid fueron peticiones de Jiménez y, lo que es peor, ninguno de los dos, lastrados por los problemas físicos, ha dado el nivel. El primero lleva dos lesiones musculares y cuando fue titular en Almería el equipo sufrió su mayor goleada (3-0), mientras que el segundo casi no hizo pretemporada y debutó en Liga en la undécima jornada.

Son motivos que hacen pensar que "la mejor plantilla de la categoría", cuanto menos, no lo es tanto, puesto que la defensa flaquea. El líder de la misma, Juan Cala, está apercibido de sanción. Su ausencia puede ser un buen momento para calibrarla.

Compartir el artículo

stats