Los primeros 45 minutos del partido entre Real Zaragoza y UD Las Palmas fueron equilibrados y sin apenas ocasiones de gol, una para cada bando como mucho además de los tantos logrados, porque ninguno de los dos conjuntos tuvo la suficiente claridad como para poner balones con ventaja para sus puntas en las zonas de peligro.

Al conjunto maño se le puso el marcador de cara con prontitud y con fortuna porque Clau Mendes, en el minuto 19, introdujo el balón en su propia portería en un saque de esquina que rozó con la cabeza.

No se amilanó el equipo insular al que el tanto, por contra a lo que se podía pensar por haber sido en propia puerta, se creció y comenzó a meter en problemas a su rival hasta el punto de que apenas cuatro minutos tarde logró empatar en un remate desde fuera del área de Alvaro Lemos ajustado al poste y que le botó a Cristian Álvarez por encima del brazo en su estirada a ras de suelo.

Para culminar el partido de despropósitos visitante Alvaro Lemos, autor del tanto amarillo, vio la segunda amonestación en el 70 dejando a su equipo con uno menos y parecía que sin opciones de lograr algo positivo.

Sin embargo, la aparición de Edu Espiau en el terreno de juego fue providencial pues, cuando apenas llevaba dos minutos sobre el mismo, enganchó un gran disparo desde fuera del área que no pudo detener Cristian Alvarez y que fue definitivo en el marcador.