Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Juanjo Narváez, más que una alternativa a Rubén Castro

El colombiano, sin la pegada del isletero y con menos minutos, participa más en el juego - Su presencia coincide con la mejoría

Juanjo Narváez, en carrera junto a Caro, durante el partido entre la UD y el Albacete el viernes pasado. quique curbelo

Entre los varios factores que han influido para la mejoría de la UD Las Palmas en los tres últimos partidos está la apuesta de Pepe Mel por colocar a Juanjo Narváez como delantero centro. Lo hizo obligado por la lesión de Rubén Castro, pero transcurrido un tiempo ha descubierto que ya no es un parche, sino una verdadera alternativa avalada por los datos y, sobre todo, por las sensaciones que deja el equipo con el colombiano en esa posición.

Suma 239 minutos -por 367 de Rubén Castro- y no tiene la pegada del pichichi, al que sólo se echa de menos por su enorme capacidad para ver portería. De hecho, todavía es el máximo goleador del cuadro amarillo, con tres tantos, dos de ellos marcados en el mismo partido, frente al Racing de Santander -el otro fue en Málaga-. Con ellos, los isleños sumaron dos puntos.

Narváez, en cambio, todavía no ha demostrado el instinto asesino del isletero, pero ha aportado otras cosas que han contribuido a que la UD consiguiera dos victorias en las tres últimas jornadas. Incluso en la derrota de Gerona, Las Palmas tuvo una actuación notable y no mereció volver de vacío. No hay resultadismo que valga si la sensación que dejó el equipo fue buena.

El colombiano, cedido por el Real Betis hasta final de temporada, es el primero que inicia la presión arriba, algo que Mel reclamaba a los suyos. Aporta, por tanto, más intensidad que Rubén, y facilita la recuperación de balones. De hecho, él solo suma ya seis recuperaciones, mientras que Rubén únicamente dos. Por eso mismo, el '12' también ha hecho más faltas a los rivales -seis, por dos del Moña-.

Además, el delantero, reubicado en esa posición por necesidad, cuando en realidad es mediapunta o extremo, participa mucho más en el juego: cae a las bandas, aguanta el balón de espaldas, descarga bien a los compañeros y aporta velocidad, aunque todavía le falta chispa como consecuencia de no haber completado la pretemporada.

Los números le avalan: ha ganado 37 duelos -por 20 de Rubén-, ha dado 60 pases -por 40 del isletero- y ha recibido nueves faltas -por tres de Castro-, siempre según datos de LaLiga. En definitiva, Narváez ha aportado en sus tres titularidades muchas cosas buenas a la UD que, junto a otras, como la definición de un sistema (4-2-3-1) y un once, o la aparición de Jonathan Viera, han relanzado a los amarillos.

Pero hay algo en lo que Narváez no supera a Rubén: en los goles -tampoco en los disparos: el Moña suma cinco, por dos del colombiano-. En lo demás, el colombiano ha demostrado que es mucho más que un mero sustituto. El sudamericano, en definitiva, cambia el juego de la UD.

Compartir el artículo

stats