Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El mal momento de la UD

Esta racha me suena

La crisis de la UD de Mel, nueve jornadas sin ganar en 67 días, se equipara con la de Paco Herrera, que elevó la depresión a diez fechas sin ganar desde enero de 2019

El estratega madrileño José Mel Pérez, el 7 de diciembre de 2019, se dirige al pupitre de la sala de prensa de la ciudad deportiva de Barranco Seco, con el escudo de la UD en primer término. JUAN CASTRO

Dos secuencias fúnebres. Dinámicas para olvidar. La UD de José Mel Pérez, que encadena nueve jornadas sin ganar -67 días bajo la dictadura de las dudas desde el pasado diciembre-, tiene un precedente inmediato con Paco Herrera el pasado enero de 2019. El preparador catalán, el arquitecto del ascenso del 21-J de 2015 en su primer periplo con la UD, llevó las riendas de Las Palmas que alcanzó las diez jornadas sin saborear un éxito liguero. De esa cifra, cuatro fechas llegaron con Manolo Jiménez bajo la dirección técnica, que tras tropezar con el Granada en el Gran Canaria (2-2), fue destituido con el equipo grancanario en la zona de playoff.

Mel (9 sin ganar), así como la gestión del costalero Jiménez (4) y Herrera (6), escenifican dos tramos cruentos, que se suman a las 16 fechas de Paco Jémez en Primera durante el final de la 2017-18. En el latifundio de Messi, el arquitecto del camuflaje batió al Málaga (1-0) en la 22ª jornada, con un tanto de Alen Halilovic, y luego no salió el sol. Descenso sin honra: cero victorias, cinco empates y once derrotas para bajar la persiana el 19 mayo de 2018.

El consuelo de Mel es el que tiene a tres puntos la zona de promoción de ascenso. El Elche, que defiende la sexta plaza, contabiliza 40 puntos por los 37 de los amarillos. Hasta diez equipos -si incluimos al Tenerife con 36 unidades- manejan opciones de pugnar por esa sexta posición. Con ustedes, la Segunda más democrática de la historia reciente.

En el pasado curso, con Herrera, cuando la UD sumó diez partidos sin ganar, tenía el playoff a nueve puntos. Con la destitución de Manolo Jiménez -en las posiciones de privilegio pero con una impresión cadavérica-, le tocó el turno al catalán que comenzó de forma trágica ante el Cádiz (4-1). Luego llegaron los pulsos ante el Real Oviedo (0-0), Lugo (4-2), Tenerife (1-1), Córdoba (4-1) y Rayo Majadahonda (0-0). La caída del ciclo del costalero, por otra parte, se orquestó tras el polémico tropiezo ante el Mallorca (2-2), para perder el norte ante Dépor (1-1), Elche (0-0) y Granada (2-2).

Como nota curiosa, recordar que fue Pepe Mel el que reemplazó a Herrera en marzo de 2019. El catalán puso fin a la depresión de diez jornadas sin ganar ante Osasuna (4-1), en un festival de precisión, pero solo sumaría otro triunfo en el partenón de Siete Palmas ante el Sporting de Gijón (1-0). Con una insostenible carta de presentación de dos éxitos, siete empates y cuatro derrotas, fue destituido el pasado marzo.

Los pecados del novelista

Mel lo ha tenido todo en contra. Las contrataciones de Fede Varela, Tana y Aridai Cabrera como salvavidas en el mercado invernal, ha tenido que rearmar un proyecto sin Jonathan Viera Ramos. Finalizada la cesión del Maradona de La Feria, ha estallado el caos.

Con Viera, Mel sumó ocho victorias. Solo ha logrado una sin el mediapunta internacional en el césped y fue ante el Sporting de Gijón en Siete Palmas, merced a un agónico tanto de Pedri. El primer pecado ha sido no tener previsto un sistema 'post-Viera'.

El controvertido empleo de la videotecnología (VAR) ha significado la estocada final. Ante el Alcorcón, dos manos flagrantes, activaron un cabreo para la historia.

Pero más allá de la cortina de humo del escándalo del árbitro Areces Franco,se detecta una UD sin pólvora (seis goles en nueve jornadas). Ante Rayo Vallecano, Fuenlabrada y Real Zaragoza, los isleños completaron méritos sobrados para llevarse los nueve puntos. Fueron castigados de forma salvaje por el infortunio.

Ante el Racing, solo el 'Benitazo' evitó el sonrojo. Con Javi y Galarreta o Fabio incrustados en la medular, falta fluidez. Ese ritmo eléctrico que brinda Varela. El argentino se ha destapado como el nuevo 'Vierela'. El rostro terrestre más próximo al Dios Viera.

Le toca al funambulista Mel resucitar a una UD en llamas. Masacrado por las lesiones y la ausencia de Álvaro,el viernes es el examen del siglo ante el Málaga. Oxígeno y gloria. Morir en la batalla para sepultar el abatimiento.

Compartir el artículo

stats