Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tana, espiado por un detective

Un investigador contratado por la UD aporta las pruebas con las que el club pretende librarse del mediapunta, que tiene hasta el viernes para presentar más alegaciones

Tana, espiado por un detective

Tana, espiado por un detective

Un Sherlock Holmes, un Hércules Poirot o un Colombo para espiar a Tana. Como si de una película de intriga se tratara, la UD Las Palmas contrató los servicios de un detective para seguir los pasos de Tanausú Domínguez por Gran Canaria en busca de un desliz. No se trata en este caso de una gran producción cinematográfica, sino de otra a muy menor escala con la que la entidad amarilla busca agarrarse a una de las cláusulas disciplinarias que tiene el jugador en su contrato para poder rescindirle o al menos sancionarle. Ahorrarse un dinero, en definitiva.

Nada ha trascendido del contenido de la información recopilada por el profesional a los largo de los últimos meses, pero todas las partes aseguran tener razón. Nada extraño, por otra parte. La UD considera que los argumentos aportados son suficientes para conseguir su objetivo, mientras que la defensa del jugador cree que nada de lo incluido por el club en los informes del expediente disciplinario abierto al jugador hacer varias semanas, en base a lo obtenido por el detective, cuya contratación desveló ayer la Cope y pudo confirmar este medio, supone una prueba contundente contra él.

Una resolución rápida

Los plazos de la trama que marca el protocolo son los siguientes: Tana, que ya envió al club sus alegaciones la semana pasada, tiene hasta el viernes para presentar más argumentos contra lo expuesto por la UD. A los pocos días saldrá a la luz la resolución del instructor, que decidirá si el mediapunta cometió algún acto de indisciplina y, en tal caso, comunicará la sanción correspondiente.

Mientras el proceso está en marcha, el grancanario tiene congelado su salario y no entrena junto al resto de sus compañeros, que iniciaron la pretemporada el pasado 4 de agosto. Sea cual sea el desenlace del pulso entre la UD y Tana, los caminos de uno y otro parecen estar separados. Por un lado, el de San Cristóbal no está dispuesto a renegociar a la baja su contrato, que expira en junio de 2023 después de una renovación a lo grande. Por el otro, el club quiere ahorrarse una de las fichas más altas de la plantilla y, además, en un jugador que no considera imprescindible a nivel deportivo.

Cabe recordar que el pasado 11 de agosto el presidente de la UD Las Palmas, Miguel Ángel Ramírez, anunció en una rueda de prensa telemática que la entidad había trasladado a Tana la apertura de un expediente, sin especificar los motivos. Sí reveló que el futbolista, que volvió a tener ficha el pasado mes de enero después de un año cedido en un equipo de la segunda división china -rompió la cesión en verano-, había cometido dos faltas graves y que el club podría haberle rescindido el contrato, algo que no quiso hacer, según el máximo mandatario. Sin embargo, no aclaró los motivos por los que la entidad, meses después, sí pretende librarse de él.

Tana, al igual que Sergio Araujo, tiene recogidas en su contrato una serie de cláusulas mediante las que el club puede concluir el vínculo de forma unilateral. La medida fue incluida como salvaguarda por la UD, que ya había experimentado actos de indisciplina tanto del grancanario como del argentino en el pasado. En caso de nuevas conductas inapropiadas en un profesional del fútbol, la entidad tendría un respaldo legal que utilizaría a su favor, y eso, precisamente, es lo que pretende utilizar contra Tana.

Uno de los episodios a los que se refería Ramírez en su comparecencia ante los medios hace varias semana tuvo lugar a principios de febrero, poco después del redebut del jugador en el derbi frente al Tenerife. Tana llegó "indispuesto", según informaron en su día fuentes del club, a un entrenamiento. Trató de saltar al césped de Barranco Seco, pero el médico, visto su estado, le mandó para casa a descansar.

Entonces la UD le abrió un expediente, pero no fue a más. Ahora, con las pruebas aportadas por un detective, quiere llegar hasta el final. Las Palmas presentó sus argumentos y Tana se defendió. Ahora toca al instructor poner fin a la intriga y desvelar el misterio.

Compartir el artículo

stats