Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El paso al frente de Varela

El argentino, cada vez mejor a nivel físico, revoluciona el ataque de la UD y empieza a demostrar sus virtudes Z Proporciona dinamismo, profundidad y disparo lejano

Fede Varela, centrocampista de la UD Las Palmas, cubre el balón ante la oposición de Iván Alejo, extremo del Cádiz.

Fede Varela, centrocampista de la UD Las Palmas, cubre el balón ante la oposición de Iván Alejo, extremo del Cádiz. QUIQUE CURBELO

Se la trajo para cubrir el hueco enorme que dejó Jonathan Viera y un mes después apareció al fin. Hablamos de Fede Varela, que surge en plena crisis de resultados de la UD -siete partidos consecutivos sin ganar- como una luz en la oscuridad ofensiva de Las Palmas. Porque desde que entró a los cinco minutos de comenzar la segunda parte agitó el ataque del cuadro amarillo, tan estéril en el último mes y medio, gracias a su dinamismo.

Fue, sin duda, su mejor actuación desde que llegara a principios de enero cedido por el CD Leganés hasta final de temporada. Se preocuparon mucho los dirigentes por que quedara bien claro que no venía a sustituir al mago de La Feria, para que nadie cayera en el error de compararles, pero lo cierto es que ni siquiera ha habido tiempo para ello.

Sobre todo porque se rompió nada más llegar producto del sobreesfuerzo que hizo después de medio curso prácticamente en blanco. Con tan sólo dos entrenamientos jugó unos minutos en Fuenlabrada y una semana después lo hizo en Badajoz, en la Copa del Rey, donde participó los 90 minutos. A la vuelta, una fuerte sobrecarga le obligó a parar por precaución.

Y ahora el argentino, que en las dos últimas jornadas había tenido una actuación bastante discreta, tanto cuando entró en la última media hora del derbi como cuando salió de inicio en La Coruña, demostró por fin algo de aquel jugador que realizó un buen papel en el Rayo Majadahonda la campaña anterior.

Lo que espera ahora Pepe Mel es que no sea flor de un día, sino que pueda liderar realmente el juego ofensivo de la UD y ser un complemento a Pedri, demasiado solo en la tarea de generar peligro. Fede Varela no es Jonathan Viera, pero ante el Cádiz se movió por todo el frente de ataque, sirvió de apoyo a sus compañeros, abrió bien a las bandas, condujo menos de lo que es habitual en él y disparó a puerta, algo nada frecuente en un equipo demasiado empeñado en tocar y tocar.

El de Buenos Aires, en definitiva, acaparó el protagonismo. Lo hizo, eso sí, ante un Cádiz metido atrás, pero consiguió encontrar los espacios. El fin de semana pasado, en Riazor, jugó como titular junto a Tana en los interiores y no entró tanto en acción, y cuando lo hizo, se empecinó en conducir demasiado el balón por el centro, lo que facilitó la defensa del rival.

Cabe pensar que el paso al frente del argentino es directamente proporcional a su mejoría física, aunque todavía le queda para estar al 100%. En cualquier caso, su notable papel aparece justo cuando Las Palmas está escasa de talento y sin claridad en la faceta ofensiva.

El técnico madrileño, sabedor de ello, le incluirá en el once que saltará al campo de Los Pajaritos el próximo sábado (17.15 horas) para medirse al Numancia, contra el que prevé repetir el mismo sistema, es decir, con tres centrales, dos carrileros, un mediocentro defensivo, dos interiores y dos delanteros. Ante el Cádiz fue Fabio el que acompañó a Javi Castellano, según Mel, porque el rival era el líder, pero el salto de calidad que aportó Varela le devolverá la titularidad.

La UD le necesita, más todavía cuando la sombra de Viera todavía planea. Transcurrido más de un mes desde que se marchara es ya más que una evidencia que el equipo soñó con la promoción porque estaba él. Y que por el mismo motivo no está en peligro. Por ahora.

Compartir el artículo

stats