Luis Helguera Bujía (Santander, 43 años) fue presentado esta mañana por el director general de Gestión, Patricio Viñayo, y confirmó la continuidad de José Mel Pérez como primer entrenador de cara al futuro más inmediato. Seguirá durante la 2020-21. "Es muy válido, conoce a los jugadores y la cantera. Está haciendo muy bien las cosas. Tuve una reunión con el presidente y me dijo que era un entrenador importante para el club y válido. Compartimos la misma opinión. Es importante que siga para dar continuidad al proyecto. Pese al lastre de las lesiones y esa lista importante de problemas, el equipo está compitiendo. Todos entendemos que debe seguir". Pero en relación al secretario técnico, no fue tan cariñoso. En este caso, fue más tímido: "Acabo de llegar. Se van a ir viendo las cosas, no hay prisa. Toni [Otero] seguramente hizo bien las cosas, o no... No lo sé. Es el lógico recorrido. Se valorará, se decidirá con el tiempo y se hará público".

Aceptó el desafío de liderar el área deportiva tras conversar con el presidente hace un mes. "La motivación es grande. Cuando llegué aquí, hace ya unos años, venía de Huesca y era un club en crecimiento. Ahora me encuentro otra cosa, con una Ciudad Deportiva de vanguardia. Se ha crecido en estos años y la intención es hacer bien las cosas para que en este nuevo ciclo tengamos opciones de estar lo más arriba posible, sin renunciar a nada, pero con los pies en el suelo. Espero que lo deportivo acompañe al crecimiento del club porque está creciendo mucho. Esta instalación es espectacular. Cuando llegué hace cinco años y lo de ahora es otra historia (...) Recuerdo cómo y dónde se cambiaban los jugadores. Ahora esto es otra cosa. Los resultados deportivos y la dirección deportiva deben hacer que el equipo crezca a la vez que el club".

Con contrato hasta junio de 2023, elude marcarse el reto del ascenso como prioritario. "Es un proyecto de tres años. El día que me reuní con el presidente tenía claro que quería hacer una dirección deportiva potente, con ojeadores, mejorar el área de 'scouting' y gente que quiera hacer bien las cosas. Me convenció pronto porque es un proyecto ambicioso. Todos queremos crecer a través de las nuevas tecnologías. No fue muy difícil. Guardo un gran recuerdo de todas mis temporadas aquí, trabajé muy cómodo y no me costó mucho [de 2015 a 2018]. No hay que volverse locos con el ascenso. La UD es un club importante y debe optar siempre al máximo (...) Estamos a tiempo de todo".

Tema logístico y la casa de los 22 millones

Helguera incide en la importancia de trabajar y fabricar talento en la ciudad deportiva. "Los jugadores comen aquí, entrenan Es un paraíso, un salto de calidad muy importante. Lo que tenemos que hacer ahora es acompañar todo esto con resultados, haciendo un equipo competitivo. Nuestro reto es que el área deportiva crezca a la vez que el club".

Descarta una revolución en el plantel. Llega un ciclo continuista y con la humildad por bandera. "Mel y yo nos sentaremos y valoraremos todo para tener una perspectiva más amplia de lo que hay y lo que se necesita. Los que hay, los nuestros, son los mejores. Acabaremos bien el año. Estos son los nuestros y son los mejores".

Mantuvo contactos con Miguel Ángel Ramírez antes de la presentación de la dimisión de Rocco Maiorino. "Me reuní con Miguel Ángel y vemos las cosas bastante parecidas. Es un proyecto con una metodología clara. Veremos lo que tenemos disponible, crearemos una red que viaje mucho, yo mismo lo haré. Me veréis en los partidos, viajaré con el equipo, pero iré a ver muchos más. Hay que implantar una metodología, veremos lo que hay, lo que se puede hacer y si hay que sumar algo más".

El 'sí' más fácil para el novelista

Helguera y Ramírez no tardaron ni 30 segundos en ponerse de acuerdo en relación a la renovación de Mel. "Lo teníamos muy claro los dos. Las decisiones las toma el Consejo de Administración de la UD Las Palmas y el presidente. Yo vengo a trabajar. Me lo propuso, me dijo que me parecía y no lo dudé. Mel está haciendo un gran trabajo y conoce a los jugadores. De momento quiero ver lo que hay. Estamos a tiempo; no hay que presionar a nadie porque no es fácil. Poco a poco hay que marcarse retos a largo plazo".

La cantera es la gasolina bendita. Forma parte del escudo y del ADN de la UD. "Cuando tienes necesidades, lo primero es mirar hacia abajo. Si no, habrá que buscar en el mercado (...) Tengo una estrecha relación con Tonono, que es el encargado de la cantera, y estaremos en contacto continuo. Hay un montón de canteranos y es la línea a seguir".

Luis Helguera estuvo en la UD con Toni Cruz. Elogió al exdirector deportivo y describe su hoja de ruta. "A Toni Cruz lo considero un amigo y me parece un referente en este área, es una persona con mucho talento. Asumiré un poco todo. En Segunda no es fácil encontrar dinero y todo lo que podamos invertir en el campo, pues mejor. Una dirección deportiva potente te lleva a situaciones de mercado que no encuentras si no estás en los campos. Crearemos una metodología clara con la intención de tener el mercado controlado".

Incluso abre la puerta a trabajar con Cruz en un futuro. "Para mí es un amigo y un referente, creo que es una persona importante en mi carrera, ya no solo profesional, sino también personal. No soy quién tiene que fichar o no, estoy aquí para trabajar en la dirección deportiva y hacerlo lo mejor posible. Con Toni mantengo una buena relación y me gustaría trabajar con él, pero yo no tengo nada que ver". Se le cuestionó por el 'ciclo Emenike'. En este mercado invernal de 2018, Helguera y Cruz trataron a la desesperada confeccionar un equipo competitivo -se ficharon a Ezekiel, Gil, Jairo, Gálvez, Emenike....-. El Apocalipsis tomó Gran Canaria. Descenso. "El último año estuvo marcado por las cosas que pasaron. Ya no solo tema de jugadores, que claro que nos equivocamos, aunque en algunos, no en todos. Eso derivó en un descenso que nadie quería. ¿Qué aprendí? Pues que en este mundo no te puedes relajar y pensar que las cosas pasan solas, hay que estar siempre al pie del cañón".