Suscríbete desde 1,50 €/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El aterrizaje de Clau Mendes

El lanzaroteño es una de las novedades en la 'minipretemporada' - "Tiene unas patas de gacela", afirma Basilio Coco, su entrenador en el Juventud Marítima

El aterrizaje de Clau Mendes

El aterrizaje de Clau Mendes

Hace un año, Clau Mendes volaba con el Orientación Marítima en División de Honor Juvenil. Le salió una temporada redonda, con goles, focos para él y un equipo que acabó cuarto clasificado. Tan bueno fue su año que acabó con la gran oportunidad de su vida, esa que buscaba cuando empezó a jugar en las calles del barrio de Argana Alta, en Arrecife. La UD se fijó en el él para que vistiera de amarillo. Y ahora, un año después de aquello, anda de 'minipretemporada' con el primer equipo de la entidad grancanaria.

"En el primer año como juvenil apenas jugó en el División de Honor, pero desde el segundo año fue muy importante, aunque le costó adaptarse. El año pasado fue nuestro pilar. Tiene una gran potencia, un físico envidiable, mucha velocidad. Y también un golpeo muy bueno con su zurda", explica Basilio Coco, su técnico en Lanzarote.

Este año, Clau Mendes entró a Las Palmas C para estrenarse como sénior en Tercera División. Sus incursiones con el filial de Juan Manuel Rodríguez fueron contadas: cinco convocatorias y dos partidos jugados. Sin embargo, la dirección deportiva de la UD tiene fe en sus cualidades. También Pepe Mel. Mendes ya se ha dejado ver en algún partido de entrenamiento contra el equipo esperanza y algún amistoso, como el que jugó la UD para estrenar el césped sintético de Teror.

"Es un jugador de banda puro. Conmigo jugó bastante a pierna cambiada, aunque creo que su mejor posición es por el otro lado del campo: el típico extremo izquierdo que te rebasa con superioridad. Si tiene espacios es imparable, aunque evidentemente tiene muchas cosas a mejorar, sobre todo a nivel táctico", explica Coco, padre del central Saúl Coco, integrante también de la disciplina amarilla.

Con un gemelo portero que se llama Leo -"es un espectáculo, y con los pies casi más bueno que el hermano"- y unos orígenes humildes, el sueño de Clau Mendes, cuyos padres llegaron desde Guinea Bisáu a Lanzarote en busca de una vida mejor, es triunfar para devolverle todo a ellos. "Le tiene mucho respeto a su familia. Sé que despertará. Ojalá tenga esa suerte y ojalá consiga una oportunidad. Sé la merece por su historia Si no es esta temporada, la próxima y si no a la siguiente... Que no pare. Tiene potencial y futuro por delante", explica Basilio Coco.

La potencia la ha trabajado durante estos meses de confinamiento y en la desescalada. Aunque también jugó como delantero sitio, su lugar está en los costados. "A veces es difícil superar obstáculos en campos más estrechos, más pequeños sin tantos huecos... Creo que en categorías superiores podría destacar más. Pero insisto en el tema táctico. Sé que desde esta temporada se lo han corregido y eso que yo le insistía y le insistía", apunta Coco entre risas.

Criado en la cantera del desaparecido Torrelavega, llegó a la disciplina del Juventud Marítima en cadete, donde no dejó de progresar. Poco a poco fue perdiendo su individualismo para empezar a combinar más. El portento físico aún tiene mucho que pulir.

Su participación en los entrenamientos sobre el césped esta semana se ha reducido en comparación con las otras. Sin embargo, está dentro de los 30 hombres de la 'minipretemporada' para volver tras la tregua que parece dar la pandemia. Con todo eso, Clau Mendes, a sus 19 años, mira adelante. Su temporada de estreno en Gran Canaria, algo irregular, no ha restado la fe que tienen en el club en su progresión. El futuro, en una situación de cierta incertidumbre económica, mira hacia abajo. Y ahí, la cantera tendrá su voz y sus oportunidades. La gacela espera la suya.

Pero como él otros tantos que están en la cadena de filiales de la UD Las Palmas. Entre la nómina de futbolistas que también andan por Barranco Seco está el portero Álex Domínguez, Pablo Haro o Josemi Castañeda, que ya debutaron con el primer equipo, o el juvenil Pol Salvador. Todos bajo la estela de Pedri, el último gran fenómeno de la casa amarilla.

La UD se ejercitará hoy por última vez en esta semana antes de aventurarse al reencuentro de la totalidad de la plantilla durante la próxima semana. Una vuelta al grupo completo sin restricciones donde Mendes sueña estar.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats