Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La historia / Real Oviedo-UD

El estreno del Carlos Tartiere que casi arruina Pablo Lago

El exjugador amarillo recuerda el partido de la temporada 2000-01 en la que estuvieron a punto de conquistar Oviedo con un gol suyo

El centrocampista Pablo Lago, durante un encuentro ante el Oviedo en el antiguo Estadio Insular en el 2001.

El centrocampista Pablo Lago, durante un encuentro ante el Oviedo en el antiguo Estadio Insular en el 2001. lp / dlp

La UD Las Palmas visita el sábado a las 19.30 horas el Nuevo Carlos Tartiere con el único objetivo de conseguir los tres puntos para seguir soñando con alcanzar la promoción de ascenso. El nuevo estadio del Oviedo cumplió la mayoría de edad esta temporada tras estrenarse en septiembre del año 2000 ante los amarillos en Primera Divisón. Fue en la jornada dos y la UD venía de perder 0-3 en el Insular en su regreso a la elite nacional de la mano de Sergio Kresic.

Los insulares estuvieron a punto de llevarse los tres puntos gracias a los tantos de Jarni, de penalti, y de Pablo Lago. Finalmente, los asturianos consiguieron empatar el encuentro inaugural del Nuevo Carlos Tartiere en el tiempo añadido con un cabezazo de Danjou. "No es un campo que se le de muy bien a Las Palmas", reconoce el examarillo Pablo Lago, ahora entrenador de fútbol.

"Recuerdo aquel gol, fue un tiro desde fuera del área y el portero Esteban no llegó. Mi primer gol con la UD en Primera", recuerda. Jarni fue el encargado de estrenar las mallas del Tartiere desde los once metros en el primer tiempo. Losada empató para el Oviedo en el minuto 61 y Lago hizo el 1-2 en el 70'. "Queríamos volver con la victoria después de perder con el Alavés en casa", rememora. Pero Danjou frustró la gesta con un gol antes del final.

"Fue una etapa muy bonita de mi carrera como futbolista", revela el excentrocampista, que ahora sigue su carrera en el fútbol en los banquillos. La temporada pasada ascendió con la Gimnástica de Torrelavega a Segunda División B. "Este año las cosas no fueron tan bien", señala Lago, que fue cesado y ahora busca equipo para seguir entrenando la campaña que viene. "Ojalá siga creciendo y consiga entrenar a alguno de mis exequipos y, sería muy bonito, a la UD en el futuro".

Porque Lago vivió su "mejor etapa" en el club amarillo. Llegó a la UD en la 99-00 y logró el ascenso con Sergio Kresic. "En toda mi vida como futbolista no encontré un sitio mejor", asegura. "La pasión con la que se vive el fútbol en la Isla no la he visto en otro sitio. Viví un ascenso y dos temporadas en Primera que recordaré toda mi vida", añade. Tras su marcha al Racing de Santander y Sporting de Gijón, Lago siguió visitando la Isla. "Iba cada verano de vacaciones al Sur, sobretodo antes de que nacieran mis hijos. Tengo muy buenas amistades en Las Palmas".

Lago revela que cuando se reencuentra con alguno de los integrantes de la plantilla recuerdan los años en Primera. "Cada vez que nos vemos o coincidimos conectamos. Porque aquel grupo nos hicimos amigos para toda la vida aunque no tengamos contacto diario". El asturiano completó 91 partidos con la elástica amarilla y anotó 12 tantos. "Me gustaba más asistir", dice con ironía.

Palabra de entrenador

Ahora, desde la perspectiva de técnico, analiza la actualidad de los amarillos de otra forma. "Hay que entender que completar una temporada en Segunda es complicado", comienza. "Cuando ascendimos con Kresic todo se decidió en los últimos diez partidos, pero no había tantos equipos competitivos como los hay ahora". Lago invita al aficionado de la UD a seguir apoyando al club. "Sé que las cosas están muy complicadas, que el equipo no termina de despegar, pero las últimas diez jornadas son las importantes. Si consiguen una buena racha se pueden meter en la lucha por la promoción".

Lago cree que "la UD tiene equipo para seguir soñando. La liga es manejar las rachas, porque no hay ningún equipo en Segunda que domine de principio a fin", señala. Según el examarillo, ningún equipo de LaLiga 1|2|3 quiere verse frente a la UD. "Tiene jugadores experimentados, de muy buen nivel y una plantilla completa para la categoría", sostiene. "Están en un momento en el que si consiguen una racha de victorias la ola les lleva hasta el final de temporada", insiste.

El sábado será la primera vez que la UD visite el Nuevo Carlos Tartiere desde la temporada 2002-03 en Segunda División, que se saldó con un empate a cero. Lago, formado en las inferiores del Oviedo, espera ver un "encuentro interesante" entre los aspirantes a la promoción. "Ambos equipos se encuentran en una situación delicada y necesitan un buen resultado para conseguir sus objetivos", detalla el excentrocampista.

Lago vio el encuentro del Oviedo ante el Deportivo y cree que será un rival duro para los amarillos. "Ambos equipos son históricos de Primera, quizá a la UD le urge más volver porque es un recién descendido pero el Oviedo está en la lucha por cumplir el sueño de una ciudad".

Y es que desde el año de la inauguración del Nuevo Carlos Tartiere el Oviedo no ha vuelto a pisar la Primera División e incluso militó cuatro temporadas en Tercera. "La afición asturiana lo ha pasado muy mal pero ahora hay un proyecto serio y tienen opciones de llegar a la promoción", explica Lago, que no se decanta por un favorito. "Los dos tienen buenas posibilidades, pero es un campo y un equipo que no se le da bien a la UD".

El exjugador recuerda que cuando viajó en el 2000 ya se habló de lo difícil del desplazamiento. "Kresic nos mentalizaba mucho, sabía que era un partido complicado", reconoce. La UD tan sólo ha conseguido dos victorias ante el Oviedo en su campo. Ninguna en el Nuevo Carlos Tartiere. Ambos se han visto las caras en siete ocasiones en Primera y cuatro en Segunda desde 1958. La única victoria en la máxima categoría fue en la campaña 1975-76 gracias a un doblete de Morete. En Segunda, la UD tan solo consiguió los tres puntos en una ocasión, en la temporada 1984-85 con un único gol de Farías.

El del 2000 fue una buena ocasión de ganar. "Veníamos con muchas ganas, recuerdo mi gol perfectamente", asegura Lago, quien seguirá ligado al fútbol siempre. "Me encanta este deporte, llevo toda la vida en él y no entiendo la vida sin el fútbol". El examarillo solo tiene palabras de agradecimiento a la afición insular. "Me trataron muy bien, son de las mejores aficiones, porque con poco que les des ellos te lo devuelven multiplicado por tres. Les pido que no dejen al equipo, porque queda mucho por delante y ojalá consigan despegar", sentencia.

Compartir el artículo

stats