Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Goleador y bandera / El caso Moña

La garantía se llama Rubén

El de La Isleta acabó en sus últimas 11 temporadas íntegras en España con más de diez goles - En siete de esos cursos alcanzó o superó los 15

Rubén Castro golpea el balón que significó su último gol de esta temporada, el segundo que marcó al Extremadura.

Rubén Castro golpea el balón que significó su último gol de esta temporada, el segundo que marcó al Extremadura. ANDRÉS CRUZ

Pocas cosas hay tan seguras en el fútbol como que Rubén Castro es garantía de goles. Los números del delantero de la UD Las Palmas están por encima de cualquier valoración subjetiva: en las últimas once temporadas completas que ha jugado en España, el delantero de la Isleta ha marcado, como mínimo, diez goles. Un dato que se eleva si se precisan sus números: en ocho de esas campañas tocó o superó los 15 goles. Cifras al alcance de muy pocos jugadores en la historia del fútbol español.

Esta temporada, Rubén Castro encontró tras el confinamiento un jardín para él. En los últimos once partidos, los que se contabilizaron desde que regresó el fútbol, el canterano amarillo anotó una decena de goles. Antes, Rubén había firmado cinco dianas. Eso elevó su número de goles a los 15 para auparse como máximo goleador del equipo por segundo curso consecutivo -algo que no sucedía en Segunda División en el club amarillo desde los tiempos de Javi Guerrerro, que cogió el testigo de Marcos Márquez-. Todo con la misma cifra que la temporada anterior.

La temporada no fue fácil para Rubén Castro, que cumplió 39 años el pasado 27 de julio. Al borde de los 40, el gol sigue vigente en su firma. Rubén Castro es sinónimo de gol. Dos veces pichichi en Segunda División -una con la UD, con 22 dianas, y otra con el Real Betis, con 30 goles-, el veterano delantero mantiene su olfato muy vivo.

Ni siquiera pasar por el quirófano le afectó. Operado en octubre en Finlandia para corregir su lesión en el tendón del músculo semimembranoso derecho -en la parte posterior del muslo. Hasta enero, Rubén Castro no regresó a ponerse la camiseta amarilla para volver a jugar al fútbol.

Pepe Mel es el técnico que mejor ha sabido extraer los goles de Rubén Castro a lo largo de su carrera. A la UD no le ha resultado fácil marcar en la última temporada. Cuando Rubén estuvo fuera de circulación, Las Palmas lo probó casi todo: Tomás Pekhart, Sergio Araujo o Juanjo Narváez. El colombiano, cedido por el Real Betis, fue el que mejor funcionó en esa posición.

Tanto que la UD Las Palmas no ve con malos ojos el regreso del delantero colombiano. Sus números fueron notables, con siete goles y un derroche de esfuerzo en cada minuto que vistió de amarillo. Hasta se rompió la cara -literalmente por el escudo-.

Buscar el gol es algo que anhela la UD Las Palmas y el resto de 21 equipos que conformarán LaLigaSmartBank. En el casting de delanteros que tiene la UD delante, con Luis Helguera y Tino Luis Cabrera a los mandos, destaca Dani Ojeda, sobre el que ya se han hecho movimientos para su incorporación. El canterano amarillo firmó ocho goles en 35 encuentros con el Albacete, alternando varias posiciones en el frente ofensivo. Cinco de ellos fueron tras el confinamiento.

La UD tendrá que rebajar su montante para salarios, como la gran mayoría de equipos de la competición, y ahí Sergio Araujo se puede convertir en un problema. En invierno volvió a salir al AEK Atenas. En 15 partidos con el cuadro griego dejó tres goles.

Además, también regresa de cesión Edu Espiau, que salió el pasado verano rumbo al Villarreal B. En 27 partidos, el delantero anotó nueve goles antes de que finalizara la competición para el filial del submarino. Pero nadie es capaz de acercarse a Rubén Castro.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats