Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

UD-Girona / Comienza la cuenta atrás

Deivid vuelve de su cesión tras la suspensión de la liga de Chipre

El defensa completó cuatro partidos con el Nea Salamina antes del estallido de la pandemia - No tiene ficha para jugar las últimas once jornadas de amarillo - Ya superó el test de la Covid-19

La UD Las Palmas ya entrena en grupos de 14 jugadores

El regreso forzado de un centenario. Soldado 32 en el búnker del gel. David Rodríguez 'Deivid' -100 partidos con la UD en dos periplos- regresó ayer a Barranco Seco tras poner fin a su cesión en el Nea Salamina Famagusta de la Primera categoría de Chipre. El defensa central y mediocentro de 31 años, que no tiene ficha federativa para este tramo final de once jornadas, computó cuatro encuentros con el Salamina, antes de que se detuviese la competición por la pandemia.

Deivid, cuyo contrato con la UD concluye en junio de 2021, estuvo asesorado en el gimnasio por el fisioterapeuta Raúl Quintana. Desde ayer, y con la puesta en escena de la Fase 3 Entrenamiento Total Pre-competición del Protocolo del Consejo Superior de Deportes (CSD), los 42 clubes de Primera y Segunda pueden utilizar el gimnasio -por turnos de un máximo de tres jugadores-. El último partido con la elástica amarilla de este curso 2019-20 tuvo su historia para el canterano del Unión Viera.

Fue ante el CD Badajoz de Segunda B en el Nuevo Vivero en Copa del Rey. El central del barrio de Escaleritas lució el brazalete de capitán y acabó de portero tras la expulsión de Josep Martínez. Detuvo una pena máxima (94') pero no pudo evitar la eliminación de la cita del 'KO' (2-1) -11 de enero-.

La falta de oportunidades -cinco partidos de Liga y 278'- y el exceso de centrales -tenía que competir con Mantovani, Aythami, Mauricio Lemos, Eric Curbelo o Álex Suárez- forzaron la salida de Deivid a Chipre. Su última aparición con el Salamina tuvo lugar el 7 de marzo ante el Ethnikos en Copa -eliminados en los cuartos-.

El 15 de mayo se hacía pública la cancelación de la liguilla por el título de Chipre -la disputan los seis primeros-, así como el formato para eludir el descenso -integrada por los otros seis y en la que estaba inmerso el Salamina como octavo clasificado-.

La plaza para la previa de la Liga de Campeones fue para el Omonia, que finalizó como líder. La Federación de Chipre propuso un protocolo radical, a instancias del gobierno, que estipulaba en su normativa que en caso de aparecer un positivo se ponía en cuarentena a todo el plantel -durante catorce días-. Este panorama hizo imposible la vuelta del fútbol. Chipre contabiliza 937 casos de la Covid-19 con 595 pacientes curados. El número de muertes asciende a diecisiete.

El central pasó el test del virus -PCR y serológico como el resto de integrantes- para formar parte del reducido círculo del día a día. Se trata del tercer reconocimiento que supera el plantel de Pepe Mel.

Es el jugador número 32, ya que Mel cuenta con 24 futbolistas con licencia profesional, dos con licencia B (del filial) y cinco canteranos. El zaguero coincidirá con Tino Luis Cabrera, nuevo secretario técnico, y al que tuvo de entrenador en el Universidad en Segunda B.

Pizarra

La primera jornada de la Fase 3 del protocolo del CSD se trazó con un plan táctico con dos grupos de catorce futbolistas. El primer grupeto inició su sesión a las 8.45 horas y el segundo, sobre las 10.30.

Se incidió en el trabajo táctico defensivo de cara al reinicio de la competición ante el Girona en el Gran Canaria, programado para el fin de semana del 13 al 14 de junio.

Mañana, LaLiga analizará el borrador de fechas con el operador televisivo para escenificar la vuelta del fútbol. La intención es alzar el telón el jueves 11 de junio (desde las 21.00 horas) como anunció el presidente de LaLiga Javier Tebas con un Sevilla-Betis.

Hay disparidad de criterios porque un sector importante de los clubes demandan una semana más de preparación física. El propio Mel se ha posicionado en ese sentido, y así, comenzar la competición el 19 de junio. Este viernes se cumplen tres semanas de trabajo tras encadenar casi 60 días de confinamiento extremo. "Esto es muy serio, no venimos de vacaciones. Precisamos de una semana más para alcanzar el nivel adecuado", aseguró el estratega madrileño en su comparecencia telemática. Entre el testeo -el último en el Perpetuo Socorro- y la ilusión por la gran remontada. La UD sueña con escapar del abismo. Hay mimbres para plasmar la revuelta total.

Compartir el artículo

stats