Un central y un lateral derecho. Esas son las prioridades de la UD Las Palmas para el mercado de enero. Queda más de un mes y medio para su apertura pero el club insular rastrea el mercado en busca de dos jugadores que apuntalen la defensa de cara a la segunda vuelta de la temporada toda vez que no ha llenado el rendimiento de Deivid y Mantovani ni el nivel de DeividMantovaniDiego Parras. Ninguno de los dos centrales ha conseguido discutir el puesto de titular de Juan Cala ni de David García, mientras que en el carril derecho el canterano amarillo solo ha jugado en Copa del Rey y es un habitual descarte para Manolo Jiménez.

A pesar de realizar hasta 17 fichajes este verano -uno de ellos, Christian Rivera, ya ha volado a préstamo para Huesca- y completar una de las mejores plantillas de la categoría, en la entidad siguen buscando la manera de mejorar el plantel. Y los diferentes estamentos están de acuerdo en que la defensa es donde existe un mayor margen de mejora. De momento las cifras del equipo no son ningún desastre ya que ha encajado 10 goles en 12 jornadas, un promedio que le permite ser el sexto menos goleado, lo que coincide con su posición en la tabla.

Pero las dudas residen en la profundidad de la línea defensiva. La zaga más habitual, formada por Álvaro Lemos, David García, Juan Cala y De la Bella ha dejado actuaciones convincentes, pero el papel del resto ha sido residual y, en algún caso, incluso nulo. Solo Dani Castellano. Con seis partidos disputados, cuatro de ellos como titular, gana enteros su participación en los próximos partidos y es una competencia seria para De la Bella en el carril zurdo.

Sin embargo, esta situación, que también se produce en el resto de posiciones del campo, no se produce entre los centrales y el lateral derecho. Diego Parras, a pesar de que Manolo Jiménez mostró un enorme respaldo hacia el canterano en la pretemporada, no ha tenido ningún minuto en Liga. Álvaro Lemos, que ha rendido a un alto nivel, no le ha dejado opciones, pero aún así en la entidad pretenden buscar en enero elevar la competitividad en esa demarcación, lo que haría que Parras tuviera que encontrar un destino como cedido para no frenar su crecimiento como futbolista.

En el centro de la defensa existía una enorme confianza en Deivid y Mantovani. De hecho el grancanario, de 29 años, es el central que tiene más años de contrato. Tras su larga lesión del curso pasado en el Valladolid empezó esta temporada sin presencia en el equipo. No fue convocado en Liga hasta la sexta jornada y no debutó hasta la undécima. La lesión de David García hizo que disputara la última media hora en Mallorca y el pasado sábado el partido completo frente al Deportivo. Su actuación, correcta pero sin alardes, no parece suficiente para competirle el puesto de titular a David García, que en las quinielas iniciales partía como cuarto central y se ha convertido en un fijo.

Mantovani, que apuntaba a una apuesta segura tras sus grandes temporadas en el Leganés, no ha arrancado bien. Las lesiones le han perjudicado, pero cuando ha tenido minutos no los ha aprovechado. Ha participado en tres encuentros, el último en Almería, donde quedó en la foto de varios de los goles del conjunto rojiblanco. Así las cosas, la UD ya se ha puesto manos a la obra y lo tiene claro: un central y un lateral derecho para enero.