Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crisis del coronavirus Deportes

El plantel de la UD cobra una parte del sueldo de la prestación por el desempleo

Jugadores y cuerpo técnico entran en el ERTE con reducción del 70% de jornada y salario -Lo máximo que pueden percibir del Estado: 988,28 euros

Alineación de la UD, en el último partido de esta campaña celebrado en el estado de El Molinón, ante el Sporting de Gijón, el pasado 8 de marzo.

Alineación de la UD, en el último partido de esta campaña celebrado en el estado de El Molinón, ante el Sporting de Gijón, el pasado 8 de marzo. QUIQUE CURBELO

El ERTE que trituró el orden económico del fútbol nacional. El Expediente de Regulación Temporal de Empleo de la UD -que afecta al primer plantel y al resto de 242 trabajadores de la entidad- escenifica la democratización del balón. Durante el estado de alarma por el Covid-19y tras la reducción al 30% de la jornada laboral, jugadores y cuerpo técnico de Las Palmas percibirán la prestación por desempleo.

Durante la fase crítica, con la competición detenida y sin fecha de retorno por causa de fuerza mayor, quedan en manos del Servicio Público de Empleo (SEPE) y de la propia UD -que se ha comprometido a abonarles el 70% restante de la ficha cuando finalice esta fase de confinamiento-. Según anunció el club isleño, la plantilla percibe el 30% de su salario, que será complementado con la prestación por desempleo al tiempo de jornada reducida con el importe máximo de 988,28 euros (el 70% de 1.411, 83 euros, que es el máximo que te otorga el Estado desde la prestación).

El sindicato de jugadores se muestra contrario a la herramienta, mientras LaLiga, con su presidente Tebas, a la cabeza, bendice el éxodo al ERTE como "una realidad". La UD mantiene que ningún jugador, como el resto de trabajadores, "perderán un céntimo". El meta Valles habló ayer en Radio Marca y mostró su satisfacción: "Ha sido pactado y no impuesto, es lo propio ante la gravedad de esto".

Desde la entidad se insiste que la negociación con los cuatro capitanes -Aythami Artiles, Martín Mantovani, De la Bella y Dani Castellano- discurrió bajo un "marco de responsabilidad. No son medidas agradables, tampoco el horizonte que se avecina ante la caída total de ingresos por patrocinios, derechos de TV [se cobró hasta el 31 de mayo y les adeudan seis millones] o por taquilla", dicen en el club.

Otro sector de la caseta ve este recorte con más recelo. Un vestuario amarillo bajo los márgenes del fondo de prestación -el techo es 1.254 euros en el caso de tener un hijo y más de 1.400 a partir del segundo en el caso del 100%- hasta el 26 de abril como mínimo. Más la ayuda del complemento de la UD, que se hace cargo del 30% pactado de lo que percibe -se saca la media diaria no del porcentaje del salario total-.

El presidente Miguel Ángel Ramírez lo explicó de forma gráfica en la Cadena SER. "El Estado paga 1.250 brutos para un trabajador o futbolista. Ante la autoridad laboral percibes esa cantidad, tiene la misma condición el jugador que más gane en España que un obrero. No te aplican más allá de los márgenes establecidos".

Las Palmas es el único caso de ERTE que asegura la totalidad del contrato a futbolistas y empleados. Desde LaLiga se estima que las pérdidas pueden rondar entre un 20% y 30% de la facturación anual. El agujero es histórico para el gremio: unos 900 millones si no se vuelva a jugar por el virus. Los recortes de las nóminas en las plantillas de Primera son salvajes. El Barça se vio obligado a pactar un tijeretazo salarial del 70%. Por su parte, el Atlético estudia llevarlo al 20%. El Espanyol aplica el 70% de reducción de jornada -pero no abona el resto-. Por su parte, el Betis resta un 15% de la nómina a cada jugador. El Madrid ya negocia su plan ante la depresión.

Compartir el artículo

stats