Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

CRISIS DEL CORONAVIRUS

Los 22 equipos de Segunda presentan un frente común para huir de la depresión

La UD y el resto de la categoría se citan en una cumbre telemática para dar con las claves del rescate ante el desplome de ingresos

De izquierda a derecha, Cristian, Dani, De la Bella, Varela, Eric Curbelo, Álex Suárez, Srnic y Mauricio Lemos, durante una sesión de trabajo en Barranco Seco. QUIQUE CURBELO

30-M, la cumbre para escapar del caos. Manual de urgencia. Protocolo ante el Apocalipsis. La Junta por Divisiones, el último punto fronterizo para ver la luz. Los 22 equipos de Segunda se citan esta mañana de forma telemática para responder de forma conjunta al desplome de ingresos televisivos, patrocinios y de taquilla por el parón provocado por el Covid-19.

Sin competición, el escenario es dantesco. La reanudación del fútbol es un sueño lejano. El maremoto de los ERTEs (Expediente de Regulación Temporal de Empleo) es incontrolable. Un goteo incesante. FC Barcelona, que factura 1.000 millones en ingresos, Atlético de Madrid, Deportivo Alavés y RCD Espanyol, en la máxima categoría; Zaragoza, Dépor y Sporting de Gijón en la plataforma de plata. Ocho de 42 y subiendo.

El ERTE es el atajo perfecto ante unas pérdidas cifradas en 900 millones en lo referente a este último tramo de competición -marzo, abril, mayo y junio-. La UD, que desechó la vía del Expediente Temporal, se mantiene firme y entona el 'Resistiré' del Duo Dinámico. El presidente Miguel Ángel Ramírez desestimó la opción agarrada tiempo después por el gigante azulgrana. El ERTE alivia a los clubes de élite de una notable carga salarial -los empleados pasan a percibir la prestación social y los futbolistas asumen un recorte importante de nómina-.

Ante el terremoto maligno, Ramírez se mantiene firme. Asegura el cobro de los emolumentos hasta el 30 de junio de todos sus asalariados. "Estamos en este minuto, la intención de la entidad es la de ser leales con sus trabajadores. Dejaríamos a gran parte de nuestra familia en una situación comprometida si vamos al ERTE. Y decimos que no", valoró el ejecutivo hace diez días. La posición del grancanario es antinatura.

Calibrar mecanismos de rescate ante la sangría -los clubes tienen cubierto el apartado de ingresos televisivos hasta el 31 de mayo-. LaLiga quiere una respuesta común. Un latido coral. Se someterá a votación la validez del ERTE y una medida coherente para reducir el sueldo de los ases.

El plan de Europa

El rotativo Financial Times ha destapado la iniciativa de una rebaja salarial por parte de las cinco grandes ligas de Europa -España, Italia, Francia, Alemania e Ingalterra-. Hasta 9.000 millones se gastan los equipos en fichas y llega el momento de la austeridad máxima. El Barça ya dio el primer golpe de efecto, al trasladar una rebaja del 70% a sus estrellas.

Un escenario histórico. La burbuja del balón puede saltar por los aires. La reunión llega tras tres semanas de parón y sin una fecha de regreso. Bajo el amparo de LaLiga, entra en acción uno de los órganos de la patronal y que estará presidida por Javier Tebas.

El fin de la Juntas de División es la de plasmar una visión más concreta sobre el ERTE, que ya cuenta con el rechazo de AFE. Los jugadores consideran que sí están trabajando, más allá de que no exista competición en litigio. ¿Entrenar en casa es un desempeño habitual de la profesión? LaLiga quiere estrechar lazos con la AFE y la RFEF por una solución.

El calendario imposible

El reinicio del fútbol está en manos de las autoridades sanitarias. Mayo es el primer escenario, sin desechar que se estire más allá del 30 de junio. La FIFA ya puso sobre la mesa de ampliar el mercado de verano, así como estirar los vínculos contractuales que se agotan a finales del sexto mes del año.

Los hábitos cambian de forma radical. Incluso jugar en Navidades de 2020, para apurar la próxima edición liguera sin pisar la celebración de la EURO 2021.

Además se desconoce si la vuelta del fútbol en España, cuando se frene la pandemia y tenga el visto bueno de las autoridades, será a puerta cerrada o con público.

Para completar las previsiones más negativas de LaLiga en su informe contable, otro dato para el horror. Desde el sector televisivo, el empresario Jaume Roures, administrador único y fundador del operador Mediapro, considera que la temporada se debe concluir, porque en caso contrario los clubes del Viejo Continente tendrán pérdidas de 7.500 'kilos'.

Para Roures, "los que perderían no serían las federaciones, sino las Ligas, los clubes, los accionistas y los socios de los clubes", realzó.

Taponar la sangría millonaria. Soluciones drásticas en tiempos drásticos. La UD y los 21 inquilinos de Segunda buscan un salvavidas. Si no hay fútbol, los clubes adeudarían 500 millones de la TV. Y el tiempo sigue corriendo...

Compartir el artículo

stats