Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Lugo, un equipo con buen gusto y mucha falta de gol

Con la llegada de Monteagudo, el cuadro gallego busca más los contragolpes y genera ocasiones, pero no marca

Al Lugo, un equipo con bastante buen gusto, le falta gol. Todo lo bueno que pueda hacer sobre el césped, que lo hace, se queda en nada por culpa de su falta de puntería. Mueve bien el balón, llega bien arriba y crea ocasiones, pero no las materializa. Por eso está más cerca de abajo que de arriba. Sólo 13 goles en 16 partidos demuestran el poco poder intimidador de un conjunto que a medida que suma partidos se asemeja cada vez más a la idea de Alberto Monteagudo, su entrenador desde hace seis jornadas y exjugador de la UD.

Sólo el Nàstic de Tarragona, colista de LaLiga 123, suma menos tantos a favor (11), mientras que el Elche cuenta con los mismos. Para colmo, su máximo realizador (4), Carlos Pita, un centrocampista y el futbolista más talento de la plantilla, es baja por lesión para el encuentro de esta tarde en el Anxo Carro. Los siguientes en la lista sólo han conseguido marcar dos: Lazo, Iriome y Cristian Herrera. Los tres formarán hoy de inicio y suponen la principal amenaza del cuadro gallego.

El técnico albaceteño ha mutado al Lugo, aunque de momento no ha dado resultado. El balance desde que aterrizó en el banquillo no es nada halagüeño: una victoria, un empate y cuatro derrotas en seis choques -más una igualada y una caída frente al Levante en Copa del Rey-. Sin embargo, es un tanto engañoso. Por juego y oportunidades, los gallegos han merecido sacar algún punto más, pero su falta de gol le destruye.

En busca de soluciones, Monteagudo ha optado por tener menos el esférico, dar un paso atrás y buscar el contragolpe como arma primaria. Cuando llegó hace un mes y medio en sustitución de Javi López, la intención era otra. La táctica era presionar muy arriba e intentar monopolizar al esférico. Le salió mal, porque ello implicaba que dejara muchos espacios atrás, sobre todo a la espalda de sus laterales -Campadabal y Kravets-, y sufriera en exceso.

Ahora el Lugo es un equipo más sólido, que crea ocasiones al contragolpe y que no marca. A grandes rasgos, ese es el rival al que se mide la UD, que busca su primera victoria tras el regreso de Paco Herrera. Y también se enfrentará al Anxo Carro, un escenario que no se le da muy bien a los amarillos. Sin ir más lejos, en su última visita, también con el catalán al mando en la temporada del ascenso, cayeron (2-1).

El 4-4-2, el dibujo preferido

Cabe destacar también que, ante la ausencia de Pita, el último reducto de aquel buen Lugo de Quique Setién, Ramón Azeez ha tomado las riendas del centro del campo. El nigeriano es de los futbolista más en forma de los rojiblancos y de su técnica y su poderío físico en la media depende buena parte del éxito de su equipo. Además, Lemos y Dani Castellano deberán tener especial cuidado con los extremos Iriome y Lazo, que se caracterizan por ser muy profundos.

Arriba, Cristian Herrera y Escriche serán los encargados de buscar los goles, aunque este último destaca más por su presión a los rivales que por su capacidad rematadora. Atrás, Josete y Vieira son los centrales habituales, aunque ambos arrastran molestias y Bernardo podría tener su oportunidad. En todo caso, el 4-4-2 es el dibujo con el que Monteagudo busca la reacción del Lugo, que deberá solucionar su falta de puntería para salir de los puestos de peligro.

Compartir el artículo

stats